jueves, 2 de diciembre de 2010

El Tío Woody (como diría el bueno de Tete)


200px-Woody_Allen_at_the_Tribeca_Film_Festival.jpg

El tío Woody, así lo llama mi amigo Tete al señor Allen. Tal vez porque mi amigo siempre anda hambriento de más y más sabiduría: de la de sonreirse o incluso partirse la caja. Y es siempre el tío nosecuantos y la tía nosecual los que nos daban esos caprichos. De frases y de pelis no se vive, diría papá. Pero sin ellas no se viviría tan bien. Con el Tío Woody y con cualquier otro pasa lo mismo. 
"La realidad es un asco, la odio, la odio; pero ¿en qué otro sitio se puede encontrar un buen bistec para la cena?", ha dejado dicho Allan Stewart Königsberg, que así se llama el genial director de cine. Por su filtro de ironía y pesimismo ha ido pasando todo, desde la política al sexo: "La última vez que estuve dentro de una mujer fue cuando visitaba la Estatua de la Libertad." No repetiré aquí la sarta de genialidades, pero sí confieso que tengo curiosidad por saber qué escribiría de cosas como la huelga de pilotos que se avecina o los vaivenes del agonizante Zapatero, que un día nos recorta y nos privatiza y al día siguiente vuelve a levantar el puño.

Lee la columna completa aquí.


No hay comentarios: