lunes, 13 de diciembre de 2010

JON SISTIAGA: “He asumido que es barato matar a un periodista, nadie paga”

7539-jon.jpg

Jon Sistiaga Escudero (Irún, Guipúzcoa, 1967), ha pasado su vida televisiva como reportero de guerra, pero será para siempre el hombre que en la guerra de Irak estaba junto a su compañero José Couso, muerto en  un ataque de las fuerzas norteamericanas contra el Hotel Palestina. Allí vivió toda la fase de bombardeos hasta caída de Sadam Hussein, aunque su lucha para que se esclarezca la verdad parece que durará para siempre. En realidad, ha hecho muchas más cosas.  Ha estado en los conflictos de Ruanda, Irlanda del Norte, Colombia, Próximo Oriente, Afganistán, Tailandia, México, Corea del Norte y Kosovo, donde fue capturado por las tropas serbias.
El pasado jueves visitó Alcalá para entregar en el Paraninfo un premio de la Academia de la Televisión: imposible no preguntarle por las filtraciones de Wikileaks que estos días ha publicado el diario El País sobre el caso Couso. Parece que los mismos dirigentes socialistas que usaron de bandera contra la guerra de Irak la muerte de su cámara colaboraron activamente después con el Ejecutivo de ese país para frenar los intentos de los justicia española de hacerse con el caso. Sistiaga no está muy sorprendido por los nuevos datos, pero se le ve disgustado por el doble juego del fiscal.
–Los mismos que querían esclarecer el caso Couso parece que desde el Gobierno lo han intentado cerrar en falso. ¿Le cabe en la cabeza?
–Sí me creo que haya sido así, pero me parece lo menos importante contar las vergüenzas de los políticos o las medias verdades que cuentan los diplomáticos algunas veces, que tratan de trabajar en favor de los intereses de su país, que otras revelaciones que puedan aportar algo nuevo o relevante al caso Couso. Luego está el asunto de un fiscal general o un fiscal de la Audiencia Nacional que están actuando de parte y tienen una actitud pública y otra privada.
–¿Qué le gustaría que se filtrase sobre el caso?
–Por ejemplo, un vídeo del ataque al hotel, o tal vez las transcripciones del tránsito radiofónico de los soldados que dispararon. Eso es lo que nos aportaría algo nuevo: porque lo otro es conocer las vergüenzas de algunos políticos o de algún fiscal de la Audiencia Nacional, que decía unas cosas pero después hacía otras... Todos eso sirve para dibujar  ciertos personajes, pero no ayuda a revelar el causante de todo.
–Les han quitado la careta, pero usted no parece sorprendido. ¿Nunca les creyó?
–No es que no me parezca raro. Me parece lamentable y deplorable.
–Se ha llegado a decir que había disparos desde el hotel en el que estaban. ¿Sabremos la verdad algún día?
–Ellos como embajada siguen demostrando la versión del gobierno americano, eso es inamovible. Por eso espero de que Wikileaks salga una filtración de algunas transmisiones radiofónicas, o un video o unas declaraciones que demuestren  que ahí ocurrió algo que no se corresponde con la realidad. Pero es imposible la justicia, la guerra es así y algunos lo tenemos muy asumido desde hace tiempo que es muy barato matar a un periodista: no paga nadie.
–De tanto que se está conociendo sobre tantos países ¿qué le ha chocado más?
–Mucho de lo publicado simplemente ayuda a cimentar opiniones que ya teníamos pero al mismo tiempo nos ayuda a descubrir algunas cosas.  Que un país como Yemen le dice al Gobierno norteamericano: "Seguid bombardeando nuestro territorio y decimos que somos nosotros, cuando en realidad sois vosotros..." Lo que menos me interesan son los chistes sobre el estado psicológico de Kirchnner o si Gadaffi se pone botox. Me aporta mucho más saber que los americanos han marcado 300 lugares claves del mundo, algunos en España más normales como el estrecho o el gasoducto.... pero también un laboratorio en Barcelona ¡porque se fabrica plasma!

No hay comentarios: