jueves, 29 de abril de 2010

Otro tramo del Henares se abre al visitante y se cierra a los coches

El alcalde de Alcalá, Bartolomé González, visitó ayer  las obras de urbanización de la prolongación del Camino de los Afligidos, "una antigua vía urbana que cuenta con un importante uso como zona de paseo y esparcimiento que comunica las calles Londres y Humanes, en el Este de la ciudad", según el primer edil.
El alcalde complutense señaló que "el presupuesto con el que ha contado la obra es de 986.554,02 euros y ha contemplado la urbanización integral con pavimentos blandos que mantienen y conservan el hábitat y las especies de interés, ya que se trata una zona LIC". La nueva ordenación de la zona restringe el tráfico, y permite el paso sólo a vehículos autorizados. El primer edil complutense destacó que "una de las acciones más importantes dentro de esta obra ha sido el soterramiento del tendido eléctrico que, además del impacto visual en el entorno, perjudicaba el paso de las aves entre las cuencas de los ríos Jarama y Henares". 
Las actuaciones que se han llevado a cabo tienen en cuenta medidas para la conservación y defensa frente a amenazas, como la instalación de bolardos para impedir el paso de vehículos, una talanquera de madera que disuada a los visitantes de abrir sendas aleatorias, o el acondicionamiento y mejora de la vía pecuaria Descansadero de las Esgaravitas, con tratamientos blandos, sin modificar las características de las mismas. "Las vías pecuarias –dijo el alcalde– cada vez son menos utilizadas para sus usos tradicionales ganaderos, por lo que es necesario conservar este patrimonio desde criterios responsables y racionales, como soporte de otras actividades, permitiendo que se abran como espacios activos multifuncionales". La situación de esta vía pecuaria le confiere un importante papel social, permitiendo, de acuerdo con las directrices europeas, que los ciudadanos se acerquen a un espacio protegido sin afectar al mismo.
Según dijo Bartolomé González en una nota de prensa, "la actuación sobre la plataforma del camino se ha llevada a cabo mediante la instalación de seis metros de pavimento blando de aspecto terrizo, que se mimetiza con el entorno pero elimina las roderas producidas por la lluvia". Además, se ha llevado a cabo la instalación de mobiliario urbano, con bancos y un itinerario luminoso mediante balizas, "que evitan cualquier contaminación lumínica en el entorno", ha destacado González. Asimismo, se han ordenado los usos compatibles en el vía pecuaria, y se ha regulado el uso social de la misma, con una zona peatonal separada de otra destinada a cicloturismo.

miércoles, 28 de abril de 2010

Faldita 'sesi'

Los colegios de uniforme, y los gobiernos que los fomentan, tienen un gusto parecido al de los directores de cine porno: faldita aunque llueva, medias hasta  la rodilla aunque haga calor. Lo de la mujer con falda es una cosa obligatoria en determinados ámbitos: a los pasajeros de los aviones les pone, a los padres de los centros les gusta y a los clientes de los bares les anima a volver. Es curioso que para ver mozas vestidas de ese modo tan absurdo haga falta irse a un cole o a un rincón del videoclub. ¿Pero qué mosca nos ha picado? La cristianita va vestida como hace 50 años. La morita, como hace 500. Los niños, no me olvido de ellos,  van vestidos de bedel: jersey de pico y pantalón de oficinista sudao y con migas del bollo. Natural como la vida misma. 
¡Es lo que pide la gente!
Es la frasecita con la que en Alcalá nos han colado todo tipo de educación: la consagrada al bulo de Adán y Eva, la de los niños formando tercios de flandes con rodilleras, la sufragada con fondos públicos pero que cede unas horas al adoctrinamiento religioso, la concertada que es pública pero siempre se lo monta mejor que la Pública y la que se supone que pare alumnos bilingües con los mismos profes de toda la vida.
Sí: es el de la educación terreno abonado para los milagros y las maldiciones bíblicas. Ahora es el baile del pañuelo el que ha puesto a cada villano en su rincón. El PP, que azuzaba hasta hace poco a la rebelión contra los centros que osaban llevar la contraria a los padres –¡oh!– y a los partidos –¡ay!– con la Educación para la Ciudadanía, dice ahora que hay que inclinar la cerviz y hacer lo que el centro diga. Bienevenidos al imperio de la ley.



El zapaterismo lleva dos legislaturas diciendo que va a desclavar unos cuantos cristos como si los hubiésesmos puesto nosotros: son incapaces de gestionarse. Pero por lo menos el laicismo malvado de ZP –que tanto adoran los peperos cuando lo enarbola pichadura Sarkozi– está empezando a coger un brillo. El brillo de las cosas necesarias. Pero lo tapará la caspa de la carcundia. ¡Lo pide la gente!

Ocho centros no dejan ir con la cabeza cubierta

Najwa Malha, la joven que fue apartada de las clases por asistir al centro escolar con el velo islámico, empezó ayer a ir a clase en su nuevo instituto. En el anterior no se permitía ir con la cabeza cubierta: esa misma norma impera en ocho de los catorce centros de secundaria de Alcala. Uno de ellos, el Doctor Marañón, tiene a alumnas musulmanas estudiando que se quitan el 'hiyab' al entrar en el centro y se lo ponen al salir. Pero ningún centro, que se sepa, menciona explicitamente el pañuelo musulmán.       
Alcalá no tiene, que sepa la concejalía de Educación, ningún conflicto del estilo de Nawja, aunque en algunos centros como el instituto Lázaro Carreter de Espartales ha habido alumnas con hiyab en el pasado. "Nuestro reglamento de régimen interno la única referencia que se hace respecto a la vestimenta es que hay que vestir con decoro", explica Eloy Briones, secretario del centro. "No hay ahora mismo alumnas con velo. Ha habido y no ha habido problemas", explica. Actualmente estudian allí "unas 12 alumnas magrebíes".        
El 40% de los centros de la región están en una situación similar: nada en su reglamento impide venir con hijab o incluso con velo. Desde la consejería de Educación se han cuidado mucho de pringarse en este debate y han dado libertad a los centros. "Siempre han decidido ellos y no lo hemos establecido nosotros sino la Ley Orgánica de Educación", se defiende un portavoz regional. Lo cierto es que la comunidad sí que ha intervenido en otras esferas relativas al ordenamiento interno, como la prohibición de los móviles o de los auriculares. En la Consejería de Educación admiten que el tema del velo "es más controvertido".

El velo no está previsto
Diario de Alcalá ha sondeado a más de una decena de centros y  muchos se encuentran en una indefinición normativa no se hace patente mientras no se manifiesta el primer caso. "En el colegio Juan de Austria no tenemos contemplado ese caso porque tenemos alumnos de primaria, aunque hay quien se pone velo cuando le llega la mestruación", explica Antonio Suárez, director del centro. El reglamento proscribe "la indumentaria que impida las actividades académicas" como "vestir de forma inadecuada o impropia para la actividad escolar". Las gorras, además, están prohibidas. ¿Cabe en estas normas una Najwa? "Si se llega el caso tendríamos un problema, porque sería una situación inesperada", admite Suárez, que tiene alumnas magrebíes en el centro,  y madres con velo que vienen a buscarlas. Desde el principio ha sido un desafía para el centro. "A la hora del comedor no comen carne de cerdo, en los garbanzos con chorizo no les echas chorizo".

Cuando el profe dice no
Hay otros centros que ya han rechazado el uso del pañuelo cuando se les ha presentado el caso. Sucedió hace tres de años en el Doctor Marañón: "Tenemos  dos niñas que ahora están en cuarto, son unas alumnas muy educadas y entienden que esta es nuestra norma y se lo quitan al entrar y se lo ponen al salir", explica Miriam González, la jefa de estudios. Otras jóvenes musulmanas preguntaron si lo podrían usar y, aunque cuando les explicaron las normas las admitieron, finalmente la familia encontró otro centro donde sí se llevó a cabo. En el Pedro Gumiel la situación es similar, no se permite la entrada de con la cabeza cubierta pero tienen jóvenes musulmanas estudiando "y sabemos que fuera del centro lo llevan".

Nadie lo defiende
El Ayuntamiento también se ha puesto de perfil en esta polémica, pero el concejal de Educación, Francisco Bernáldez, no es para nada defensor del hiyab: "Reconozco que no me gusta y como concejal aconsejaría a los centros educativos que se negaran a que hubiera niños con las cabezas tapadas en las aulas, ya sean velos, gorras o sombreros". No obstante, aclara, "cada centro tiene su propia autonomía y hay que respetar sus decisiones". La mayor parte de los profesores consultados son contrarios al mezclar pañuelo musulmán en la actividad docente: "Me parece fenomenal la actitud tomada por el instituto de educación secundaria de Pozuelo: entienden que ese pañuelo tiene una connotación de sumisión de la mujer al hombre" y en nuestra sociedad esas actitudes no tienen ningún sentido  explica Antonio Suárez. 
"Yo era profesor de una alumna que llevaba velo y me daba cien patadas, primero, porque soy absolutamente ateo y segundo, porque entiendo que el velo es un símbolo de subyugación de la mujer", confiesa Eloy Briones.
Miriam González, del Doctor Marañón, es muy clara a la hora de explicar lo que les movió a vetar el pañuelo. "Es una manera de que las chicas se familiaricen con un entorno que es distinto, si parecen todos iguales les sirve de referencia para formarse como personas, porque es una época de sus vidas que es clave".
 En el Atenea la dirección prefirió huir de la polémica y no hablar con la prensa. En el centro, según a los alumnos no se les deja ir con capucha. De momento no se ha dado el caso de tener que elegir sobre un pañuelo.

Futuro incierto
La Comunidad, que es la que tiene las competencias educativas, no piensa mediar en este debate aunque la presidenta Aguirre ya se ha mostrado contraria al uso del pañuelo en las aulas. De momento se ha limitado a hacer un sondeo de urgencia entre los centros educativos de la región, con especial detenimiento en los de secundaria. En la zona este de Madrid hay 56 institutos, 26 de los cuales no permiten cubrirse la cabeza. Los 30 restantes no tienen ni una línea escrita sobre el tema.
"Me inquieta que se inicie un trasiego de alumnos en función de los reglamentos de los centros que termine, en algunos casos, en segregación", dijo ayer el ministro de Educación, Ángel Gabilondo. A la vista de las normativas dispares repartidas por los centros de Alcalá, eso es exactamente lo que sucederá cuando aparezca un hiyab.

"Hussein se descalifica él solo"
La polémica ha ido más allá del uso del pañuelo o el velo desde el momento en el que terció en la polémica, a través de una entrevista publicada en Diario de Alcalá, Omar Hussein. El líder de la principal asociación musulmana de Alcalá defendió el uso del velo porque "la mujer es para nosotros una perla, sólo para el marido". Y defendió la lapidación en caso de adulterio porque "es una ley de Dios".
"Si lapidamos a una persona entonces la gente se cuidará.". Ante estas afirmaciones la concejala de Mujer, Amparo Moriche, no quiso "dar más publicidad ni alimentar el ego de esta persona", pero sí dejó claro que "las mujeres tenemos cosas más importantes que hacer que atender estas indicaciones, sus palabras se descalifican solas". La concejala recuerda que desde su departamento se trabaja duranre todo el año con mujeres "también con musulmanas". En cuanto a la polémica sobre el uso del pañuelo en clase, ella es partidaria de que no se acepte que las chicas vayan con esa prenda   a las clases". Moriche se mostró dispuesta a condenar cualquier tipo de afirmación machista "provenga de un obispo católico o de un muslmán". 
Pilar Fernández, concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento complutense, expresa su disconformidad ante las declaraciones vertidas por Omar Hussein. Para la edil de IU.  "Hay representantes religiosos que dicen auténticas tonterías que no se corresponde con los que piensa la gente, ni la sociedad. Pero tanto musulmanes, como algunos líderes católicos que hablan sobre el tema de la pederastia. Lo que ha dicho este hombre no son más que tonterías", declara la concejala.
Sobre el uso o no del velo musulmán en los centros públicos, Fernández señala que constitucionalmente España es una Estado aconfesional y que aunque hay que respetar todas las religiones de los ciudadanos del país, también "creemos en unas normas de convivencia en los colegios e institutos. Por ello, hay que dejar la religión y los símbolos religiosos para el ámbito de lo privado. No debería llevarse el pañuelo, pero como tampoco debería haber crucifijos en las clases, ni que los niños fueran con medallas colgadas con símbolos religiosos. La religión debe ser de puertas para fuera de los centros educativos públicos".
La edil de IU ve improcedente que sea cada colegio e instituto el que regule de forma particular este tipo de asuntos. "Debe ser competencia de la Comunidad de Madrid el hacer un reglamento que incluya a todos los centros" y achaca a esta falta de concordancia en el reglamento, lo sucedido en los últimos días con Najwa Malha, la niña de Pozuelo de Alarcón: "Esta misma situación puede acabar pasando, no sólo con los musulmanes, también con los católicos", concluyó.
Mónica González, concejala del PSOE, cree que "tiene que haber una normativa superior y no dejar en manos de los consejos escolares de cada centro la decisión". Para la edil socialista "las comunidades autónomas son las que tienen transferidas las competencias en materia de Educación y en este caso es a la Comunidad de Madrid a la que le corresponde dictar una norma". La edil, de procedencia argentina, cree que éste es "un asunto con muchas aristas pero habría que establecer un debate más amplio sobre el laicismo, pero lo que debe prevalecer es el derecho a la educación"

Respecto al pañuelo rector de la Universidad de Alcalá, Fernando Galván, lo tiene claro: "Las estudiantes en la Universidad de Alcalá pueden acudir a clase en hiyab. Esta misma semana he estado en la Facultad de Farmacia y me he encontrado a una estudiante en la entrada que cubría su cabeza con un pañuelo", explica el rector. No tiene noticia de que eso haya causado, o cause, "ningún problema a nadie". En cuanto a cómo puede afectar a la identidad española, "entiendo que este fenómeno, o cualquier otro vinculado a la emigración –la latinoamericana, por ejemplo– lógicamente afecta a la forma en que nos vemos a nosotros mismos". Para el rector eso es natural, "pues las sociedades están en continuo proceso de cambio, y ocurre en otros muchos lugares del mundo, y evidentemente en países europeos cercanos", explica Galván.

martes, 27 de abril de 2010

“La mujer es para nosotros una perla, sólo para el marido”

Mientras crece el debate sobre qué hacer con las alumnas con pañuelo musulmán, Omar Hussein –líder de Al Madina, la asociación árabe más importante de la ciudad– defiende el uso de esta prenda como una seña de identidad que además protege a la mujer de las miradas de los hombres.
Abu Omar Hussein (El Cairo, 1957) no entiende en qué molesta el pañuelo. Su centro cultural de Alcalá, que también es un lugar de rezo, está abierto a hombres y mujeres y también a niños y niñas que aprenden árabe en su modesto local. Invita al periodista a dátiles y muestra orgulloso las modestas instalaciones, que ya se están quedando pequeñas: 3.000 personas participan a lo largo del año en sus actividades religiosas y culturales.  
–¿Debe permitirse ir a clase con pañuelo o 'hijab'?
–Aquí hay democracia, hay que dejar a cada uno que haga lo que le dé la gana. También veo a chicas que tienen piercing y me da mucha pena, pero es la libertad... El pañuelo musulmán es exactamente igual que el pañuelo de las monjas. A ellas nadie se atreve a decirles que se quiten el pañuelo. 
–¿Y qué le parece el burka?
–Lo importante es el hijab, que tapa el pelo. La mayor parte de las musulmanas lo llevan. El burka lo he visto en Afganistán y Arabia Saudita, pero es más una costumbre. El islam habla de tapar todo el cuerpo, sí. Y nosotros tenemos una filosofía: la mujer es como una perla, la cuidamos y no queremos que salga pintada y perfumada para que todos los hombres vean que guapa es y lo bien que huele. La mujer se cuida como una perla, sólo para su marido. No tiene que mostrar su belleza a otros hombres.
–¿Y se le ocurre alguna restricción en la vestimenta para los hombres musulmanes?
–Podemos vestir de cualquier manera. Aunque en el desierto vestimos muy parecidos, porque hay que protegerse. Allí hace mucho calor...
–Claro... Y volviendo a España: ¿No ha pensado nunca que, como los hombres no van cubiertos, probablemente las mujeres los miran?
–Sí, somos humanos. Pero todas las religiones hablan de una cosa: proteger a la mujer, no mezclar. La civilización europea ha llegado a los cambios de pareja, y esto está completamente lejos de lo que dijo Jesús. Los hombres no deben mirar con deseo a las mujeres, tu esposa ha de ser suficiente para ti. Dios quiere que vivamos en paz.
–Habla de una cierta degradación  europea. ¿Y no le preocupa la violencia contra las mujeres bajo una pretexto religioso que ocurre en los países musulmanes? Me refiero, por ejemplo, a la lapidación.
–Eso era antiguamente, ya casi no existe. Si un hombre casado o una mujer casada cometen adulterio se necesitan cuatro testigos presenciales. Casi no se da.
–Pero todavía suceden y le preguntaba qué le parecen los latigazos y las lapidaciones.
–Son leyes de Dios, que puso leyes  para conservar a la gente, no para matarla. Por ejemplo: cortar la mano. Si cortamos la mano sólo a uno servirá para prevenir que el resto robe. Si lapidamos a una persona entonces la gente se cuidará. Pero ahora en Europa están las playas nudistas... [menea la cabeza con tristeza] ...con las mujeres desnudas delante de sus familias... está completamente lejos de toda religión.
–¿Pero no le parece un poco cruel lapidar o dar latigazos a alguien, por muy reprochable que le parezca su conducta?
–Yo soy de Egipto y allí eso no existe. Es muy difícil reunir cuatro testigos. Pero si los hay entonces hay que aplicarlo a los que están casados, sea el hombre o la mujer o bien ambos. Si no están casados: 80 latigazos.
–Pues aunque suceda pocas veces, aquí horrorizan ese tipo de castigos.
–Posiblemente es algo muy cruel. Pero tu tienes que prevenir, igual que hay leyes y hay cárcel. Y no lo haces para no ir a la cárcel. El islam te deja casarte hasta con cuatro mujeres –y el cristianismo casó al rey Salomón con mil mujeres– por una razón: antes los hombres morían mucho y había muchas viudas. Y sigue habiendo más mujeres.
–Personalmente: ¿Le parece cruel lapidar sí o no?
–Son leyes de Dios. Si tengo fe en Dios no puedo decir que es cruel. Trato de obedecer y no hacer esas cosas para no llegar a esa situación. 
–Supongamos que se prohíbe el pañuelo. ¿Cree que existe riesgo de que no se escolaricen niñas o cree que se acataría la norma?
–Le quiero preguntar a cualquiera si le molesta que una chica lleve un pañuelo en la cabeza. ¡Dejala! Veo por la calle a mujeres con tatuaje con piercing... para mi es muy feo, pero que haga cada uno lo que quiera. ¿Qué molestia causa? No queremos volver a la Edad Media, hay democracia, tenemos una mente abierta... No sé a qué se tiene miedo. Si se toma la decisión de prohibir el hijab va a haber muchos hombres en contra, incluso los que no sean muy religiosos, si se les prohíbe ir a clase a estas niñas. ¡Que nos den una razón para quitarlo y a ver si se lo hacen quitar a una monja! Aquí, a este centro cultural, vienen chicas con pañuelo.
–Pero no con burka...
–...en el burka estoy con usted. No debe usarse, sobre todo aquí en Europa. Prefiero que se vea la cara, porque alguien puede cometer un crimen y luego imputarlo a cualquier persona musulmana sólo por la apariencia.
–Pero la actitud europea contra el pañuelo musulmán es porque es signo del sometimiento de la mujer al hombre.
–Personalmente creo que basta con cubrir la cara y que no hay que molestar a una chica de 14 a 15 años que lo ha elegido libremente. Y es un crimen prohibir el pañuelo y no dejarla entrar. Tiene toda la libertad de entrar porque además Nawja, que además al parecer es una chica muy lista y muy buena alumna. ¡No molesta a nadie!

lunes, 26 de abril de 2010

El director destituido critica el “circo” montado en torno al caso

Ni abusos sexuales ni favores. José Luis Cuevas, destituido la semana pasada como director de la cárcel de mujeres de Alcalá, negó ayer las graves acusaciones que hay contra su gestión. Lo hizo por última vez, "porque ya estoy, más que cansado, harto, del circo que se ha montado en torno a este asunto". En los últimos días varias ex reclusas han dado dado detalles escabrosos de las prácticas sexuales a las que se prestaron a cambio favores como poder llamar al extranjero desde la celda.
Cuevas no quiere hablar con más medios de comunicación pero ante estas acusaciones de abusos sexuales negó la mayor: "Es una falsedad tan grande como el monte Sinaí". Crespo se remitió al comunicado que ha dirigido a los medios, en el que critica precisamente el "maremágnum de informaciones atribuido al funcionariado y dirección del centro", que son según él "en su 90% falsas".
"En Madrid I ninguno de los dos procedimientos abiertos contempla los abusos sexuales de forma expresa. Las hipótesis y conjeturas son libres", dice Cuevas, que se mostró ayer dolido  con las destituciones, que se llevaron por delante también al responsable de seguridad y al responsable de administración. Para el ex responsable penitenciario "la imputación de posibles delitos o conductas profesionales inadecuadas es aventurada, prematura y manifiestamente tendenciosa".
Cuevas ya trató de salvaguardar en la nota dirigida a los medios "nuestra responsabilidad como directivos, ya que –al no estar probado nada– difícilmente se nos puede hacer responsables de lo que no existe y habría que demostrar". El ex director asegura que "la denuncia a los medios, si realmente esas implicaciones investigadas fuesen finalmente ciertas, tuvo el efecto de abortar, con nuestro cese, la tramitación iniciada y dar tiempo a supuestos culpables a borrar las pistas".
Por ello, critica la salida "a la desesperada, montando una escandalera de ceses cuyo único efecto, a mi juicio, ha sido dar una apariencia de que con ello algo muy grave estaba pasando realmente, cuando no es así si no lo desmesuramos". Su jefa directa, la responsable de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, no lo tiene tan claro y no descarta que hubiera relaciones sexuales a cambio de favores entre reclusas y funcionarios. Nadie de momento ha acusado a Cuevas ni a ninguno de los directivos de aprovecharse sexualmente de ninguna presa. Por lo que han sido destituidos fulminantemente ha sido por no actuar con la "celeridad necesaria" ni con "el altísimo nivel de exigencia" ante "comportamientos manifiestamente deleznables".

sin rastro de droga. Aunque Interior no cree que se tratara de facilitar drogas a las presas, sí parece claro que en la cárcel de Madrid I hubo varias juergas con alcohol en las cuales participaron presas.  Gallizo ya ha admitido que un funcionario entró en una celda y que pasó varias horas con dos reclusas. Y aunque el director destituido ha matizado estos días que sólo hay dos funcionarios sancionados y recuerda que él mismo denunció los hechos hace meses, desde Interior se le acusa de tramitar la queja tarde y tras la insistencia de una funcionaria, cuando ya otros trabajadores habían hablado a Gallizo el "descontrol" del centro.
Como director en funciones de la prisión está  ahora un miembro de la Inspección Penitenciaria que investiga los hechos. Sobre todo si realmente hubo sexo y a cambio de qué.
Javier Ayala es portavoz de prisiones del sindicato CSI-CSIF y cree que detrás de estos problemas se encuentra en buena medida la ley de Igualdad impulsada por el Gobierno de Zapatero. En los últimos años ha credido el número de funcionarios en cárceles con reclusos del sexo opuesto "y se está desmadrando el asunto de los concursos". "Esto que ha pasado nos da la razón, yo confío en mis compañeros funcionarios pero hay que evitar que estos casos se puedan dar", explica. Desde el ministerio se ha intentado que no hubiese problemas con las funcionarias en centros de hombres, "pero al final lo que no tenían tan controlado es la situación contraria, las presas con funcionarios". En el caso de Madrid I, además, ya habían denunciado hace un año los su mala gestión "el director delegaba demasiado en otros mandos, se era muy riguroso con algunos funcionarios y muy poco con otros y no se tomaban medidas ante los problemas". Asegura, no obstante, que jamás tuvo noticia sobre las supuestas prácticas abusivas de funcionarios.

"Si eres hombre y tienes que tratar con ellas sufres una presión psicológica enorme, un acoso verbal... te hacen todo tipo de proposiciones". Quien así habla es un funcionario de prisiones que habitualmente trabaja con reclusos pero que también ha realizado trabajos en cárceles de mujeres. 
Con equiparación de escalas muchos funcionarios empezaron a tratar con reclusas y muchas funcionarias con reclusos. Aunque existen requisitos como que siempre haya un funcionario del mismo sexo que el interno para actuar en situaciones concretas, como entrar en las duchas o un cacheo, en la práctica no se puede llevar a rajatabla, dicen los operarios. 
La experiencia de este funcionario fue "bastante difícil", aunque muchas veces prevaleciese el tono de broma por parte de las internas. "Se ponían super provocativas y si la funcionaria salía un momento de la sala aprovechaban para cercarse y decirme alguna burrada o darme un pequeño empujón". Lo que para cualquier funcionario recto no es más que "un momento embarazoso" para algún aprovechado puede ser una incitación para el abuso, explica este trabajador, que es contrario a la mezcla de hombres y mujeres en prisión "por una cuestión práctica".
En su caso acabó harto de hacer partes de comportamiento. "Los terminas tirando a la basura después de haberlos rellenado con las burradas que te han dicho, porque al final te responde que este trabajo es así y no se puede estar con partes todos los días". Las situaciones comprometidas se sucedían constantemente tanto en el economato como en el peculio, la especie de banco en el que las presas gestionan sus ahorros.
¿Sería la solución sacar a los hombres de la mayoría de los puestos de las cárceles de mujeres? "Las normas establecen que debe haber una presencia de una funcionaria con nosotros pero en la práctica es más complejo, a las presas hay que vigilarlas todo el rato puede estar en otra sala en ese momento... y a lo mejor tienes que pasar un momento a la zona de las duchas teniendo la seguridad de que no hay nadie... pero a lo mejor resulta que queda una y aunque de disculpes hasta te puede denunciar".
El porcentaje de hombres en una cárcel de mujeres puede rondar el 40% según lo previsto. Lo mismo ocurre con el de mujeres en las de hombres, donde la complejidad es otra: "Allí está todo muy masificado y la situación es más estresante, aunque también es verdad  que los reclusos son por lo general más respetuosos con las funcionarias de lo que las presas lo son con nosotros habitualmente".