jueves, 3 de junio de 2010

La Fiscalía investiga la obra del campo de golf de El Encín

La Fiscalía de Medio Ambiente ha remitido una denuncia de Ecologistas en Acción-CODA por las obras que se venían realizando en la finca La Canaleja, a su vez englobada en la finca El Encín, propiedad del Gobierno regional, para la construcción de un campo de golf.
Así se recoge en la Memoria de la Fiscalía de Medio Ambiente de 2009, divulgada esta semana, que acordó la remisión de la denuncia y de la documentación aportada con la misma, así como la recabada por la propia Fiscalía de Medio Ambiente, a la Fiscalía Provincial de Madrid. Ésta deberá esclarecer si hay "relevancia penal" en la construcción de un vial en terrenos que en principio no estarían en el ámbito de la Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).
Según informó Abc, la Fiscalía de Madrid deberá dilucidar si era preciso el planeamiento de desarrollo antes de dar inicio a las obras del campo de golf y, en tal caso, sobre la "presunta inactividad" de los órganos de disciplina urbanística de la Administración autonómica ante la puesta en su conocimiento de dicha circunstancia así como de otras que supondrían "presuntas irregularidades administrativas". Entre estas últimas, la Fiscalía de medio Ambiente cita la realización de obras de movimientos de tierras y extracción de cubierta vegetal en una determinada zona antes de ser concedida la correspondiente licencia de obras y sin declaración de impacto ambiental. Según el PGOU de Alcalá, el suelo afectado por dichas obras está clasificado como "no urbanizable y de especial protección agropecuaria". No obstante, la Comunidad introdujo una modificación en la ley del Suelo al añadir un apartado al precepto según el cual "los Ayuntamientos podrán autorizar instalaciones de carácter deportivo en los suelos rurales destinados a usos agrícolas".

miércoles, 2 de junio de 2010

Izad los gayumbos

La democracia se defiende del pueblo aburriendo al personal. Cuando leo el orden del día de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento (o mejor dicho leía, pues el gabinete de prensa se ha vuelto opaco como el ojete de un grillo) encontraba sólo vocablos viejunos. Porque en el Convento de Agonizantes todo es un poco ancestral: el excelentísimo, la vara, los cuadros, las vitrinas, los legajos, el alcalde abriendo la biblia políglota con guantes de proctólogo, los tapices... Durante años he visto el Salón de Plenos poblado de vecinos que vienen a interesarse por la cosa pública. Se sientan al fondo como mirando una pecera en la que los escamados se despellejan. Los ediles veteranos pasan. Y los principiantes tratan de no equivocarse, no vaya a ser que el capitoste los baje unos puestos en la lista. Nadie escucha a nadie y hasta las protestas son impostadas. Ahora el PSOE, por fin, escucha al pueblo y sale en defensa de los gayumbos. Tan renuentes como el PP a contar lo que se les pasa por la cabeza, al menos los chicos de Javier Rodríguez quieren que la gente enseñe el camisón. Piden que se revoque esa ordenanza que prohíbe tender la ropa de cara a la calle. Hay gente, recuerdan, que no tiene patio interior. Así que los trapos mojados deberían tener derecho a ondear al viento a la vista de to  dos cuando no haya alternativas. Hasta podría proponer Javier una mesa que debata ayudas para ropa interior a los que se ven en este trance: hay una reputación que mantener, aunque sea minúscula o anónima.
No sé cómo se tomará el pueblo esta iniciativa. Si sabrá valorar lo revolucionario que es dejar que las bragas que no enseñamos puestas se puedan mostrar sin poner, aunque pierdan algo de gracia y casi todo el delito.
Vivimos tiempos convulsos en cuanto a la privacidad, con Facebook mirando nuestro intestino delgado y Google repasando el grueso. Por eso es el momento de izar los calcetines ahora que el PP se ha cansado de reivindicar la bandera porque hay otro tópico que le da de comer. No sin mis gayumbos, que lo sepa el mundo y se abra el cielo. 

lunes, 31 de mayo de 2010

Saca ese libro de tu cabeza

Una espinita clavada, un anhelo, una ambición... ¿Alguna vez han creído tener una novela en la cabeza? Muchos se pasan la vida con esa idea enclaustrada ahí dentro pero no saben cómo materializarla. La Escuela de Escritura de la UAH tiene la solución: un curso de verano sobre escritura y desarrollo personal que acabará con espinitas, anhelos y ambiciones. Escribirás el cuento de tu vida, prometen. No es un taller al uso, aseguran. En este seminario se darán las claves formales necesarias para escribir un cuento: personajes, espacios, temporalidad, estilo narrativo... pero eso no será lo más importante. Lo crucial será que el autor busque y encuentre las claves de lo que te motiva a escribir, de lo que significa crear, usar la lengua al servicio de la imaginación... y, por supuesto, de paso, ayudará a los que se aventuren en estos terrenos siempre misteriosos a conocerse mejor a sí mismos y a comprenderse también mejor. El profesor del taller, Claudio Yáñez Valenzuela, lo tiene muy claro: "Vamos a tratar que las personas que asistan observen que el acto de escribir, de pensarse, les va a ayudar a conocerse, a descubrirse y a entenderse". El taller está diseñado para no iniciados, aunque a medida que vaya desarrollándose se irá haciendo más complejo, porque la intención es "hacer un link entre el desarrollo personal y el arte de escribir". Porque siempre estamos recibiendo: vemos películas, leemos libros, vamos a ver exposiciones... y lo que se nos pone enfrente, lo que leemos, lo que vemos, nos produce sensaciones, nos emociona, nos aporta símbolos, arquetipos, radicales antropológicos, imágenes... Con el taller, "trataremos de ser nosotros los que nos pongamos al otro lado, los que generemos esos símbolos, esos arquetipos, esas emociones, esas sensaciones, porque nuestra vida, cualquier vida, es narrable y se puede transformar en literatura, en un cuento de ficción", dice Yáñez. En definitiva, este taller, que se oferta por primera vez, será un juego que acabe con un premio: un cuento, un pequeño relato lleno de historia, de vida, de experiencia y de uno mismo. A partir de hoy, de lo que se trata es de jugar.
Pero... ¿qué pasa después? Leer, corregir, volver a leer, corregir... Y buscar alguien que publique nuestro manuscrito. La tarea puede ser hercúlea: Virgina Woolf tuvo que fundar una editorial para publicar algunos de sus textos ella misma. Desde el portal escritores.org se ofrece orientación para el autor principiante y desnortado. Por norma general, el miedo al plagio y las dudas sobre cómo tratar con la editorial son los miedos más frecuentes. Lo ideal, explican, es contar con una edición digital que te permita presentar la obra de forma electrónica a través de email. Lo mejor es utilizar Word o realizar un PDF, que es compatible con cualquier lector. No mandar nunca el manuscrito entero, sino mejor una sinópsis de la obra. Y sentarse a esperar: sucede pocas veces, pero algunas veces el teléfono suena.
Si la mágica llamada no se produce, las nuevas tecnologías abren otros caminos. Una palabra resume esa nueva brecha abierta en la república de las letras: Bubok. Se trata de un portal en el que el autor puede escribir, corregir y maquetar su propio libro. Además  por 195 euros, gestionan el ISBN, el depósito legal y el código de barras; y así hasta la posibilidad de editar un libro de forma totalmente profesional con maquetación, corrección e incluso nota de prensa enviada los medios por 1.770 euros.

no cuesta (casi) nada. Después queda lo más difícil: ganarse al lector. Pero también aquí tenemos una ayuda: cuando acaba el proceso de autoedición online el libro queda subido a la web y los compradores pueden comprarlo y recibirlo ya editado en papel en sus casas, a un precio final que depende del margen de beneficio que le quiera dar el autor y de los extras que le pida a la página web, que hasta pueden encargar correcciones profesionales y traductores de la historia. ¿Dónde está el truco? En que Bubok gana siempre un monto prefijado. La fama, eso sí, se la queda usted para siempre.