jueves, 25 de noviembre de 2010

Lope de Figueroa con valla, albricias

Hablamos hoy del carril bici de Lope de Figueroa, que ha sobresaltado a los sectores más tradicionalistas por ir entre medias de los coches. Es cosa habitual otras ciudades europeas. pero tanto allí como aquí tiene algunos inconvenientes. El más importante, que ninguno de los detractores del carril bici ha caído en resaltar, es que el ciclista habitualmente va por la derecha. Para incorporarse a este carril, debe pasar al carril de la izquierda antes.
Algo de miedito si que da, aunque yo lo hago todos los días y no soy una figura del toreo.


Unos y otros estamos de enhorabuena, porque el Ayuntamiento se ha decidido a vallarlo. Habrá pesado en la decisión, la "sensación de peligro" que el concejal del PSOE, Jose Manuel Romero. Lo llamó mi amigo 'carril bici aéreo', o algo así. Porque un poco elevado sobre el tráfico motorizado: la altura de un bordillo, lo justo para que los coches no trepen por encima. Son unos centímetros, pero ya sabemos que unos centímetros pueden suponer la diferencia entre la felicidad y la frustración. Así que enhorabuena a José Manuel y a mi, que uso ese tramo cada mañana.

El tramo es uno de mis favoritos, aunque se queda un poco corto. Me gustaría saber si el Ayuntamiento se ha planteado la osadía de prolongarlo por Juan de Austria, hasta llegar al centro. Unas cuantas farolas debería fenecer. Pero lo dejo aquí porque queda poco para la carta a los Reyes Magos.

Por cierto un saludo a los trolls que animaron mi anterior post.



Aunque no argumenten jamás, está bien que citen a autores clásicos aunque sea con el moco colgando. Tampoco les pido que los lean.

Mejor sigan igual de atentos a este blog. 

miércoles, 24 de noviembre de 2010

EDITORIAL. Premio (tardío) a la magia de Matute

El Premio Cervantes tarda, pero al final acierta. María Matute, cuentista y escritora hasta los huesos, recibirá en Alcalá el galardón más importante de nuestras letras. Hay una regla no escrita que dice que después de que el año pasado lo recibiera el mexicano José Emilio Pacheco este año tocaba español. Sorprende el riguroso equilibrio en este punto y cómo el premio ha dado la espalda siempre a las mujeres, quedando hasta ayer nombres tan insignes fuera de su lista como el de Matute. 
El resto de los galardones han estado menos perezosos con ella: dos nacionales de Literatura Infantil, el Nacional de las Letras, el Nacional de Literatura y el de la Crítica, el Nadal 1959 y el Planeta 1954. Tal vez ha pesado el deseo de reafirmar la preeminencia del Cervantes siendo los últimos en conceder el honor, pero la espera ha sido demasiado larga y demasiado poblada de sombras de amiguismos, sensibilidades oportunistas y excesos que es mejor olvidar. Eso por no hablar de la polémica por un proceso de selección que nunca fue  el peor del panorama de los premios literarios importantes, pero que sin duda no se hubiese suscitado de no haber perdido fuelle el jurado dando palos de ciego a la hora de entresacar unos nombres a fuerza de olvidar otros. El reconocimiento a Matute es una buena noticia para la escritora, pero más todavía para el Premio Cervantes, que es de todos.

Tengo mono de Sostres

No me hagan aspavientos porque yo también opinaba que lo de Salvador Sostres no tiene perdón de Dios. El PP de Rajoy y Aguirre quiere a Zapatero colgado del gancho del carnicero cuanto antes. Saben que tienen mal cartel, así que sólo respirarán tranquilos sus ministrables y sus paniaguados con la muerte civil del presidente. Para limpiar las caballerizas, decía Mitterrand, no puede uno ponerse los guantes de seda. Tiene que empiltrarse con señores como Sostres, que escriben muy bien y piensan muy mal, que hablan en catalán y desbarran en alemán de 1939: ahí queda su brindis por la limpieza que el terremoto propició en Haití, no digo más. No se puede ser más machote sin haberse follado a unas niñas japonesas, como Dragó, así que bienvenidos sean ambos a la gusanada catódica y disparen a la ceja, que ya está sangrando. Quisieran un poco más de paro y de deuda para entrar en el paraíso, pero una ola de estiércol tal vez sea suficiente si se mantienen con equilibrio socrático sobre la tabla de surf.
Hasta aquí la reflexión en frío. Que sí, que muy mal Telemadrid, Aguirre y el PP por pagar a esta gente con el dinero público. Que no, que nunca debiera haber pasado. Que soltar guarradas en un plató está bien pero no en la tele de todos. Vale, lo que usted diga.
Pero ¿y el disfrute que nos ha acarreado? El partido que le hemos sacado al Youtube buscando más desbarres, la mayoría en catalán –subtítulos cuantos antes, por caridad– de este sujeto... Telemadrid no puede ahora echar a este hombre de manera abrupta, porque podemos acabar unos cuantos haciendo cola donde la metadona. Que lo quiten, sí. Pero que sea poco a poco, reduciendo las dosis y que nos den algún sustitutivo reponiendo pelis como Arde Mississippi mezclado con los mejores raptos de bragas de Chicho Terremoto.
Yo antes criticaba el modelo castrista de Telemadrid y ahora me grabo sus mejores momentos en cintas, porque sé que un día este aquelarre acabará y sólo nos quedarán las reposiciones.

martes, 23 de noviembre de 2010

Serrat, Cervantes subito

Les sonará: "No hay nada más bello que lo que nunca he tenido, nada más amado que lo que perdí. Perdóname si hoy busco en la arena, una luna llena, que arañaba el mar". O esta otra: "Si un día para mi mal viene a buscarme la parca... Empujad al mar mi barca con un levante otoñal y dejad que el temporal desguace sus alas blancas y a mí enterradme sin duelo, entre la playa y el cielo. Mi cuerpo será camino, le daré verde a los pinos y amarillo a la genista. Cerca del mar porqué yo... nací en el Mediterráneo".

220px-Serrat_portrait.jpg

Mejor que le vayamos perdonando los gorgoritos, las coristas bailoteando de fondo y el fornicio que a cualquier músico se le supone. El hecho incontrovertible es que este caballero ha escrito cosas mejores que algunos literatos de ala ancha que hemos premiado en el Paraninfo en los últimos años. No voy contra ellos ni contra los que, ay madre, todavía tenemos que ver desfilar. Pero el pasado es prólogo y tal vez va siendo hora de ampliar un poco el marco y premiar a los escribientes y letristas, no sólo a los escritores, porque lo que autores como Joan Manuel Serrat o Joaquín Sabina han dejado escrito forma parte de nuestra tradición oral más preciada. Devaluada tal vez por esa livianidad injusta que recubre siempre a la música. Es material publicado, diré si me achuchan los puristas, que reposa en tiendas y bibliotecas para el que quiera leerlo en silencio. Y hasta es posible aburrirse o quedarse dormido leyendo alguna estrofa. ¿Alguna prueba más de que eso es literatura?
Les dejo con Sabina: "Lo peor de la pasión es cuando pasa, cuando al punto final de los finales no le siguen dos puntos suspensivos. Lo peor del amor cuando termina son las habitaciones ventiladas, el puré de reproches con sardinas, las golondrinas muertas en la almohada. Lo malo del después son los despojos que embalsaman al humo de los sueños, los teléfonos que hablan con los ojos, el sístole sin diástole sin dueño. Lo más ingrato es encalar la casa, remendar las virtudes veniales, condenar a la hoguera los archivos".  
Ahí está. Lo que la naturaleza no da, el Paraninfo no lo presta.

El Diario crea un blog sobre el uso de la bici en la ciudad

Las bicis no ralentizan la circulación, son parte del tráfico. Ésa es una de las ideas que impulsan el blog Somos Tráfico, que desde hoy ocupa un espacio en la portada de diariodealcala.es. El espacio pretende ser participativo y servir de altavoz a las personas que utilizan la bicicleta para moverse por dentro de Alcalá. Pero al mismo tiempo ser un acicate para aquellos que alguna vez se han planteado usar este medio de transporte barato, ecológico, divertido y eficaz.

adoquines_carril_bici.gif
"No vamos contra el coche ni contra el motociclista, ni mucho menos contra el peatón", explica Xavier Colás, periodista de Diario de Alcalá e impulsor de Somos Tráfico, "lo que ocurre es que la bicicleta se merece una oportunidad en una ciudad como Alcalá, con este casco histórico, este clima y ahora con muchos tramos de carril bici". Respecto a este polémico último punto el periodista es claro: "No seremos condescendientes, criticaremos las partes del trazado que estén mal pero también lo defenderemos de los tópicos y las ideas preconcebidas". Además, "el espacio de la bici no es sólo el carril que unos u otros quieran hacer, hay bici para rato".  

lunes, 22 de noviembre de 2010

No digan ‘género’ si no es tan general

Como una lluvia fina, y al calor de la tragedia diaria, ha ido calando primero la idea de que cuando un marido mata a su esposa se trata de violencia de género (femenino, se entiende). El término ha sido utilizado asiduamente en textos feministas, que de esta manera también colocan su mensaje en cada noticia referida a esta lacra: titular a titular, la palabra género ha vuelto a estar de moda en lugar de marchitarse en libros de teoría social. Desde hace unos cuatro o cinco años, tal vez porque la citada expresión no hacía referencia de manera suficientemente clara a la eterna e injusta dominación del hombre sobre la mujer, el antaño mal llamado crimen pasional ha pasado de ser violencia de género a denominarse violencia machista, mucho más rimbombante y con la ventaja de incluir una referencia directa al enemigo del feminismo: el machismo. Así que, con el escaso sentido crítico que le caracteriza, el Telediario nos habla hoy todos los días de violencia machista. Antes se decía sólo violencia de género. Y años atrás, crimen pasional. Y así seguirá, repitiendo siempre como un loro lo que marque la moda, las palabras que usen los que hablan del tema, lo que se lee en las pancartas, lo que encabeza los manifiestos, lo que sueltan los tertulianos... Total, son palabras.
Pero el idioma no está para engendrar hechos ni para acabar con ellos, sino para definirlos. Así que de poco nos va a valer esta palabrería. Pero como todo es poco para el que está dispuesto a decir lo que sea aunque sea a costa de no hacer nada, surge otro término: terrorismo machista. 

Dirán que violencia doméstica no es exacto, pues víctima y agresor algunas veces no viven juntos. O que crimen pasional es injusto, porque no hay pasión que valga esa muerte. Tal vez se acercaría algo más si lo llamamos violencia en la pareja o crimen conyugal. Porque si no  son familia, lo fueron.  

Cualquier cosa menos los palabros interesados: hay vehículos mejores para la propagación de ideas que los titulares de sucesos. Terrorismo es asesinar a uno para atemorizar a cien. Los criminales que asesinan a sus ex parejas no tienen nada que ver con ese fenómeno, forjado en el siglo XIX. Tampoco necesitan profesar un odio contra la mujer ni creer en los postulados machistas para llevar a cabo sus fechorías. Su problema es sólo su pareja, su ex pareja y tal vez sus hijos o incluso la nueva pareja de su ex. La causa está más cerca del egoísmo supremo y la creencia en que con la violencia solucionará sus problemas. Pero no se mata por una idea. Si que es verdad que mata casi siempre un hombre. Pero no la mata por ser mujer, sino por ser o haber sido su mujer. O su marido, si se trata de gays: ¿Pensó usted que no ocurriría jamás? Pues ya pasa. Pese a nuestras palabritas.