viernes, 5 de noviembre de 2010

Un fantasma recorre España. Qué digo: Europa.

Un fantasma recorre España. Qué digo: Europa. Asoman los vecinos con el ceño fruncido, clamando y con razón contra el exceso de velocidad. Es cierto que España sigue pensando como un país paupérrimo, así que el ibérico al volante pita mucho y hunde la zapatilla hasta el fondo. Si tienes coche es que has prosperado, lloverá y no te mojarás: dos motivos de peso para celebrarlo ofreciendo tu cuerpo en sacrificio, transitando a cien o a casi doscientos.
Brama el vecindario que cruzar es una lotería, se movilizan los de los portales pares y alguno de los impares y en el Ayuntamiento pulsan un botón en el que hay escrito la palabra badén. En unos días está instalado: limpio, barato, eficaz, incómodo pero necesario. Por si acaso, y ya que nos ponemos, colocan uno un poco más abajo. Y otro más arriba. ¡Y los de la bocacalle, se nos olvidaban, que lo pidieron antes que los otros! Montaña y valle, montaña y valle. Ya está el barrio contento.
Así, poco a poco, se va creando Villa Badén. Somos blandos o ciegos a la hora de cazar al Fitipaldi, pero las vértebreas del respetable aguantan los que les echen.
Sé algo del futuro porque he estado allí, diría Sartre. Recuerdo zonas residenciales de EEUU sin una sola calle lisa: ir a cualquier lado suponía subir y bajar 30 de estas montañitas a la ida y otras 30 a la vuelta. Para qué nos vamos a complicar la vida con otras soluciones si ésta calla a los vecinos. Motos y bicicletas, sujetaos los premolares.
 Dirán que soy un romántico pero añoro las calles llanas y este presente me da flato.

jueves, 4 de noviembre de 2010

The economy, stupid

its_the_economy_stupid.jpg

"La economía, estúpido" (the economy, stupid). Así ganó Bill Clinton a Bush padre, considerado imbatible por  sus éxitos en política exterior, como el fin de la Guerra Fría y la Guerra del Golfo Pérsico. James Carville, estratega de la campaña electoral de Clinton, pegó un cartel en las oficinas centrales con tres puntos escritos:   1. Cambio contra más de lo mismo.  2. La economía, estúpido. 3. No olvidar el sistema de salud. Vistos los resultados, parece que Obama se le ha atragantado el segundo punto. Y tal vez, a ojos de sus bases, parte del primero.

No, no ha sido por la reforma sanitaria. No hay consenso en favor de ella, pero tampoco en contra. Pero Obama ha perdido a mucha gente: negros y mujeres se han quedado en casa. Y los hombres blancos maduros que dependen de la industria le han dado definitivamente la espalda: ya le costó conquistarlos en las primarias, de ahí que Clinton se le resistiese tanto. Su victoria fue amplia, ahora su base es estrecha. Así lo va a reflejar el Congreso, guardián del dinero y de la palabra NO. Tendrá que pactar con el enemigo. Necesita tomar decisiones, porque su economía ha esquivado el abismo pero no ha salido del agujero todavía.

Alguien escribía en el New York Times que los votantes le han dado las llaves a los republicanos pero no les han dicho dónde ir. Lo cierto es que entre sus votantes hay  ideas que no sé si casan: recortes en el presupuesto y más dinero para crear empleos, rebajas fiscales y mantenimiento del gasto en defensa y en todo lo importante. La gente quiere puestos de trabajo y ellos ofrecen recortes. Es su momento ahora para demostrar que con lo segundo puede llegar lo primero, pero la ecuación no es tan sencilla. Y deben sobre todo llegar a algún compromiso con el presidente, porque su posición de fuerza sólo les faculta para bloquear medidas. No pueden sacar nada de calado adelante si el presidente y los suyos en el Senado se oponen. Quedan dos años muy interesantes, pero hace falta un Obama distinto.

Doña Inés: "Berlusconi sólo tiene la parte casposa de don Juan"

anasantosweb.jpg

Ana Santos-Olmo, que acaba de encarnar a doña Inés en Alcalá, desconfía de los "que se creen don Juan sin serlo".Llega puntual a la entrevista escuchando música en los cascos, gafas oscuras y atuendo urbanita. Esquivando coches nadie pensaría que  esa joven estaba hace 72 horas en un convento, seducida por un espadachín llamado don Juan y a un paso de dejarse la vida por un amor imposible más allá de la honra y la voluntad paterna. Pero  hasta de esa peligrosa coyuntura ha salido airosa esta actriz acalaína con más diez años de experiencia ante el público y para algunos la Inés más exitosa que se recuerda.  
–Con Doña Inés se ha convertido en la mujer del momento. ¿Ya la cuelan en el super?
—¡Nada! Nadie me ha reconocido por la calle. Pero las clientas de la tienda de mis padres le han dicho cuánto les gustó y le han pormenorizado los detalles de la obra. 
–¿Alguna vez algo o alguien le hizo pensar en tomar los hábitos?
–¡No!  
-¿Suspendía religión?
—Que va: yo era una gafotas empollona. 
–¿Cómo acabó entonces en manos de un sátrapa como Don Juan?
–Todavía no me lo explico. Somos las más vulnerables...
–¿Hubiese hoy en día acabado doña Inés en La Noria, rajando de lo lindo sobre lo suyo con Don Juan?
—No, por el carácter que tiene doña Inés. De verdad creo que hubiese hecho de don Juan una bellísima persona. Lo hubiese reformado. 
–Se ha criticado, no sé si lo sabe, el escote que lució como doña Inés: dijeron que está fuera de la época o fuera del atuendo de novicia.
–Todo el vestuario estaba confeccionado pensando en la época. La idea es que doña Inés no es una novicia todavía, está en el convento porque la ha llevado su padre. Pero está prometida a don Juan. De hecho hay un acuerdo entre don Diego y don Gonzalo para que eso suceda, pero se rompe en escena.  Ella está en el convento como si estuviese en el internado.
–¿Esta noche [anoche] verá Hospital Central? Vuelve su don Juan, Jordi Rebellón, convertido en el doctor Vilches de nuevo.
–No soy seguidora de Hospital Central. Pero me encanta Jordi. Lo digo en caso de que ésa sea la siguiente pregunta...
–Ahí arriba en las tablas, el día del estreno... ¿Temía más a un espontáneo, a rayos y truenos y lluvia... o a una morcilla inoportuna?
—A los rayos y truenos. Lo he pasado fatal. El viernes tuvimos que suspender el ensayo general, y eso fue un bajón. Los fallos técnicos, fueron porque no hubo ensayo general. 
–Me han pedido que le pregunte qué escuchaba por el pinganillo.
–Nosotros, los actores, nada. La diadema sólo lleva micro, las regidoras sí se comunican con la cabina.  
–¿Y en caso de apagón mental?
—Tienes que salir por donde puedas. ¡No hay apuntador!
–Como mujer... ¿Prefiere un donjuán, un comendador bien asentado o un Ciutti que le haga reir?
–Me quedo con algo de todos. De don Juan me encanta que sea tan salvaje, no me refiero a la parte en la que mata gente, sino a la confianza que tiene en sí mismo y lo tierno que es con doña Inés al mismo tiempo. Y de Ciutti, lo divertido que es: me lo pasaría genial. Y del Comendador no sé, porque no he buscado nunca la estabilidad en un hombre.
–¿Berlusconi ha dejado al Tenorio en nada?
–¡Buf! ¡Pero si eso no tiene nada que ver! Al menos con el Tenorio que yo me imagino... Para mi es el anti don Juan: tiene la parte más casposa del Tenorio. Quizá los hombres la consideran muy atractiva...
–No le seduce el donjuanismo.
—No creo que una persona que se cree don Juan atraiga a un amor verdadero. Una cosa es serlo y querer ir de don Juan.
–Diga un don Juan de hoy en día...
–Soy una friki de la serie Lost, y creo que el personaje de Sawyer podría serlo: muy valiente ante el peligro, pero las mujeres lo desarman.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Toda una vida (si yo te contara)

Supongo que ahí dentro, en el vientre de tu madre, estarás tramando algún plan. Que sepas que fuera la gente te lleva la delantera, te anticipo que todos son más grandes que tú. Tienen un montón de experiencia y están bien conectados, conocen a gente. Tú cuando llegues siempre serás quien conoce a menos tipos, y eso te va a costar cambiarlo. La mayoría son normales... los hay muy listos, pero otros están acodados en la barra confiando en sus reflejos para esquivar el golpe del destino. Tienen vicios horribles, como fumar, beber y decir tacos, y te parecerá que son enormes, pero con el tiempo muchos se quedarán bajitos a tu lado. A todos les verás hacer cosas incomprensibles, como sacar dinero del cajero o gritar a la tele, pero pasarás por el aro como todos. Por cierto, no le des vueltas a cómo te quieres llamar, porque eso se resolverá en las próximas horas sin que puedas tomar partido: es injusto, pero los adultos somos gente horriblemente práctica. Pronto tendrás muñecas para desquitarte y ahí si que nadie meterá baza. Como se sienten culpables por no haberte consultado tu nombre, se reirán aunque llames Judas a tu osito.  

FETO.jpg

Antes de que dejen de cubrirte de piropos ya empezarán a meterte presión con ciertas cosas, por ejemplo la comida. Mejor que te amoldes a lo que te exijan, aunque hay jurisprudencia que te permite plantarte en el caso del filete de hígado, por muy empanado que sea. Antes de que lo saques tú, tocaré yo el espinoso asunto del dinero: de momento no vas a ver un euro. Vas a pasar días realmente duros, con gases y calcio brotando lentamente de las encías, pero no está previsto que recibas dinero por ello. Tus padres realizan tareas menos desagradables y reciben pasta hasta cuando están en la playa. Suena un poco injusto pero recuerda que esto está administrado por ellos y tú, sin contactos y sin hablar el idioma, no creo que lo puedas cambiar.
Te queda mucho por vivir, pero aprovecha estos días. Luego todo será distinto... salvo tus padres, que te verán siempre como algo pequeño. Y un día nos encontraremos y te contaré cómo eran ellos antes de que llegases. Sé que no es una época que te importe, pero a nosotros se nos ha hecho toda una vida. Si yo te contara.