domingo, 7 de noviembre de 2010

«La siniestrabilidad ha bajado pese a la crisis»

Luis Ignacio Fernández Rubio es viceconsejero de Empleo. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense. Máster en Dirección General IESE (Universidad de Navarra). Abogado en ejercicio desde 1991. Concejal del Ayuntamiento de Guadarrama 1987-1991. Alcalde de Guadarrama 1995-2000. Portavoz Partido Popular 2000-2003. Tiene fama de escrupuloso con las cifras pero corrige más al periodista al hablar de conceptos. Sabe que su departamento se ha convertido, por desgracias de la crisis, en un importante proveedor de servicios al ciudadano, por eso ha impulsado desde su departamento una colaboración estrecha con el Gobierno de Zapatero, corresponsable de empleo. 
–Ha venido a Alcalá dentro de una campaña para concienciar sobre los accidentes laborales, una lacra importante desde el punto de vista personal y económico...
–Sobre todo en cuanto a coste personal. En la CAM tenemos un plan director de riesgos laborales que contempla una inversión de 136 millones de euros a gastar en cuatro años que incluye la sensibilización, también la de los niños. 
–En España se ha recorrido un camino largo para hacer a la gente más prudente al volante. ¿Es posible lograr algo parecido en el ámbito del trabajo?
–La seguridad en el trabajo mejoró en años anteriores. Llevamos varios años de descenso continuado de siniestralidad laboral, es cierto que en el último tiempo se debe a la crisis. La CAM tiene el índice de accidentes laborales más bajo. 
–El decrecimiento y lo ha cambiado todo. ¿Le preocupa que se relaje la seguridad en el trabajo por la precariedad que conlleva la crisis?
–Es por la preacariedad que traen determinados empleos. Contra esto actuamos de acuerdo con la inspección de trabajo. La crisis ha tenido incidencia en la bajada de la siniestralidad. Pero el índice de siniestralidad se calcula con el índice de incidencia: accidentes por número de trabajadores que cotizan. Así que  en ese caso subiría, pues hay menos trabajadores. Y ha ocurrido lo contrario, ha bajado el número de accidentes y aunque ha bajado el de cotizantes el índice ha bajado también.
–Le tengo que preguntar por las colas del paro en Alcalá. La gente hace noche en la puerta para lograr ser atendido. ¿Cómo solucionar esta atención infrahumana?
–Las oficinas de empleo tienen una doble composición. Hay una parte de prestaciones, depolíticas pasivas, y otra de políticas pasivas. Las prestaciones pertenecen al Estado central. Me consta que el Gobierno está haciendo esfuerzos para atender a todo el mundo, y por eso ha montado servicios telemáticos para evitar tener que hacer colas. Pero el aluvión de despidos es tan importante que se originan largas filas. Esos problemas no los tiene la parte de políticas activas, los tiene la parte de prestaciones.  Nosotros nos hemos ofrecido a colaborar con el ministerio para tratar de mejorar esa situación. De hecho, en algunas oficinas de empleo hemos implementado puestos y hemos cedido espacios para lograr que se atendiese a más gente por parte del ministerio. Estamos dispuestos a ayudar, pero el responsable es el Ministerio de Trabajo.
–¿Tan difícil es abrir por la tarde?
–Ya se habren por las tardes
–Pero no todas y no todas las tardes.
–No todas, lo sé. La relación laboral [de esos funcionarios] la tienen con el ministerio. Nosotros hemos llegado a acuerdos, como le digo, para ayudar. Pero en la parte nuestra no hay un problema de colas. Se han ampliado puestos de trabajo porque hemos liberado huecos que estábamos ocupando. Poco más podemos hacer. 

No hay comentarios: