jueves, 18 de noviembre de 2010

Motos de agua y el GPS asesino

Sabemos pocas cosas de los GPS. ¿De dónde vienen esas siglas? Del inglés, como siempre: Global Positioning System o sistema de posicionamiento global. Para que  podamos ir, por ejemplo, a un rincón de la capital es necesario un sistema mundial de 32 satélites  (28 operativos y 4 de respaldo) aunque para saber dónde estamos bastan tres. De ellos nuestro aparatito recibe unas señales indicando la identificación y la hora del reloj de cada uno de ellos.
Los disgustos, como siempre, vienen del lado terrestre. Así ocurrió en octubre en carreteras extremeñas a unos viajantes senegaleses. El dispositivo GPS del vehículo les señalaba una antigua carretera que acababa en el embalse, pero la oscuridad de la noche no les permitió frenar a tiempo y el vehículo se sumergió en el agua en muy pocos minutos.
Hay patinazos más inocentes en el lado de Google Maps, el sitio de internet que almacena millones de imágenes de satélite y mapas de carreteras. Piense que está en Japón y quiere ir a China. Concretamente, en Shuangdian Zicun. Existen aviones y barcos que le llevarían de urgencia pero si recurre a Google Maps para buscar la ruta paso a paso más apropiada la cosa deja de tener sentido cuando llegas a la costa.  A la altura del paso 43 en la ruta guiada la solución se muestra ante los atónitos ojos del internatua: ir en "moto de agua" por el Pacífico a lo largo de los 782 kilómetros que nos separan de la costa vecina. Así de fácil. La pifia se ha convertido en un éxito en las redes sociales, y hasta la ciudad se ha hecho famosa.

China%20Japon%20interior.jpg

Lo realmente divertido hubiese sido escuchar la descabellada indicación mediante la voz del GPS. Más todavía si es gente comoKim Cattrall (Samantha Jones de Sexo en Nueva York), Chiquito de la Calzada o Dennis Hopper, los que nos  indican. ¡Incluso Hommer Simpson! Todos ellos han prestado sus carismáticas voces para TomTom, la marca líder en GPS.

Papel sagrado que ahora maldigo

Esta noche Trinidad Jiménez tal vez se vaya a la cama pensando que está hecha para la política, pero no para el servicio público. Si hay algún griego en la sala –de los de antes, los clásicos, no de los actuales que no se fían de su banco ni su banco de ellos– me interrumpirá diciendo que una cosa y la otra son la misma. No se lo intente explicar a la sonrisa de España, al entusiasmo estrellado contra Gallardón y Tomás Gómez, a la mujer que quiso pelear por lo que cree y todavía no ha conseguido que crean en ella en ninguno de sus lances. De tan buenisma y de tan viajada que es, se colgó la chapita en defensa del Sahara, y así la retrataron. Pero ahora que Marruecos hace sonar la máquina de picar carne, nuestra jefa de la diplomacia no sabe si son galgos o podencos, si fueron los descalzos al encuentro de las pobres balas, que mansas pastaban en el desierto, para darles un golpe de pecho y caer muertos de imprudencia.
En la vida hay momentos decisivos, pero Jiménez ha tenido claro que éste no era uno de ellos. Lo pienso en frío y creo que poco puede hacer un diplomático diciendo que no: el manual reza que si dice que sí, es que tal vez; si dice tal vez, es que no... y si dice que no es que no es un diplomático. Perdonada pues, mire si soy generoso: pero el rostro, la sonrisa, el farde molón ¿dónde nos lo metemos? Nos tiene que durar toda la vida para vivir de ello, así que la ministra hará con la aureola como los legionarios con los calzoncillos: les dará la vuelta, y lo de atrás para adelante. ¿Dónde está la cantina?

Helen+Thomas+despedida+de+la+Casa+Blanca+por+meterse+con+Israel+%28laSexta+08-06-10%29+%5BDVBRip%5D%5Bxvid-mp3%5D.jpg

Pero, ah, el PP. No le perdono a Trini que me haya consumido la columna y casi no me deje espacio para glosar a ese partido adorador de la circuncisión asesina, al que sólo le preocupan los pueblos desplazados –y poco, y esporádicamente, y recientemente, y si no gobierna, y sólo si  le hacen un dibujo–  cuando los oprime un moro malo. Y callan cuando es un Gobierno peligroso como el de Israel, que sacó de sus casas a otros moritos porque lo ponía en un papel sagrado que ahora maldigo. El PSOE se hace cínico gobernando, pero al PP sólo le duele lo que no contradice las cruzadas. Que se vayan de compras de una vez. Ya.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

JAVIER MORENO: "El golpe del 36 no fue una fatalidad española"

Jesus_Polanco_propone_Javier_Moreno_nuevo_director_diario_PAIS.jpg

Javier Moreno Barber (París, Francia, 1963) es  director del diario El País desde mayo de 2006 y autor de su última y más reciente remodelación. Poco accesible a las entrevistas, visitó Alcalá el pasado martes para presentar En memoria de Manuel Azaña, la antología de artículos publicados en El País sobre este político complutense desde su fundación en 1976. Desde Vázquez Montalbán a Francisco Umbral pasando por Santos Juliá o el propio Moreno, las 173 páginas resumen un análisis  del que han bebido varias generaciones de lectores.  El libro está editado por el El País, la Fundación Diario Madrid y el Foro del Henares. El presidente de esta última entidad, Rafael García Poveda, explicó en la presentación la razón por la que escogieron a este diario para su aventura editorial. "El País es el periódico más azañista, y tal vez el cordón umbilical entre aquella manera de pensar y la de ahora, como se comprobó con su valentía en el 23-F"
Moreno, que cree como Thomas Jefferson, "que entre un gobierno sin diarios y un diario sin gobierno es mejor un diario sin gobierno" opina sin embargo que en España, y en su periódico tampoco, "no se ha reivindicado suficiente la figura de Azaña" ni su "generosidad" sin precedentes históricos. Sobre ese particular acepta responder unas preguntas.
–¿Lo ocurrido en el 36 es una fatalidad española o podría haber sucedido en cualquier otro lugar?
–En los mismos términos no podría haber ocurrido en cualquier otro país. Pero tampoco creo que sea una fatalidad española, porque eso sugiere inevitabilidad o algo a lo que estamos condenados. Y yo creo que no estamos condenados a ello porque  este país genéticamente no está predispuesto a la matanza.  Hay que decir claramente que los culpables de lo que le sucedió a Azaña y lo que en definitiva le pasó a este país con el golpe de Estado y la Guerra Civil es responsabilidad exclusiva de los que lo organizaron. La fatalidad tiene que ver más con cosas como las enfermedades, las epidemias o las catástrofes naturales. Nada de eso tiene que ver con la Guerra Civil y el golpe de Estado. Fue un acto de rebelión, una deslealtad, una traición y una desgracia para España. Pero no fue una fatalidad.
–Ahora se habla de la culpa en los dos lados.
–Los responsables están identificados y es necesario reiterarlo, no creo que aquí quepan discursos de equidistancia, o de repartir la culpa: hubo unos culpables y sabemos quienes fueron... al hablar de fatalidad parece que estás hablando de un diluvio inevitable
–Leyendo los periódicos de hoy, parece que las trincheras son más profundas todavía.
–Esa impresión no es correcta. Es verdad que cuando uno lee determinados periódicos uno tiene la sensación de que existen trincheras, que la crispación es similar a la de los años 30 pero no es verdad. Ahora mismo el Papa acaba de decir incluso que el laicismo es igual a la actitud de aquellos años... Es cierto que tenemos un nivel de crispación con elementos específicamente españoles, pero para nada son incidentes comparables ni en sus efectos ni en sus consecuencias a los que vivió este país en los años treinta, son más comparables a la que existen en otros países, por cierto. Porque hay que ver el nivel de enfrentamiento que existe por ejemplo en Estados Unidos, entre la izquierda y el ala más radical de los republicanos, ahí están las declaraciones del Tea Party contra Obama, o las de los demócratas en general. Los fenómenos de crispación en España son más homologables a lo que están viviendo en otros países que a lo que sucedió en España en los años treinta.
–Hemos perdido el miedo a desenterrar a los muertos de la Guerra Civil y a reivindicar a Azaña. ¿Hemos madurado como país o sólo ocurre que somos una generación que viene de nuevas?
–Las dos cosas. Como país hemos madurado, pero también ha llegado una generación o varias generaciones que ven las cosas de una manera distinta, seguramente porque  no han sufrido el clima y las presiones que se sufrieron durante la transición. Y creo que eso es positivo.

martes, 16 de noviembre de 2010

Menos televisión dócil y más investigación

Tan grave como perder algo valioso es estar tan aletargado como para no darse cuenta del desastre. Por eso de poco sirve encogerse de hombros y mirar para otro lado buscando recortes similares en otras administraciones tras la noticia de que el centro puntero de investigación que iba a abrirse en Alcalá ya no se llevará a cabo. El Instituto Cajal no fue un proyecto en el aire ni un compendio de buenas intenciones. Se trata de un Centro de Investigación en Neurobiología perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, respetado internacionalmente y que desde la propia Universidad de Alcalá se vendió como crucial para la investigación.
Si hablamos del centro de investigación neurobiológica más antiguo de España habrá que concluir que es un modelo que hay que imitar, no  podar... y menos abortar sus nuevas sedes. La pérdida no es sólo para Alcalá, tal vez eso sea lo menos importante. Sus investigadores y profesionales de renombre se han hecho un sitio junto al avance espectacular de la neurobiología en todo el mundo. Y las apreturas presupuestarias no son excusa para fallar en este capítulo, menos todavía en uno de sus nombres más principales, porque precisamente entronca con el cambio de modelo productivo tan defendido por la clase política en abstracto pero tan poco respaldado con hechos cuando se refiere a lo concreto. Que una víctima de esta crisis sea la innovación no deja de ser una ironía, pues sin ideas nuevas no saldremos de la actual situación.
Pero lo más sangrante de esta coyuntura es que mientras se recorta en proyectos de futuro, en ciencia y en investigación, se malgasta el dinero en las desde siempre caras y manipuladas televisiones públicas, autonómicas o nacionales. Las cadenas elevaron sus pérdidas en 2009, y eso que se dispararon en un 26% sus subvenciones y las de TVE para compensar la caída de la publicidad. Ver y escuchar los que nuestros gobiernos fabrican nos cuesta 2.134 millones de euros, 114 por familia. ¿Para eso sí hay dinero?
No existiría esta situación tan injusta si los partidos pensasen algo más en su país y un poco menos en sus intereses a corto plazo. Por eso podrían tal vez prestar un servicio a los ciudadanos acordando que el dinero que cada televisión pública gasta por espectador no pueda ser mayor que el del canal privado más visto. De lo contrario seguiremos malgastando en lo que los políticos quieren a costa de recortar en lo que la sociedad necesita.

Azaña, visto desde la Transición hasta ahora

De Manuel Azaña quedan sus diarios, sus obras y sus discursos. Pero también se puede aprender, y mucho, de lo escrito sobre él en los periódicos: todavía hoy es objeto de controversia y de rehabilitación continua la figura del ex presidente de la República. Dentro de la Semana de Azaña organizada por el Foro del Henares, el director del diario El País, Javier Moreno, presentó ayer en el Corral de Comedias el libro En memoria de Manuel Azaña, una antología de artículos publicados en su periódico desde su fundación: José Ángel Valente, José Luis López Aranguren, Francisco Umbral o Javier Pérez Royo son algunos de los nombres que pasean por sus páginas. Rafael García Poveda, presidente del Foro del Henares se felicitó por la gran fidelidad de los asistentes a los actos de los últimos días. Moreno destacó la figura de Azaña como ejemplo de "visión de Estado, estrategia política y generosidad", destacando que en esto último no encontraba "precedentes" en España.