viernes, 29 de enero de 2010

“Ya no se es viejo a los 65”

Espera al periodista acodado en la barra del bar repasando los últimos datos del INE, que dicen que la población activa es una especie en extinción. Manuel Rioyo, sociólogo y miembro del Foro del Henares, cree que la vejez ya no es lo que era y que hay que cambiar el chip:
"Estamos en un momento demográfico muy cambiante por la inmigración de otros países: ha hecho que la población crezca, se rejuvenezca y tenga más natalidad"
–Pero vamos camino de ser un país viejo.
–Vamos a ser un país viejo. El envejecimiento se considera a partir de los 65 años, pero  nuestra esperanza de vida es de las más altas del mundo. Y se espera que siga creciendo. Habrá más mayores y vivirán mucho más tiempo. Pero eso reubica a toda la sociedad, porque ya no se es viejo a los 65: ya no es como antes. Hay que redefinir el concepto de vejez y no verlo como algo negativo. Es algo positivo porque existe gracias al estado de bienestar, la sanidad... y gracias a unos niveles de equidad porque si no habría mortandad mas alta en algunos grupos: es lo que pasa por ejemplo en el Bronx en Nueva York.
–Ahora se dice que los 30 son los 20, los 40 los nuevos 30 y los 50 los 40 de antaño.
–Porque ha habido un gran retraso en muchas cosas. Se alargan los estudios, cambia la edad a la que emancipa uno y se tienen hijos más tarde. Todo esto está muy condicionado por el cambio del papel de mujer en la sociedad.
-El INE dice que en 40 años nueve de cada diez personas no estarían en edad de trabajar. ¿Tiene cura esta dinámica?
–Son sólo proyecciones. Nadie había previsto que en los últimos años la sociedad española creciese. ¡Y hemos crecido! España y Europa van a necesitar población inmigrante para revitalizarse.
–Pese a la crisis, harán falta inmigrantes.
–Los datos poblacionales son a largo plazo y la crisis es coyuntural. Pero mientras tanto es mejor no relegar a las personas mayores y no apartarlas del modelo productivo. No hace falta que sea por ley para todos, pero puede haber determinados profesionales contentos con su trabajo que en algunos entornos laborales se pueda contar con ellos y con su valiosa experiencia.
–¿No tardan demasiado los jóvenes en incorporarse al mundo laboral?
–Es curioso que al mismo tiempo que se habla de retrasar la edad de jubilación se retrasa la incorporación de los jóvenes. Pero es una cuestión cultural, porque en otros países es normal vivir una temporada solo y al mismo tiempo existen créditos para estudiar.  Hablamos de cambiar el modelo, pero para después tener capacidad de reciclaje hay que tener formación.
–Los inmigrantes han ocupado el hueco que la baja natalidad no llenaba. ¿No se ha hecho a costa de perder renta per capita en Alcalá?
–¡Están generando mucha riqueza! Alquilan y compran viviendas. Y sí que participan y revitalizan el mercado. Sin ellos muchos no hubiesen podido cambiar a un piso mejor.
–Y ahora hay quien resucita lo de "los españoles primero" y dice que son una carga.
–No sólo no suponen una carga sino que el incremento del PIB se debe a ellos. El consumo de servicios sociales y sanidad de los inmigrantes es mucho menor que la media nacional.
–¿Hay que retrasar la jubilación a los 67?
–Debería debatirse y ver si los datos refrendan que sea necesario. Hoy por hoy el sistema de pensiones está dando beneficios. Pero existen más medidas posibles, como desincentivar las jubilaciones anticipadas, en lugar de promoverlas. Ahora mismo la edad media real de jubilación está en los 63 y pico. Se puede hacer que esos dos años salgan de ahí, no establecer una edad forzosa y para todos. 


jueves, 28 de enero de 2010

Críticas al síndrome Nimby: lo apoyo, pero bien lejos




Para la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, lo más preocupante del caso de los almacenes de residuos nucleares es el "síndrome Nimby (not in my backyard, no en mi jardín)", estar de acuerdo con algo pero no quererlo cerca. "Lo más preocupante es el síndrome Nimby. No en el patio trasero de mi casa", indicó la presidenta Aguirre en el programa Hoy en Madrid de Onda Madrid preguntada por el rechazo vecinal a la existencia de almacenes de residuos nucleares en sus términos municipales. En opinión de Aguirre "las Leyes deben prever quién determina la mejor localización para una infraestructura de este tipo, y la ley dice que es el Gobierno, el Ministerio de Industria, quien lo debe hacer".
"Más allá de ahí, este rechazo a la energía nuclear, que es la más limpia, segura y barata de todas, me parece algo verdaderamente arcaico, de hace treinta años cuando los países más desarrollados la utilizan", defendió la presidenta, informa Europa Press.
El portavoz regional, Ignacio González, también habló del tema en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Para González no es competencia de la Comunidad de Madrid la elaboración de un estudio sobre el impacto que tendría para los madrileños la implantación de un cementerio nuclear en la localidad de Yebra, situada a 36 kilómetros de Alcalá. Así lo había solicitado el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez. 
"Lo tendríamos que hacer, como es lógico, si se tratase de ubicar alguna instalación en un municipio de la Comunidad de Madrid", dijo González.
González no quiso entrar en la pelea interna entre Javier Arenas y Dolores Cospedal pero pidió "evitar el doble lenguaje" y consideró "un cambio muy positivo" que haya ayuntamientos que "consideran que las condiciones de seguridad y salubridad" de los depósitos son "suficientemente garantistas como para que no plantee problemas" pero son "oportunidades para sus municipios".

miércoles, 27 de enero de 2010

Yes we perro

Dios descansó al séptimo día porque no era catedrático: se hubiese cogido un año sabático. Sí, de esos que carga el diablo porque la chola no está hecha para tanto relax y vuelve uno que no sabe si tocarle una teta a Manuel Gala o pedir napalm con el café. Ayer Virgilio Zapatero se nos fue a hacer compañía al oso verde de Caja Madrid. Ha dejado el traje de rector no muy gastado, como una armadura de las que valen para museo o para que se la ponga el que venga. Caja Madrid es un buen curro: nuestro banquito regional es un maná castizo por el cual se han revolcado por el barro Aguirre, Gómez, Gallardón y Rajoy. El año pasado pensamos que era una mala era para los banqueros, pero la tempestad amaina pronto en lo más alto aunque en estas bajuras a la peña le quede poco para pelease por el pico del bollicao. El chuletón tiene quien lo rebañe y las gorras de plato no caen en desuso en la capital del reino: tranquilos todos. 
Es duro ser rector, porque debes demasiado y siempre hay gente que quiere entrar en tu fortaleza. Se dice que Virgilio –el autor del siglo I a. C., no el rector saliente– cuando ya estaba en su lecho de muerte encargó quemar la Eneida. Deseaba desvincularse de la propaganda política del emperador Augusto –que se la había mandado escribir– y al mismo tiempo le parecía imperfecta. Estos días el rector tal vez piense si podría haber hecho las cosas de otra manera sin tener que complacer los bostezos de las cátedras, a los menesterosos departamentos y la lealtad al banco azul. Si hubiese sido punki por una semana en plan película de Jim Carrey. Pero no, we can't, nos hemos quedado sin experimento de can mordiendo a can.
Dice que prefiere la música a una úlcera. En la placidez del hogar el violín de Virgilio acompañará a los versos que Poncela puso en boca de Quevedo: "En San Marcos fui encerrado /  y a la postre el escaparme he conseguido / de un privado que de todos se ha valido / y un valido que de nada se ha privado." Virgilio Zapatero seguirá con ZP, aunque sea cabalgando un plantígrado eurívoro y atormentado por los morosos de la mora, cuya mancha con otra mora se quita.

lunes, 25 de enero de 2010

Se busca rector que sea buen vecino

 Xavier COLÁS n ALCALÁ
Dicen que los alcaldes son de Marte y los rectores de Venus. Pero en todo caso en Alcalá están obligados a convivir a y a impulsar proyectos de manera conjunta. Si son en pro de los objetivos de una ciudad cultural como la que Alcalá aspira a ser, mejor todavía. En esa clave hay que entender el encuentro que el martes de la semana que viene mantendrá el alcalde, Bartolomé González, con los candidatos a rector.
Hasta la fecha hay tres oficiales: José Morilla, Fernando Galván y Antón Alvar. Un cuarto, Manuel Peinado, ha sido rival político del alcalde y podría dar el paso en las próximas horas o días. Eso añadiría picante a una cita con la que el primer edil quiere hacer una primera comunicación con un grupo de hombres que en los próximos días pelearán entre sí por una codiciada poltrona. Pero al día siguiente de la cita, el 11 de marzo, una de las primeras llamadas que recibirá el que gane será la del regidor. Bartolomé González quiere una buena colaboración con el elegido.  
Atrás quedan dos mandatos en los que Virgilio Zapatero y Bartolomé González han librado algún pulso soterrado, pero siempre se han visto obligados a hacer las paces. Así sucedió con los el plan para recuperar los Cuarteles de la Plaza de San Diego, una ruina que arreglará la Comunidad de Madrid pero en cuyo uso y gestión la Universidad ha querido arrimar siempre el ascua a su sardina.
La recuperación urbanística del centro es el aspecto más palpable en el que ambas instituciones se ven abocadas a cooperar. Con los Cuarteles abiertos al público el casco histórico de Alcalá aumentará el equivalente a una plaza de Cervantes y tres de San Diego: unos 25.000 metros cuadrados de espacios de uso público. La gran biblioteca es sólo lo primero que va a llegar. Queda sitio para 500 plazas de aparcamiento, un auditorio, una residencia, un museo y un jardín protegido.
La gran manzana cultural de la ciudad será uno de los que más espacios peatonales tienen de Europa. Aquí es clave el Ayuntamiento, pues el Plan Especial de Ordenación y Rehabilitación afecta a una superficie de 47.000 metros cuadrados situados en pleno corazón del casco histórico de la ciudad. Que haya actividad en el centro más allá de las cinco de la tarde depende en buena medida de la disposición de la universidad. Al mismo tiempo que se abren nuevos espacio, el Ayuntamiento aspira a una nueva filosofía que abra los viejos. Jardines, patios, y edificios claves en el centro siguen siendo desconocidos para la ciudad. El proyecto del carril bici también tiene un poderoso aliado en la Universidad: sus estudiantes son potenciales usuarios y tiene  amplios espacios para pedalear. La tercera pata de la colaboración pendiente, que nunca se ha llegado a concretar, es la coordinación de la programación cultural. Ayuntamiento y Universidad ofrecen contenidos de teatro, cine y exposiciones por su cuenta y se solapan continuamente.

Ser responsable no era tanto pedir

La resolución del conflicto que tenía en vilo a casi medio centenar de familias de trabajadores de Creaciones en Acero demuestra que, esta vez, se trataba más de un caso de voluntad que de apreturas empresariales. Los trabajadores llevaban meses sin cobrar, pero como la empresa no los despedía no tenían los papeles del paro y no cobraban el subsidio de desempleo. Los operarios acamparon pidiendo sólo un poco de comprensión y que la empresa cumpliese con sus responsabilidades, pero parece ser que era mucho pedir para la familia Pinar, propietarios de esa ruina. Un acto valiente del alcalde, plantando cara a la los policías tras los que se parapetaban los dueños, ha servido para que en terreno neutral y al segundo intento la empresa se avenga a firmar lo que tarde o temprano no iba a tener que hacer. Pero los tiempos dicen mucho en contra delos gestores, porque cuando la gente no tiene sustento no es lo mismo un mes que dos: no hablemos de cuatro o casi cinco, que es donde hemos ido a parar con la desidia e indolencia de los propietarios.
Actitudes así, tan imposibles de entender y tan complicadas de reparar a posteriori, son precisamente las que en este país alimentan una mala fama para las empresarios que no siempre es merecida. Pero es imposible defender casos como el de Creaciones en Acero como tampoco se puede entender el caso de Air Comet, en el que se puso el interés del viajero en último lugar mientras todo se iba a pique. La irresponsabilidad tiene un coste individual que pagan los que se quedan tirados, pero también implica un daño colectivo en el país: menos confianza, peor imagen, competitividad maltrecha y un estigma unos agentes sociales que en el fondo son los que mueven la economía. ¿De alguna manera se les puede hacer responder por desmanes de este estilo? Parece poco probable y menos en la coyuntura actual. Pero es algo que debería debatir el Parlamento: con indemnizaciones no basta, hay que penalizar la conducta irresponsable más allá de la reparación personal, que además suele ser tardía y modesta.

domingo, 24 de enero de 2010

El alcalde desbloquea el conflicto que tenía a 30 obreros acampados

La solución a la penosa situación en la que se encuentran las 30 familias de los  trabajadores de la empresa Creaciones en Acero, sin cobrar y sin haber sido oficialmente despedidos, puede resolverse hoy mismo por la mañana.  Tras los contactos impulsados por el alcalde durante el fin de semana con la empresa y el sindicato está prevista la firma del ERE para hoy a las 10.00.   
Los operarios, que llevan cinco meses sin cobrar y exigen a sus jefes la documentación que les permitiría cobrar el desempleo, llevan semanas acampados junto a lo que antes era su puesto de trabajo. El momento de mayor tensión se produjo el jueves, cuando Bartolomé González impidió junto a los operarios que los empresarios y la Policía entraran a la factoría a llevarse un ordenador y documentación.
Pero la lucha ha durado mucho más. Los empleados de Creaciones en Acero se concentraron en las puertas de la fábrica al arrancar el año, pues llevaban cuatro meses sin cobrar. Más de 30 empleados se veían abocados al paro sin cobrar prestación por desempleo. El alcalde ha estado trabajando durante este el fin de semana conla CCOO y con los abogados de la empresa. Ayer el Ayuntamiento emitió por sorpresa un comunicado convocando a los medios a la firma sin dar más detalles, aunque fuentes municipales y del sindicato aclaran que se trata de la ansiada firma de los papeles del paro, que permitirá al menos cobrar el desempleo a las familias y no tener que personarse en vano cada día en una empresa que ya no funciona. 
El campamento, no obstante, va a seguir montado. Así lo aseguraba anoche José Arribas, uno de los portavoces de los trabajadores. Era optimista, pero cauto: "la última vez nos llevamos la sopresa de que no querían firmar, espero que con el alcalde presente sea distinto... pero tenemos desconfianza".
El regidor se ha puesto de parte de estos trabajadores y el jueves  fue muy firme cuando se presentaron en la empresa para llevarse documentación. "Vengan con la Policía o sin ella, no van a entrar. Y si se tienen que llevar a este alcalde, que se lo lleven", dijo tajantemente el primer edil complutense, visiblemente enojado, poco después de llegar al campamento en el que los trabajadores llevan desde el pasado 5 de enero.
La familia Pinardo, que se negó a hablar con los medios en todo momento, es la propietaria de la empresa. El jueves aseguraba que sólo quería recuperar el ordenador y la documentación para poder arreglar la situación de los trabajadores. Pero CCOO  contestó que el miércoles, los propietarios se negaron a firmar un ERE. Y eso  que la Dirección General de Trabajo se compromete a agilizar en cuanto tenga los papeles. Al parecer, pusieron como condición la retirada del campamento, que ha tenido repercusión en medios nacionales. González ofreció el jueves el Ayuntamiento como lugar neutral para firmar el ERE, algo que al parecer ocurrirá hoy. Atrás quedan dos semanas largas de acampada, con amenazas municipales de personarse en la causa e incluso una campaña para recoger comida y productos básicos para las familias de los empleados.

.