jueves, 4 de noviembre de 2010

The economy, stupid

its_the_economy_stupid.jpg

"La economía, estúpido" (the economy, stupid). Así ganó Bill Clinton a Bush padre, considerado imbatible por  sus éxitos en política exterior, como el fin de la Guerra Fría y la Guerra del Golfo Pérsico. James Carville, estratega de la campaña electoral de Clinton, pegó un cartel en las oficinas centrales con tres puntos escritos:   1. Cambio contra más de lo mismo.  2. La economía, estúpido. 3. No olvidar el sistema de salud. Vistos los resultados, parece que Obama se le ha atragantado el segundo punto. Y tal vez, a ojos de sus bases, parte del primero.

No, no ha sido por la reforma sanitaria. No hay consenso en favor de ella, pero tampoco en contra. Pero Obama ha perdido a mucha gente: negros y mujeres se han quedado en casa. Y los hombres blancos maduros que dependen de la industria le han dado definitivamente la espalda: ya le costó conquistarlos en las primarias, de ahí que Clinton se le resistiese tanto. Su victoria fue amplia, ahora su base es estrecha. Así lo va a reflejar el Congreso, guardián del dinero y de la palabra NO. Tendrá que pactar con el enemigo. Necesita tomar decisiones, porque su economía ha esquivado el abismo pero no ha salido del agujero todavía.

Alguien escribía en el New York Times que los votantes le han dado las llaves a los republicanos pero no les han dicho dónde ir. Lo cierto es que entre sus votantes hay  ideas que no sé si casan: recortes en el presupuesto y más dinero para crear empleos, rebajas fiscales y mantenimiento del gasto en defensa y en todo lo importante. La gente quiere puestos de trabajo y ellos ofrecen recortes. Es su momento ahora para demostrar que con lo segundo puede llegar lo primero, pero la ecuación no es tan sencilla. Y deben sobre todo llegar a algún compromiso con el presidente, porque su posición de fuerza sólo les faculta para bloquear medidas. No pueden sacar nada de calado adelante si el presidente y los suyos en el Senado se oponen. Quedan dos años muy interesantes, pero hace falta un Obama distinto.

No hay comentarios: