viernes, 10 de diciembre de 2010

La columna de ayer, sobre la crisis y la ciudad

Cuando Dios aprieta es porque quiere joderte vivo.

No hay comentarios: