miércoles, 25 de agosto de 2010

Ruido y fritanga, yo os invoco

Con el paso del tiempo uno se vuelve cobarde ante los riesgos innecesarios, por eso los cacharros de la Feria pierden predicamento entre la parte más alta de la pirámide de la población. El vértigo y el susto gratuito tienen menos sentido cuando pesa sobre nuestros hombros la responsabilidad de engrendrar otros seres humanos, hacer crecer a las crías y vigilar nuestro pedazo de tierra. Otros lances más vitales nunca llegan a ser pan comido, pero cosas como la seducción, la lucha por lo que nos pertenece o hasta el tabú de la propia muerte se encaran mejor con el paso de los años. Está claro entonces que los parques de atracciones no contienen ningún asunto sagrado y están vacíos de hitos evolutivos. Son un artificio que parece creado por alguien venido de otros mundos para que nos hagamos preguntas: igual que pasa con las pirámides Egipto.
¿Por qué hay una bruja que va en tren? ¿Por qué esa guerra de canciones en vez de cooperar en un solo hilo musical? Parece un desvarío de Dalí. La comida que nos sirven entre ruido y arena es del siglo XIX y los precios parecen del Estocolmo contemporáneo. Sí, la Feria es un corte de mangas al endocrino. El Gobierno propone y el ciudadano dispone: no hay mano invisible del mercado, la fritanga tiene un espectro soviético que pasa desapercibido.
Puede ser una pose cultureta vilipendiar las Ferias. Acude la masa, pero son legión los voceros que despreciamos muchas de sus capas. Nadie sabe qué hay realmente en el centro de esa cebolla conceptual, qué sentido tiene todo eso. Quién lo creó, qué mayoría lo apoya o por qué sólo se presenta un contratista para invocar los cacharros y los conciertos. Son abismos insondables.
Creo que la Feria, aunque no fastidie a todo el mundo, aporta cada vez menos a la biografía de la gente: allí suceden muy pocas cosas y muchos accidente, pero las expectativas han quedado tan rebajadas que se ha convertido en un clásico. O peor: algo inmortal. Los humanos somos gente rara.

lunes, 23 de agosto de 2010

“En este oficio pueden arañarte la autoestima mucho”

La conocida actriz de cine y TV se despide esta noche de Alcalá con una obra de teatro sobre la soledad

 

Se llama María Neus Asensio i Liñán, pero como una artista vale lo que reverbera su nombre se puso de alias Neus Asensi. Nacida en Barcelona en 1965 transmite el fuego de ser una española a muerte. Huye del estatus de tía buena como si fuese la peste, porque para llegar hasta aquí ha aprendido a ponerse en pellejos muy diversos. La fama, no obstante, es tozuda especialmente a partir de Torrente, donde encarnó a una sensual pescadera. También ha  participado en series de televisión como 'Ana y los 7' y 'Los Hombres de Paco'. En Alcalá ha estrenado una comedia, Karaoke, en en la que cuatro personajes sin rumbo se agarran al micrófono en busca de salvación. Hoy a las 22.30 es la última función.

Sigue leyendo la entrevista aquí

domingo, 22 de agosto de 2010

Dos heridos tras enzarzarse en una pelea en una peña

Primer día de Ferias y primera pelea. Ocurrió en una de las peñas avanzada ya la madrugada. Un grupo se había enzarzado en una pelea y la Policía local se vio obligada a intervenir. También el calor hizo de las suyas, y por ello tuvieron que ser atendidas varias personas en la Plaza de Cervantes.
La Policía Local ha preparado un dispositivo especial para estos días. Y ya se han tenido que estrenar. El sábado, agentes de la Policía Local disolvieron, a las 3:45 horas, un altercado entre cuatro personas en la zona de las atracciones del Recinto Ferial; el resultado fue que dos de los implicados resultaron heridos y fueron atendidos en la Casa de Socorro de la calle Santiago, y dos individuos fueron detenidos por agresión y resistencia a la autoridad. Se ha presentado una diligencia en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía. 
Poco después, en torno a las cuatro de la madrugada, dos personas resultaron heridas después de enzarzarse en una discusión en una de las Peñas; fueron atendidos por Protección Civil.
El resumen de actuaciones del Servicio Municipal de Protección Civil incluye 11 asistencias en la Plaza de Cervantes, la mayoría relacionadas con el calor; en uno de los casos, una mujer sufrió una bajada de glucosa y los médicos le suministraron suero. En el puesto de Protección Civil en el Recinto Ferial se atendió a un total de 38 personas, una de las cuales fue trasladada a un centro sanitario para evaluar el alcance de un golpe en la cabeza.
En cada jornada de Ferias, más de un centenar de policías locales están de servicio en algún punto de la ciudad, velando por el correcto desarrollo de estas Ferias y la seguridad de todos los alcalaínos. El dispositivo en el Recinto Ferial contempla la presencia de una treintena de agentes de Policía Local tanto en el espacio de las Peñas como en las casetas de las asociaciones y en la zona de las atracciones, para garantizar el orden y normal disfrute de las distintas atracciones, además de la instalación de un Punto de Atención al Ciudadano, donde cualquier usuario es atendido por la Policía Local durante todo el horario de apertura al público del recinto. De esta forma, la Policía Local controla todos los accesos al recinto para garantizar el respeto de los horarios o evitar la entrada con elementos que puedan representar un peligro para el resto de los ciudadanos. 
En el dispositivo de seguridad con motivo de las Ferias participa también el Cuerpo Nacional Policía, que tiene plenamente operativas a las brigadas de Seguridad Ciudadana, Policía Judicial y Extranjería y Fronteras, según informó el Ayuntamiento en una nota.  Ante cualquier incidencia se ruega ponerse en contacto con el agente más cercano.
Por su parte, Protección Civil cuenta más de 50 efectivos en cada turno –tarde y noche–, además del puesto de socorro con quirófano que el Ayuntamiento establece en la plaza circular del Recinto Ferial, que está atendido por un médico y una decena de voluntarios y personal sanitario.

Vino, vio y venció

El eurovisivo alcalaíno logró hacerse oir desde el balcón del Ayuntamiento ante una multitud desbocada que hizo los coros de su popular canción. "Alcalá no es algo pequeñito, es una cosa muy grande". Fueron las primeras palabras de Daniel Diges, el alcalaíno que representó a España en Eurovisión, durante el pregón de Ferias del sábado por la tarde.
Aunque su discurso fue interrumpido repetidas veces por las peñas, el cantante logró hacerse oir mejor que anteriores pregoneros. Incluso se animó a cantar su conocido tema Algo pequeñito, con el público haciéndole los coros. Las Fiestas 2010 han empezado oficialmente bañadas en ruido y buen humor.
En su breve discurso el artista se mostró orgulloso de decir que es de Alcalá "donde quiera que voy" y recordó que "aquí en Alcalá tuve mi primer colegio, mi primera novia... y mi primer pregón". Pero salió bien parado del aprieto, como si lo hubiese hecho más veces. Poco antes del pregón había admitido estar algo nervioso por el momento de salir al balcón. Pero allí arriba, acompañado por el alcalde y el concejal de Festejos Marcelo Isoldi, que lució una peluca a lo Diges, supo tener mano izquierda e improvisar.
Después del pregón estaba contento y algo emocionado: "Esto hay que vivirlo, cuando era pequeño veía los pregones de las Fiestas y para mi era una meta a la que llegar, y ahora pienso que ya lo he hecho", relató en la sala de Junta de Gobierno ante unos cuantos periodistas. "Mañana me levantaré y me preguntaré si ha sido un sueño" añadió, todavía algo mojado por los peñistas que le lanzaron agua y alcohol desde la plaza. Diges se sentía muy agradecido por la buena acogida recibida. relató que en los últimos días, en los que ha estado de viaje por España, ha encontrado en todas partes a gente de la ciudad que le daba ánimos de cara a la importante cita del sábado: "La verdad es que hay alcalaínos en todos lados".
Con el éxito cosechado se daba por contento, "mucha gente en su tierra no les trata tan bien como aquí". Preguntado por este periódico si se había sido más duro salir del paso con el espontáneo Jimmy Jump haciendo de las suyas o  hacerse oir ante la jauría de las peñas, el cantante señaló que son dos cosas "muy distintas". Dijes explicó: "Lo de Jimmy Jump fue una putada, y esto es gente que está conmigo". 
Minutos antes había posado con el regidor en la recepción a las damas de Ferias, que después también posaron con el cantante. "Nos ha hecho sentirnos protagonistas y orgullosos" le dijo  el alcalde, Bartolomé González, al cantante antes de salir a dar el pregón. Allí en el salón de plenos el alcalde agradeció a las peñas y a las casas regionales su participación "porque sin vosotros no habría Fiestas" en Alcalá.