miércoles, 21 de diciembre de 2011

La barba manda

Rajoy le ha echado barba al asunto. Se ha adornado con el silencio y
el secreto. Pero no ha llegado a las exhibiciones telepáticas de
Aznar, que cambiaba el gobierno de arriba abajo en una jornada plagada
de actos, llamando a los ministrables desde el coche y creando una
atmósfera orwelliana en la que los ministros parecía que se nombraban
solos con un software de fábrica. Qué mal hacen los políticos en
tomarse en serio, en recrearse en el macondismo de ponerle nombres a
los cargos, a los departamentos, a los planes y a los peces de los
estanques. Viene un día el FMI y te mea en los calcetines, Merkel le
rebaja la edad a tus hijos y el Financial Times te escribe un
obituario por adelantado. Sus señorías pueden elegir el florero, pero
no tienen dinero para pagar casi nada más.
Hay un PSOE escondido en la cueva y otro que no se atreve a entrar a
sacar a palos a las malas bestias. Y hay un PP que nunca confió en
Rajoy y que ahora ha tenido que convertirse al Nuevo Testamento. La fe
les alcanzaba para que Aznar engendrase un presidente sucesor, pero
creer que la criatura tuviese vida propia para marchar por el
ponzoñoso desfiladero de la oposición –con los defensores de los
fetos, la familia y la bandera– requería de un milagro como el que
vemos ya en Moncloa. Lo imposible no era poner a un charnego en la
Generalitat, sino a un barbudo al frente del banco azul. Que vuelvan
las espadas, las justas y el sombrero de tres picos. Moncada ha caído
otra vez.

martes, 13 de diciembre de 2011

Pícaros en calles estrechas

He visto a operarios poner las luces de navidad en el momento más oscuro de la noche, pero sin dejar escapar el de más intenso tráfico. No se si hay algún instante más absurdo, dejando a un lado agosto y la fea cuaresma. Se ponen muchas bombillas pero se tienen pocas luces, y lo que brilla es el clientelismo luminoso –que el vatio nos acoja en su gloria– porque un vecino que no oye tracas en fiestas y no ve colorines en adviento es un elector triste, incapaz de perdonar los desmanes del resto del año. Propongo que los tres Reyes Magos de la cabalgata sean proveedores enfermos de morosidad administrativa, en fase terminal para el empleo y la recaudación. Cuando nos gobernaban los metros cuadrados recalificables la vida era un poco más sencilla, porque se podían gestionar con una mano y con otra taparnos la nariz. Pero ahora la crisis nos ha cortado los remos y la realidad es más recta que nunca: los pagos se abonan con cobros, y para que haya cobros tiene que haber pagos. Y claro, el invento no funciona. Eso no quiere decir que no se pueda divertir al personal: jolgorio y chuches, por favor, y morfina como fin de fiesta.     
Lo  que no está bien visto es subir los precios. El servicio que se preste no importa tanto, porque todavía nos relacionamos con el Estado igual que el pícaro con la beneficencia: lo engañamos casi siempre y el no nos ayuda casi nunca, pero del toma y daca sacamos para ver amanecer. En esas andamos, y por calles cada vez más estrechas. 




martes, 6 de diciembre de 2011

Prediqueitor de la Mancha

No tengo inconveniente en soportar, a mi edad, algún cuento con moraleja. Pero una moraleja sin fin es más de lo que una persona decente debería ser capaz de aguantar. Da igual que sea por alumbrar el camino pedregoso de España, el sendero resbaladizo del PSOE, el terraplén traicionero de la crisis o cualquier otro lance vital: Bono es una gotera de metáforas y consejos, imprecaciones al respetable y enseñanzas labradas por las piedras del camino. Tiene para todos, como presidente regional, ministro de Defensa o presidente del Congreso emite tal cantidad de versículos y parábolas que es casi inevitable rezarle una oración, aunque sea con pedorreta, antes de irse a dormir. No cabe en España tanto homenaje a España, ni cabe en Bono tanta reivindicación de Bono. Lleva pensando en voz alta desde que estaba en el útero de su madre, pero sólo al desprenderse del líquido amniótico se ha convertido en la banda sonora de la moral española contemporánea: conciliando a Dios y los gays, a España con el socialismo, a la iglesia con la izquierda y a la calvicie con el flequillo. Como si lo uno necesitase a lo otro, pero dejando en el aire que lo que en realidad hace falta es Bono. Sí, Bono, porque sin él no se nos quita la amargura del telediario de ayer ni el resquemor de la Guerra Civil de hace décadas. Él nos da ganas de ir a comulgar a pesar de la ciencia y de las putadas que nos hace el más allá. Es un apóstol con coche oficial, pero su misión no somos nosotros. Es él.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Palacete en grado de tentativa

Propongo que se tipifique el delito de Palacete. Nada bueno está saliendo de ahí, y en su ansia se comenten desmanes. La clase media le ha trepado por las barbas al sistema de castas con el invento del adosado: aquí no hay quien se pague nada pero resulta que un jardín lo tiene cualquiera. Hemos ido a más: antes de que empezaran los noventa nos maravilló Juan Guerra, esquilmando un despacho que era de todos. Robó un porrón de monedas de veinte duros y le hicimos hasta coplas. Han pasado 20 años y la gente tiene chaletillos donde Cristo perdió las chanclas, así que a los medradores sin causa sólo les queda como aspiración el palacete. En la vida puedes lograr tener un pisete, un chalete o un zulete. Pero un palacete es peor que desear a la mujer del prójimo, es la perdición de los que lo tienen todo. Los duques consortes, los presidentes autonómicos, nadie se salva. Una noche sueñas con el palacete y en la trena te piden plaza.

Hay que volver a utopías más templadas: si es un piso, que sea exterior... y si es adosado, que sea de los que hacen esquina. Esos son los sueños de la gente honrada, el resto son infectados. La clase alta va supurando este pus y el rey, al que la RAE le ha quitado las mayúsculas y el yerno el sueño, va por la vida con gafas de sol. Alemania no coloca deuda y me avisan de que el alcalde de Guadalajara ha ido a visitar oficialmente a los animales del zoo. Paz, piedad y un par de liberados sindicales para la jaula, le habrán pedido los leones. 

Y un duque, de postre.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

La más fea está deseando bailar

Ronald Reagan disfrutaba caricaturizando las premisas progresistas: "Si funciona, lo regulamos. Si sigue funcionando, le ponemos un impuesto. Si deja de funcionar, lo subvencionamos". La Historia tiene ciertos pliegues que hacen posible que la desregulación bancaria que aquel presidente incubó haya motivado la mayor crisis de crédito mundial, y que la recesión creada por semejante oleaje se haya llevado por delante también a progresistas en cuyas fábulas solo aparecía el lobo pero no se explicaba que el hada madrina se llamaba Crecimiento. Los derechos eran la calabaza. 

Creo que ya podemos dar por terminado el concurso de quién tiene el corazón más grande. Podemos todavía embelesarnos con las últimas estrofas del rap contra Botín, la súbita germanofobia harapienta que nos acomete, los cuentos de terror sobre la derecha, los rugidos de la caverna fachorra culpando a ZP de Lehman Brothers y hasta la santa compaña de Rouco y sus hechiceros, que salen ahora ofreciendo parabienes del más allá siempre y cuando se blinden sus oros en el más acá. Me recuerda a ese que se admiró de los palacios del Vaticano y dijo: "Si este es el voto de pobreza, estoy deseando ver el de castidad". No perdamos el tiempo. 

Le hemos pasado el balón a Rajoy para que recorte gasto, flexibilice el mercado de trabajo y haga más eficientes los servicios. No son hits que vayan a gustar a todo el mundo, pero fuera de la disco está cayendo un aguacero. Así que: a bailar.

Para ser hay que estar

Había en la Transición un periódico en el que te abroncaban si intentabas coger un teléfono después de las ocho de la tarde: "¡Cuidado hombre, que puede ser una noticia!" En 1999 visité una república ex soviética por primera vez y noté como los camareros recibían con fastidio la entrada de cada cliente en su solitario local. Son cosas que uno entiende pero que no se pueden explicar racionalmente, igual que cuando metemos las sobras en un tupper para tirarlas sin remordimientos días después. Para ser hay que estar y uno está como puede. 

Ahora, con la gente sin curro y lo público sin un chavo, nos ponen sobre la mesa la libertad de horario: abra usted el sábado o el domingo que para eso es su tienda, viene a decir el espíritu de la ley. No ha faltado crujir de dientes similar al de la ley antitabaco, porque lo que mola es el fumeque nasal y que las tiendas abran justo para que la señora Herminia, la yaya de los Alcántara en Cuéntame, pueda hacer sus compritas. Los fines de semana son para ira a misa o coger la tarterita y enfilar para el merendero, o eso es lo que nos creemos en este estrato del infierno. Y a la hora de comer, aunque la siesta ya no existe, esto también está a cal y cantocomo Soria en 1944. Así nos luce el pelo. 
Si algo ha cambiado en este país es que el comprar ha salido del atestado ámbito de los quehaceres y ha ocupado un sitio en el estrecho margen del ocio que nos queda. Por eso el librero se aburre los lunes y yo estorbo en casa los domingos. ¡País!


lunes, 21 de noviembre de 2011

Piedra, papel o Rajoy

Los comicios de ayer aportan algunas lecciones: 1. Resulta más fácil
entrar con un nuevo partido en el Congreso que regenerar a los grandes
desde dentro. Rajoy se escondió en los cuartos de baño del Titanic en
2008 y ahora le vemos llegando a Ítaca escupiendo los peces de colores
engullidos durante ocho años de ostracismo institucional. Rubalcaba y
sus élites parecen querer repetir jugada y esperar en el fondo del
mar. 2. Los recortes no desgastan, desgasta el ser poco creíble. Los
feudos de Aguirre y Cospedal resisten pese a la tortura china
infligida a los interinos y a los farmacéuticos. El electorado no
tiene la lógica clientelista de compromisarios políticos. 3. Los
pequeños están para quedarse: si saben abstraerse del bagaje de sus
fundadores se convertirán en bisagras. Si no, morirán cuando renazca
el PSOE. 3. IU revive, pero ya no tiene el monopolio del voto crítico
ni es el telonero del ecologismo. Si sigue sin más contenido que el
PCE, volverá a caer. 4. España no se ha hecho del PP, que le saca sólo
un punto al PSOE de 2008. Su exigencia de consenso sigue vigente
aunque gobiernen ya todas las teles.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Mis disculpas a ETA y al Ku Klux Klan

0050_ku_klux_klan_03.jpg117994_detail.jpg

Señores del Ku Klux Klan y ETA: veo que, en líneas generales, han cesado el hostigamiento a los negros –y a los que, especialmente en el sur de EEUU les defendían– y que en el País Vasco han anunciado el cese de la actividad terrorista. Esta es, entiendo, la situación de Paz a la que ustedes pensaban llegar con su violencia para solucionar el "conflicto" que han tenido con los no nacionalistas que viven en Euskadi y con los negros que viven en América. Al parecer, para lograr la reconciliación, los que les hemos padecido también tenemos que pedirles perdón porque algunos de sus torturadores han sido torturados y porque algunos de sus asesinos han sido asesinados. También porque tanto los tribunales de EEUU como los españoles han ilegalizado sus respectivas organizaciones en reiteradas ocasiones por el simple hecho de mantener vínculos con los brazos ejecutores de la violencia. En algunos casos, importantes líderes racistas de Arkansas que habían cortado los genitales a varios negros fueron encarcelados en un estado lejano como Alabama, con la consiguiente penuria para sus familias. En España ha pasado algo parecido, lo lamento. 

Y, claro, que no haya vencedores ni vencidos. En EEUU ya es tarde, pues la ley trata por igual a blancos y negros, en contra de lo que ustedes defendían. Lamento la humillación y espero que el caso español les compense: si tienen algún argumento étnico sobre la raza vasca y sus derechos frente a otras minorías no se corten. 

Y perdonen ustedes.


miércoles, 9 de noviembre de 2011

Un chamizo en Ferraz

Kennedy era un tipo con sentido del humor. Sus primeras medidas económicas empeoraron el empleo y el déficit pero él, ajeno al desánimo, pasó revista al asunto en la reunión del gabinete diciendo que "parece que lo peor de la crisis no ha pasado, pero sí todo lo demás". Precisamente él, que había usado su ironía en las campañas para criticar la situación económica que se avecinaba: "Lo que dicen los republicanos sobre el estado de la economía me recuerda a ese forense que tras repasar la escena del crimen quitó hierro al asunto diciendo que de las 19 puñaladas sólo dos eran mortales". JFK ganó, pero la coyuntura no remontó a la primera. Nos suenan sus discursos, no sus cifras.
Rajoy y Rubalcaba eligieron no hacerse daño, porque lo que no mata al contrario engorda a los pequeños, al 15-M o al desánimo. Rubalcaba hizo mal lo que Ana Pastor hace bien en su programa de TVE. Y Rajoy hizo bien en no soltar ni prenda sobre los duelos y quebrantos que nos esperan, porque va a ser la Realidad la que nos los aplique. A ella podríamos pedirle explicaciones, lo que nos hermanaría con el existencialismo de Camus.
El combate está siendo entre un sordo y un mudo. Rubalcaba desoye las encuestas para huir de la depresión, desoye a la izquierda desencantada para abrazarse a los viejos rockeros. Y desoye los consejos porque lo que necesita no se lo puede brindar la lógica. Quiere el chamizo de Ferraz y Mariano se lo va a tasar bien baratito. 

martes, 8 de noviembre de 2011

"Un escritor español del siglo XX es más del siglo XX que español"

tomassegovia.jpg


"Un escritor español del siglo XX es más del siglo XX que español. Tiene más que ver con un checo del mismo siglo que con un compatriota suyo del XV. Las identidades existen, pero de hecho, no de derecho. Invocar como derecho un hecho diferencial es lo más alejado que existe de la democracia. Es lo mismo que invoca un rey respecto a sus antepasados. Al final, la identidad siempre acaba en bombas. Más que las identidades importan las lealtades. Y para ser leal hay que ser libre, único, mientras que lo identitario es lo idéntico". 

Ha muerto Tomás Segovia (mayo de 1927-noviembre 2011) 
Poeta exiliado en México, traductor y especialista en Shakespeare.
La entrevista que le hice a principios de año, aquí.

miércoles, 26 de octubre de 2011

La miseria chanante

Se acordó un día Octavio Paz del problema de las razas y dijo que se solucionaba follando. Nos complica la vida el que no se la quiere complicar, pega una patada en puerta ajena y habita lo deshabitado. Este discutible gesto no suele venir acompañado de buen rollo, respeto y preocupación por el barrio, sino que contribuye a su degradación. Así ha ocurrido en Espartales, para sonrojo del buenismo de la oposición y del encogimiento de hombros de la autoridad competente. Tras el desalojo del bloque ocupado se quedarán los niños sin esa casa. Pero desde siempre han estado sin unos padres que merezcan tal nombre: y no hay techo que supla esa maldición por entregas. 
Aunque la crisis nos esté hundiendo el barco, no es el momento de bajar los brazos  y renunciar a dar –gratis– un salvavidas al que lo necesita: sea un piso, un plato caliente o un subsidio. Pero las últimas décadas nos han demostrado que con el que toma lo que es suyo y orina sobre la coronilla de los vecinos no funciona ni la perorata ni el napalm. Es la justicia la que tiene que ser justa para que la policía pueda actuar. Pero mientras, la sociedad y los políticos no pueden asistir sobrecogidos a la orgía multipropietaria de los caraduras, como si de verdad se creyesen que ellos son la famélica legión. Si no son contundentes con quien se pasa nuestra vida cotidiana por el arco del triunfo, tal vez sea por mala conciencia con harapientos de verdad de cuya mala fortuna son corresponsables.

miércoles, 12 de octubre de 2011

De la ‘gaso’ de Pepiño al garaje de Jobs

jobs-1000x750.jpg

Mi melancolía no nace de que tiren al pichón con los profesores interinos, ni de que nos vaya a llegar la jubilación tan al final de nuestra obsolescencia programada como humanos. Las naderías nos han ganado por goleada: ni siquiera el capitalismo salvaje, con su promesa de beneficios sin fin, nos ha apartado de la mente las ganas se rascar el socarrat con la cuchara, medrar a costa de cosas que nos son confiadas por una legislatura, apañar en gasolineras favores con otros pícaros con cargo a una pólvora que no es nuestra. Tenemos el instinto de conservación desbocado, pero dejadas atrás las guerras, epidemias y hambrunas ahora sólo nos impulsa a subir sin dar pedales. Cuando no se puede tener más, se trata de hacer menos. Y cuando no se puede hacer menos, se quiere tener más.
Los empollones sueñan con ser funcionarios y los cerebros se largan en vuelos low cost porque aquí hacemos apaños mientras allá y acullá inventan. El pelo no nos luce, pero el suelo lo tenemos de porcelana muy cara.
Del garaje donde Jobs empezó a cambiar nuestras vidas a la gasolinera de Pepiño hay un abismo de talento. Pero el drama no es ése: el problema es que si aquel Steven de 1976 se hubiese presentado en nuestra gasolinera se habría vuelto a su casa a pata, con las manos en los bolsillos y –lo peor– con una foto firmada con el ministro, que ni lo hubiese entendido ni le hubiese dado una beca por no haberse codeado en las pulpadas adecuadas. País...


images?q=tbn:ANd9GcQwWfbCclcYla0T-TcDPCFjd1S0GuFbTjc53WOq-JNWAdAMVQi54A




zapatero-jobs.jpg?w=960&h=559




miércoles, 28 de septiembre de 2011

Un culo universal

Amortizado el sueño espacial por falta de presupuesto, repasado hasta el último rincón del planeta por cualquier ocioso con GoogleEarth y secuenciado el genoma, al ser humano se le acaban las cruzadas que librar, la terra incognita que descubrir. Solo la muerte sigue luciendo poderosa en el fondo de nuestras inquietudes, sin darnos una sola pista sobre lo que hay al otro lado. 

Los listos de la clase suplantan a los periodistas con chascarrillos de 140 caracteres y la masa ha tomado al asalto Holywood para saquear a las estrellas. Les roba las pelis sin pasar por taquilla y se ríe de su misterio. Y como si fuese un eclipse de sol a traición ha aparecido en nuestras pantallas el culo de Scarlet Johanson, algo que sólo su enamorado y algún limpiacristales con buena suerte están facultados para ver, pues la moza no se lo arrienda a la gran pantalla. Y así, el mundo se ha conmovido con los cuartos traseros de una mamífera: un pompis tan inaccesible como el de la Virgen María. Por un momento el hambre conquistadora y la sed de sapiencia quedaron casi colmadas al sumarse ese culo universal a la fórmula de la relatividad o a la última novela Jonathan Franzen. 

tumblr_lryc2dwyrk1qfnac5o1_500.jpg


Pero el pueblo le ha bajado los humos a su propio hallazgo y ha surgido la moda de hacer scarletjohansoning: inmortalizar tu trasero emulando el encuadre de la traicionada princesa. Los hay mejores y los hay más graciosos. Pero lo importante es que Carl Sagan estará orgulloso: nunca creeremos haber visto demasiado. 


martes, 27 de septiembre de 2011

Encuentros en la tercera frase

Durante los últimos años hemos vivido con temor el día en el que nuestros padres nos agregarían como amigos a Facebook. No hallarían en ese contenedor social más que momentos furtivos, derivas inexplicadas, estados preocupantes y en algunos casos bastante puterío. Pero no se puede negar a un progenitor el paso a ese chamizo virtual, así que desde hace unos meses los tengo a ambos como friends. Si hubiese escrito un diario no les hubiese dejado leerlo, pero en algún momento me he hecho casi tan viejo como ellos o tal vez un poco más. Lo pienso cuando los veo adentrarse por el bosque zalamero y tramposo de la corrala virtual igual que lo hice yo en mis tiempos mozos: la conversación que no prende en el chat, la vacilación en la foto de perfil, el reenvío masivo de hallazgos que son un déjà vu... Tras remontar el río del email, el Explorer o el Messenger, han ido a parar al océano azul de Facebook, lleno de peces y corrientes. Y así es como les he visto estrenar perfil igual que ellos me vieron fascinarme con una bicicleta, un mapa o un intento de reputación. O simplemente cuando empecé a hablar. Me imagino que para ellos todo sucedió tan rápido como para mi: un día, tras meses de probaturas, mi padre actualizó su estado. Fue más que una frase, en ese momento lo descubrí poderoso y confiado al otro lado del ordenador, libre, sintiendo la brisa de los límites derrumbados, contemplando todos los ríos que quedan por cruzar. Como en El curioso caso de Benjamín Button, ellos y yo nos hemos encontrado en el punto medio. Para admirarnos de lo que hemos hecho y de lo que nos queda por vivir. Han salido clavaditos a mi. 


miércoles, 14 de septiembre de 2011

No ganen menos, sean más valiosos

Se acabó la fiesta. Los ayuntamientos nos han pagado lo suyo y lo de otros porque iban a  la casa de empeño del suelo urbanizable. Ese negocio quebró y ahora sólo les quedan plantillas mastodónticas, servicios caros que no se pueden escamotear como el de la limpieza y un margen demasiado modesto que ni se atreven a tocar: el de la recaudación. La quiebra –mal que les pese a los que creen en los derechos fundamentales– está servida. 
Queda entrener al pueblo con una subasta de rebajas de suelddo. La abrió el alcalde y sigue UPyD, para gran nerviosismo general. Pero más nos cundirá el ahorro si se ponen de acuerdo en tres cosas. 1. Que sus partidos conviertan en objetivo prioritario durante la siguiente legislatura que el Congreso refrende un modelo de financiación para las ciudades que sea, si no realista, al menos asumible. 2. Reformar la manera irresponsable que tiene cualquier municipio de gestionar a su propio personal, cuyos resultados no valen ni la mitad de lo que cuestan. 3. Definir cuál debe ser el sueldo de alcaldes y ediles según el tamaño/renta de sus ciudades, para no dejarlo al libre albedrío ni en tiempos de bonanza.
No hace falta que los políticos cobren poco. Basta con que se comporten a la altura de su sueldo. Es lo que hace falta ahora. 


lunes, 5 de septiembre de 2011

El paro os hará liberales... y la fritanga os hará alcalaínos

Ya he dicho alguna vez que cuando el centroderecha se autodenomina liberal sólo me los imagino jincando en grupo. Lo de emular a Montesquieu, John Locke, David Ricardo o John Stuart Mill queda desmentido desde el mismo momento que juran el cargo y repiten, con mejor gusto, los desatinos de amiguismo, fulanismo y demás espantajería representativa. Pasa lo mismo con la sedicente izquierda, dispuesta a proteger a los débiles siempre y cuando sus dogmas no salgan zaheridos en el innoble arte de convertir las aspiraciones de libro en realidades callejeras. 

Alcalá se está desvencijando porque ya tiene más locales en alquiler que tesoros platerescos. En los ochenta la inmigración interior iba a pasear a los nuevos barrios de chalés porque les recordaba a su pueblo. Ahora los que llegaron del este de Europa ponen los pies en polvorosa abandonando una ciudad que se parece más a la que dejaron atrás que a la que deben volver. Nos ha nevado encima la glasnost, la transparencia, que ha dejado entrever las miserias del sistema. El paisanaje, que blasfemaba contra la fea peseta pero llegó a soñar con multiplicarla, se ha quedado patidifuso como en aquel chiste ruso de dos moscovitas que se encuentran por la calle tras desaparecer la URSS. 

–¡Mijail! ¿Has visto? Todo lo que nos dijeron del comunismo era mentira.
–Sí. ¿Y sabes qué es lo peor? Que lo que nos contaron del capitalismo resulta que es verdad.

España tiene un cuerpo de parados tan abultado que sólo hace falta un Francisco Pizarro que se ponga al frente para conquistar algún subcontinente. Es una legión que no está famélica porque vive empotrada en casa de los padres o conjurando los meses con trabajos de sobaquini, currando por la izquierda, como dicen los rusos. 
En Alcalá ha habido una desamortización ejecutada por la maldita mano invisible del mercado de la que hablaba  Adam Smith: había que ponerle unos cascabeles para la próxima vez. Resultado: no hay donde caerse muerto. Los baretos tienen la misma esperanza de vida que los niños extremeños del siglo XIX. Me deprimen los carteles de se vende o se alquila, pero a lo que tengo miedo es al día en que alguien empiece a escribir sobre los mismos: "Sabía que no funcionaría". Será un arranque de humor negro como el de aquel genial epitafio de una tumba que rezaba: "¡Os dije que estaba enfermo!"
El PP se alimenta de parados y a los paisanos les da asco lo que votaron en 2008, suena a derrumbe de un imperio y sólo hace falta un corifeo que se levante y clame que la situación se ha degradado tanto que "ya no somos capaces de sufrir nuestros males pero tampoco de soportar sus remedios". Sancho Panza, en nuestro velatorio, hubiese dicho: "Yo tenía razón". Pero ni él sabe ya labrar la tierra. 

Bartolo y Javier antes cuestionarán la monarquía que el modelo de Ferias. Les tienen cogidos por los cataplines entre un lobby que cabe entero en la Isla del Colegio. Si no viene a cantarnos por la pati un discípulo de Paco Martínez Soria y se cierra el grifo a despendole subvencionado y bañado en licores puede ocurrir que se despierte el regidor de turno con una cabeza de caballo, o de cartel, cortada y sangrante oculta entre las sábanas. No hay salida, porque incluso el que esté en retirada querrá que herede alguno de sus bellos concejales, y es normal. Si la cosa se deja estar los problemas de la Feria serán culpa de la Feria, pero si se cambian las cosas... la discordia y los dolores de muelas impostados recaerán sobre el alcalde. Igual que con la peatonalización. Dejemos pues que el abuelo fume ocho paquetes y que la tos se lo vaya comiendo por los pies: peor que perderle sería aguantar sus protestas.
Hay barra libre pues. Puedes ir sin entrada a un concierto o pagar por el sarao sin acudir al mismo: bueno sería reservar a la fritanga una casilla en la factura del IBI, igual que Rouco tiene la suya en la de la Renta.  El mini-Faluya del Ferial tiene sucursal etílica en la plaza de la Juventud, y entre todos tienen al demonio dando golpes en el techo porque en el Purgatorio están que trinan con esta competencia desleal. Aquí es una ruina hasta vender pan, pero te regalan pasteles. 


sábado, 13 de agosto de 2011

Estamos mal, pero vamos bien

Dicen que hablar en inglés es fácil, pero lo difícil es que te entiendan. Hace unos días me topé en Londres con un aparejador español de 30 años despachando sandwiches al otro lado de la barra en la zona de Holborn. "Llevo dos semanas, y me quedo hasta que encuentre algo de lo mio", resumía con una mezcla de resignación y desafío en su rostro. De su solapa colgaba una chapa con un nombre: Federico. Lo 'suyo', como lo de mucha gente, está muy parado. La construcción, tan intensiva a la hora de contratar, es destructiva a la hora de despedir. Allá donde hubo solares sitiados por las grúas ahora hay bolsas de paro e inmigrantes en fuga. Curiosamente todavía no nos aclaramos, y con medianía castellana renegamos de esos otros sectores que casi no generan empleo: como si, no suficientemente escarmentados por la canción triste de la paleta y el cemento, añorásemos el lejano latifundio o el recién aparcado andamio. Y vuelta a empezar, porque los bancos son malos, la energía a sueldo del gobierno, el coche eléctrico una mariconada, los medios una basura, la ropa una explotación de la infancia de ultramar, la universidad una reliquia, la tele un insulto, la política una mafia y hay mucha gente pegándose por la misma plaza en las oposiciones. 

Si alguien hace dinero en el barrio arrugan el morro, si está en el paro arquean las cejas y asienten: el grito de 'árbol va' es una cantinela en nuestro bosque de almas tristes. Con empaque medieval, se mira hacia los validos de la partitocracia, el calvo y el de la barba, para ver quién fabricará más rápido esos ingenios filosofales que nos hacen falta: los puestos de trabajo. Y el uno y el otro se miden en justas de telediario como si el currele no lo creasen los que currelamos, como si se hiciese de una mezcla de confianza, prioridades, rezos, gasto público, mítines, subsecretarías, campañas publicitarias y todo ello sazonado de palabrería y fanfarria mitinera. Así, por un agujero, según entra el enésimo paquete de medidas en el horno y mientas se amasa el penúltimo plan contra la crisis, brotaría nuevecito un puesto de trabajo para el del noveno, otro para el del octavo, dos para los del séptimo, mientas del sexto para abajo calientan por la banda esperando a ver qué les toca. 

Su puta madre les va tocar, hablando en plata. Porque debemos la de Dios es Cristo, pero sobre todo porque prestar se ha convertido en la nueva piratería: sólo que los que navegan en barco ajeno son los asaltados, y los dueños de la cosa los asaltadores. Los mercados, como los dioses, andan agitados. Pero, igual que en Sodoma, los hombres empezaron por su cuenta cuando el mar todavía estaba en calma. 

Aunque todos aguantamos el mismo paisaje lunar y el mismo coro plañidero, no es lo mismo sentir el frío mientras sigues dando vueltas al circuito que soportarlo varado en una cuneta. La crisis no nos ha tocado igual a todos, muchos deseos se siguen concediendo, pero hay menos gente con la que brindar. Llega uno a casa con cara de superviviente y la casaca silbada por las balas, para que no se te pasen las ganas de pegar el pecho al suelo en la trinchera al día siguiente. 

A la hora de la cena suena un taladro de pontificaciones económicas y ve uno a los peces del acuario tomando nota, a las meninas de la postal asintiendo, al canario intentando meter baza. Este país entierra y desentierra a Marx toda las noches, lo acuesta con Adam Smith y los saca en procesión con el calvo de la lotería antes de que acaben las tertulias de la radio al abrirse la madrugada por esta meseta yerma. Somos una tierra de conejos, de leyendas, de valentía con los animales de cuadra y remilgos con el papel moneda. 

Dejo la lata de cocacola en el mostrador.

-Buena suerte, Federico.
-Normalmente me llamo Antonio, pero ésta era la chapa que había quedado libre.

Pues suerte a los dos. Al Antonio que busca su sitio bajo ese sol helado y al Federico que ha dejado la franquicia rumbo a "lo suyo" o por lo menos a un punto de engorde mejor. Un puestazo de esos que el tito Rubal o papá Mariano nos tejen por la noche para que con abracadabrante benevolencia la vida nos los regale y parezca que, como decía Menem, "estamos mal pero vamos bien". 

miércoles, 27 de julio de 2011

Palabra de miembro


Si al cabo de la vida ni matas ni te matan es porque te ha faltado tiempo sobre el planeta. Si no, al tiempo. Goytisolo cantó en Palabras para Julia lo poco que abultamos por dentro:
...Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno,
son como polvo, no son nada...
Pero cuando se juntan por países, se hermanan por razas, se intentan arracimar en géneros, se enrocan en castas, se apiñan en creencias... unos y otros valen más que otros y unos. Y así se inventan los pueblos elegidos, las naciones bendecidas y las perspectivas de género. A ésta última debemos la graciosa ley contra los malos tratos, que hace distingos en cuanto al sexo de víctima y verdugo, inventando un terrorismo machista donde sólo había crímenes individuales.
Pero la realidad termina por despedazar los subterfugios de los hombres y mujeres con mando en plaza con la misma violencia con la que anteayer Ángel Luis J.T., de 45 años, descerrajó seis tiros contra su ex novio Marcos H.H., de 28 años. Acto seguido, se disparó un tiro en la cabeza, con la misma sinrazón salvaje con la que muchos indeseables mandan a sus amadas al otro barrio minutos antes de embarcarse ellos también.
En caso de estar vivo debería caer sobre el asesino el más duro de los castigos, tenga colita o chichi, trenza o pelo-pincho, ovarios o testículos. Y la memoria de su víctima –lleve pantalones o falda, sea hombre, mujer o híbrido con gasolina y diesel– debiera ser resarcida en la medida de lo posible por el vil ataque.
Pero no. Se quiso dibujar una yihad de pililas contra las mujeres, que jamás han sido ni serán una piña porque los hombres tampoco lo somos. Somos todos animales despreciables y geniales, generosos y asesinos. Y de cintura para abajo no tenemos salvo lo que trajimos puesto. Si tuviese que definir al ser humano en una línea diría que somos de cuidado. Tal vez los animales también lo son, pero la verdad es que no tengo el gusto. Pero si no  metemos en el mismo saco los chuchos, algún miramiento deberíamos tener con nuestros semejantes.
Palabra de miembro.




martes, 26 de julio de 2011

“Ayudar a África es de justicia”

Julita.jpg

Hoy he entrevistado a Julita Campos, lideresa de Unicef en Alcalá. Está volcándose en la ayuda a Somalia, Kenia y Etiopía. 
Hay abierta una cuenta  cuenta en La Caixa de Vía Complutense: 2100 22 02 63 020015 94 33.


lunes, 25 de julio de 2011

La noche de los artistas vivientes

No sé si iré a las Ferias de este año: a lo mejor espero a que hagan la película. Será de artes marciales si las escenas se ruedan en el Recinto Ferial, o mejor dicho un western: la gente camina mirando a los lados y a partir de las cuatro de la mañana es mejor tener ensillado el caballo por si la cosa se pone fea. Será de terror si sólo nos quedamos con el cartel de conciertos. No porque asusten, pues eso va en gustos, pero sí porque repasando los nombres, parece que el concejal Isoldi tiene conjuros para resucitar a los muertos de los noventa: The Refrescos, Modestia Aparte, Arévalo... Qué pena que sus dotes de doctor Frankenstein no se hayan consagrado a traernos de vuelta a Kurt Kobain, eso sería caza mayor digna de una segunda parte de la novela de Mary Shelley. 
El alcalde y el concejal han vuelto a capear el temporal con sabiduría. Salieron los pitufos cabreados de debajo de las setas pidiendo que volviesen los fuegos artificiales: deseo concedido. Los grupos de postín, o eran muy caros o no se ponían al teléfono: me pregunto si esos dos subconjuntos llegaron a tocarse. Pero la mortadela que quedaba la han troceado en lonchas tan filas que me sale un artista de cada lustro. Y salvo a Pignoise o Ketama a todos les dio tiempo a tocar en el Un, dos, tres de Gómez Kemp o en el de Jordi Estadella. Cuidado en los conciertos gratis: un vocalista puede bajar y comerte el cerebro.

viernes, 22 de julio de 2011

Un regate legal para los rumanos

Parece irónico que un país que tanto ha recibido de la Unión Europea defienda que el continente marche a dos velocidades, pero eso es lo que se puede concluir del anuncio del Gobierno, que ha decidido reactivar la exigencia de permiso de trabajo a los rumanos. Aunque entraron en la Union Europea en 2007, estos ciudadanos de la UE deberán disponer de este permiso para ser contratados por cuenta ajena en nuestro país. La decisión del Ejecutivo parece pretender vincular el flujo de entrada de trabajadores a las necesidades del mercado laboral y evitar que prolifere la economía sumergida, aunque dada la preferencia de los rumanos por España es muy probable que precisamente encuentren hueco en los trabajos ilegales. Poco tranquliza que el Gobierno haya confirmado que la exigencia no tendrá efecto sobre los trabajadores de esa nacionalidad que ya forman parte del mercado laboral español, porque no queda claro que ocurrirá con los que hayan perdido su trabajo o puedan perderlo más adelante. ¿Pasarán a ser ilegales? 
Se trata de una medida injusta que penaliza a los rumanos por ser muchos –más de 10.000 en Alcalá– en lugar de buscar otras vías para agilizar el mercado laboral. Supone una deslealtad hacia un país con el que nos unen estrechos lazos comerciales y además una medida poco ortodoxa con los procedimientos de la UE, por mucho que el Gobierno asegure que no contraviene el tratado de libre circulación de personas. La propia Comisión Europea ha advertido ya de que España no puede introducir nuevas restricciones para la entrada de trabajadores de esta nacionalidad. Si les va a dejar entrar pero no les va a permitir trabajar legalmente ni por lo tanto cotizar, podemos concluir que el Gobierno prefiere quitarse un problema migratorio aunque engorde otros como la desigualdad y el trabajo que no suma recursos. Claro que si no son legales no podrán contar como parados en las estadísticas que tanto les preocupan, aunque la realidad seguirá existiendo. 
Es cierto que, como se ha comprobado en Alcalá, el mercado de trabajo no tiene ya nada que ver con el de 2007. La actitud del Gobierno había sido positiva al regular la situación de los trabajadores que la economía necesitaba, aunque aplicó hasta 2009 una injusta moratoria de dos años que ahora quiere desenterrar de una manera un tanto aparatosa. Para evitar más presión en el mercado laboral –el 30% de los rumanos que residen en nuestro país están en situación de desempleo– complicará la agrupación familiar, la situación de los que trabajan de manera discontinua y creará inmigrantes de primera y de segunda con este regate legal que no es de recibo. 

jueves, 21 de julio de 2011

Estos festejos no hacen falta

El Ayuntamiento ha presentado por fin su programación de Ferias, en la que muchos echarán en falta la presencia de grupos de renombre. La complicada situación presupuestaria del Ayuntamiento hace que las prioridades sean otras: antes de que acabe el año los proveedores esperan una agilización de los pagos, el servicio de limpieza es deficiente, quedan obras pendientes de hacer y no se sabe cuánto tiempo tendrá que mantener la tensión el municipio con una financiación bajo mínimos. Con estos ejemplos sobrela mesa lo que realmente hay que plantearse es si merece la pena hacer unas Ferias y Fiestas que nunca satisfacen a la mayoría y que, con sus amplios recortes y sus escasas renuncias, siguen siendo demasiado caras para un momento tan crítico como el actual. El mes pasado, al echar a andar la legislatura, el vicealcalde encargado de los recortes, Javier Bello, dijo que someterían todo gasto a un análisis sobre lo necesario que es y lo que aporta a la ciudad. ¿Qué se puede decir sobre unos festejos que están superados por el paso el tiempo y el la consolidación de cientos de planes de ocio accesibles en 40 kilómetros a la redonda?  
El Ayuntamiento ha hecho bien en meter tijera: no queda otra opción. Y así debería explicarse a cualquiera que lamente recortes puntuales que ya se han llevado a cabo otros años sin que la ciudad, cuya agenda de eventos va mucho más allá de las ferias, quedase huérfana de nada. Un ejemplo es el recorte en fuegos artificiales: el año pasado no los hubo y el Ayuntamiento debería haberse mantenido firme en su decisión para la edición de 2011. Toda ausencia será criticada por una parte, pero la escasez de recursos afecta a todos. 
También afecta a los que no irán a los conciertos, que pese a todo pagarán parte de su entrada. Precisamente porque serán gratuitos de cara a los asistentes, supondrán un coste para todos. Nada es gratis, y la función primordial del un ayuntamiento no es la de promotor musical. 
La iniciativa del alcalde de promover en las redes sociales el debate sobre el cartel de ferias es una idea genial. Debería suscitar una reflexión más profunda sobre qué modelo de festejos necesita la ciudad de cara al futuro y qué se puede hacer en la coyuntura actual de crisis. El difícil momento en que vivimos podría ser una oportunidad para que fuese la calle, junto con las peñas y los bares, la que celebrase las fiestas con el consiguiente control y apoyo por parte del Ayuntamiento. Es más urgente animar el centro y encontrar una aportación propia que entretener a la masa. La poda de gastos en fastos debería temer menos a las camarillas y confiar en la imaginación. Es hora de arriesgar.  

miércoles, 20 de julio de 2011

Un abrazo para el televisor

Si la televisión muriese, perderíamos un objeto al que gritar. Nadie entendería que despotricásemos contra el reloj por el despiadado paso del tiempo. Ni que regañásemos al teléfono por la injusta factura. Pero la tele recibe improperios por faltas mal pitadas, políticos sinvergüenzas, noticias infames y demás desastres de nuestra vida pública. Esta semana he visto veinte veces el vídeo de un hombre normal –un argentino llamado Facundo– lanzando improperios sin fin contra el televisor ante la derrota y descenso de categoría de River: "Hijo-de-mil-putas-boludo:me-cago-en-la-madre-que-te-recontramil-parió" no es más que uno de los espumarajos que dirige este hombre contra el aparato sin que se le caiga la pantalla de vergüenza. Veo a ese hombre y aunque no soy capaz de decir ni uno sólo de los jugadores del River, creo que su airada protesta podría aplicarse a cualquier telediario, a muchos programas, a algunas películas y a demasiadas series. 
En un escalafón superior se encuentra el ordenador, porque a él le confiamos nuestros recados y nos hace cortes de manga en forma de bucles sin fin. Recuerdo esa estadística en la que muchos reconocían haber agredido verbal y físicamente a su ordenador: soy uno de ellos. Las hostias que le he dado a él, y a un aparato de aire acondicionado ronroneante que me amargó el estudio aquel nefasto mes de agosto de 1994, no se las he dado ni se las daré a nadie en mi vida. El PC tampoco es tan despiadado, pero recibe una furia mal calibrada, sedimentada a través de años sometidos a esa religión humana tan valiosa que se basa en no hacer a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti. 
Los objetos tienen una vida incierta. Pero algunos de ellos son la vida misma: los sinsabores deportivos, los mensajes de amor, los reveses de la prisa, el extravío de algo que creíamos seguro... A fin de cuentas reciben tal cantidad de energía e interacción humana que el día menos pensado la tele o el ordenador se levantará de su sitio y vendrá hacia nosotros. No viviré lo suficiente para saber si será para darnos un mamporro o un abrazo, pero hago examen de conciencia y concluyo que prefiero no comprobarlo. Eso sí, Facundo ya es un hit del YouTube: lo ha visto casi más gente a él que al partido.


Una princesa sin ‘cara B’


xavier colás n alcalá
Ha ocurrido muchas veces: se bajan los Príncipes del coche y al otro lado de las vallas la gente grita “¡Letizia!”. Es una marca reconocida mundialmente, cada gesto suyo se vende a buen precio en el mercado de imágenes internacional y cualquier vestido puede ser noticia.  
En el Parador de la la calle Colegios de Alcalá se vio ayer cómo  los funcionarios de Casa Real tratan de darle a la proyección de la
Princesa su dimensión y orientación justa: ni más ni menos. “El control sobre lo que hacemos es mucho mayor que hace diez años”, cuenta un periodista que va camino de las dos décadas cubriendo informaciones de Casa Real. Ayer los fotógrafos no se podían mover de su sitio, y aún así la seguridad de Zarzuela insistió que que sólo retratasen a los príncipes cuando ya los tuviesen frente a ellos: nada de captar instantáneas de ellos hablando al otro lado del cristal o fotos de espaldas. “Con ella frecuencia sale o entra detrás del Príncipe”, así que  es más difícil hacerle una foto más allá de la oficial, se lamenta otro fotógrafo de prensa rosa. “Yo he tenido problemas con la gente que la acompaña por hacerle una foto de espaldas”, se queja otro habitual de los eventos de los Príncipes, pues todavía colea la polémica por aquella foto con Carla Bruni en la que ambas presumían de nalgas.
El Rey, que siempre ha tenido un trato muy próximo con todo el mundo, cada vez se muerde menos la lengua. Hace unos meses se quejó ante los periodistas que especulaban sobre su salud: “Quereis matarme y plantarme un pino en la tripa”, dijo antes las cámaras. Al parecer, hay más regañinas: “El año pasado se tropezó con una alfombra y casi se cae”, recuerda un reportero gráfico, “los fotógrafos disparamos en ese momento y el se volvió hacia nosotros”. “Hombre por favor... sois unos macarras” dicen que dijo el monarca.
Los eventos de Casa Real atraen cada vez a más periodistas, coinciden los profesionales. Y si se trata del Rey, interesa su salud más que el acto muchas veces. Y si son los Príncipes, “lo que más vende es Letizia”. Ayer los escoltas chistaron hasta a los redactores que se atrevieron fotografiar a la pareja con su teléfono móvil. Incluso en Alcalá, no hay más Príncipes que los oficiales. O al menos eso es lo que se intenta vender ante unas cámaras que son, pese a los disgustos, adictas a Letizia.  

viernes, 15 de julio de 2011

Miedo americano, esperanzas italianas

Nadie se atreve a contestar. ¿Puede EEUU parecerse a Grecia? Entre medias está España, Portugal... Pero la palabra maldita es Grecia. La agencia de calificiación de riesgos Standard & Poor's advirtió el jueves que existe una entre dos posibilidades de que podría rebajar la calificación crediticia AAA de Estados Unidos, si no se logra un pronto acuerdo en elevar el techo de la deuda del Gobierno. Incluso si se logra un acuerdo para aumentar el límite de la deuda, aún podría recortar la calificación si no estuviera convencida de que el pacto estabilizaría las dinámicas de deuda del país a mediano plazo. Como siempre he sido un antipatriota, me da la sensación de que las líneas anteriores hacen felices a los republicanos. Otra cosa es que en público funzan el ceño. 

Mientras, la Comisión Europea ha confirmado que facilitará el desembolso de los fondos europeos correspondientes a Grecia, al reducir un 6% el porcentaje de cofinanciación que exige a los estados miembros para recibir el dinero de este tipo de programas. Esto es casi una luz verde para abrazar la luz al final del túnel. Pero mientras unos frentes amagan con cerrarse, otros parecen abrirse. 

Italia ha vivido una semana de infarto. Esta semana ha emprendido medidas como la reintroducción del copago sanitario y recortes en los beneficios fiscales de las familias, supone 32.000 millones más de lo previsto inicialmente. ¿COpago? Sí, han leído bien. Los italianos tendrán que abonar 10 euros para visitas con médicos especialistas y 25 euros por los servicios de urgencias que no requieran ingreso hospitalario. Lo que no la sabido hacer EEUU, no ha querido hacer España y no ha podido hacer Grecia lo han logrado los italianos: tanto Gobierno como oposición se pusieran de acuerdo para acelerar la tramitación parlamentaria del plan de austeridad, para que los mercados abrieran ya la semana que viene con las medidas aprobadas y se pudiera así poner freno a la escalada en la prima de riesgo de la deuda italiana. Luego diremos que si el sistema político allí... Italia ha pasado una mala semana, pero no nos esperan meses mejores. 

Sobrio apunte sobre los borrachos

El ser humano ha bebido en la calle siempre, pero ahora el votante lo quiere todo barato, silencioso y lejos si es posible. El legislador dibuja normas que no casan con los usos sociales, la policía no puede con tantos ratones adolescentes bailando en cuanto el gato se va cazar a otro lado. La maquinaria de multas sufre el estreñimiento de cualquier sistema garantista: tanto los homicidios como la basura a deshoras hay que documentarlos bien y no siempre el viaje justifica las alforjas. 
Mientras discutimos si son galgos o podencos surgen ideas provocadoras: ley seca o botellódromo municipal. Lo segundo sería como una central nuclear en pequeñito, con toda la valentía que ello implica. Si nos hace falta energía y nos sobra testosterona etílica habrá que poner un reactor nuclear en algún lado y en otros un corralito para que la muchachada se atufe a licores y puedan restregarse los unos con las otras. El problema es quién le pone el cascabel a ese gato, qué político esconde el palo de la sanción y abre un hueco para que la borrachera tenga algo de orden y límite. Corre el riesgo de que le culpen de los comas etílicos, de malversar un dinero que debería ser para limpiar santos, de elegir un mal sitio. Y sobre todo se expone a que el botellón no haga caso y siga la llamada de lo salvaje, ensuciando lo de todos lejos del borrachódromo. Pero sin arrojo seguiremos igual. 

jueves, 14 de julio de 2011

El PP dice que los profesores trabajarán lo que dice la ley

El portavoz socialista en la Asamblea de Madrid y secretario general del PSM, Tomás Gómez, aprovechó su presencia en Alcalá para criticar la política educativa de Esperanza Aguirre y reclamar para la ciudad complutense dos colegios y un instituto nuevos. Durante la rueda de prensa posterior a su reunión con el Grupo Municipal Socialista, Gómez denunció que el Ejecutivo madrileño va a reducir "3.000 docentes en Primaria y Secundaria". Una decisión que, en su opinión, no tiene ningún sentido, ya que el número de alumnos se ha incrementado en la Comunidad de Madrid en un 3,2%, más que la media española (2%). Desde Madrid el portavoz del gobierno de Aguirre, Ignacio González, recordó que "sólo estamos cumpliendo la ley, que establece que los docentres trabajen entre 18 y 21 horas". González recordó que ellos han establecido 20, con lo que ni han cambiado las condiciones ni han apurado al máximo el ajuste. 
El líder del PSM, que recordó que Aguirre y el PP prometieron que ésta iba a ser la legislatura de la "excelencia educativa", aseguró que el recorte en el número de profesores "pone en riesgo parte de la calidad educativa, pues aumentará el número de estudiantes por aula en asignaturas troncales como Matemáticas y Lengua". Además, avanzó que habrá "falta de profesores de guardia para los recreos y problemas organizativos en los propios centros educativos, pues los docentes tendrán que dedicar el 100% de su tiempo a dar clases". Desde el gobierno González garantizó que habrá los recursos necesarios para poder enfrentar el curso con normalidad. 
"Se trata de un recorte brutal", afirmó Gómez, que declaró que "la señora Aguirre tienen que entender que invertir en Educación no es caro. Lo caro es no invertir".
En este sentido, el líder de la oposición regional volvió a reclamar a la Comunidad de Madrid  la construcción en Alcalá de dos nuevos centros de Primaria (uno en la Garena y otro en Espartales Norte), así como un nuevo instituto de Educación Secundaria en el barrio de la Garena.

Gómez abre oficina en Alcalá pero rechaza votar por zonas

El PP no puede cambiar el sistema de voto en la región hacia uno más próximo a los ciudadanos con voto por zonas sin el apoyo del PSM y su líder no parece querer dar su brazo a torcer. Y eso que el flamante candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, se muestra partidario de  un sistema parecido al voto por comarcas, que daría a los territorios más visibilidad y menos a las capitales. 
Si en esta nueva etapa hubiese acuerdo con el PSM el PP está dispuesto a acometer esa reforma sin esperar a embarcar a otros partidos como IU o UPyD. El PP viene solicitando desde hace dos años la creación de circunscripciones electorales para que exista más cercanía entre políticos y ciudadanos. Como recordó el portavoz del gobierno de Aguirre, Ignacio González, ahora Rubalcaba "coge la bandera" que defendieron los "populares" y también se suma a ese modelo. Pero desde el PSM, su líder, Tomás Gómez, volvió a rechazar ayer la propuesta de circunscripciones electorales formulada por Esperanza Aguirre. "En Madrid hoy, sin circunscripciones, el sistema es proporcional y justo, porque vale lo mismo el voto de cualquier madrileño", aseguró Gómez, que se manifestó "rotundamente en contra" de que el voto de un ciudadano madrileño "valga menos que el de otro. Yo soy partidario de que voten los ciudadanos y no las hectáreas".
Pese a esta negativa, el secretario general de los socialistas madrileños anunció ayer una medida que, en la práctica, supondría la misma relación entre electores y elegidos en un sistema de circunscripciones: la apertura "en todos los municipios" de oficinas parlamentarias del Grupo Municipal Socialista.
"Habrá un diputado socialista de la Asamblea de Madrid adscrito a cada territorio. Estos dedicarán varios días a la semana a atender a los vecinos que así lo soliciten, de forma que ya no será necesario que un ciudadano tenga que llegar hasta el Parlamento", explicó Gómez, que precisó que esta iniciativa se llevará a cabo de la mano de los grupos municipales.
González, por su parte, recordó que al PP le gustaría que las modificaciones de la ley electoral, como sería este caso, se hicieran "con el mayor grado de consenso posible" pues el Estatuto de Autonomía exige una "mayoría cualificada" para sacarlas adelante, por lo que ha advertido de que "nadie puede poner bloqueos". "Lo mejor es enemigo de lo bueno", dijo en reación a que lo ideal sería contar con todos pero no haría falta.

miércoles, 13 de julio de 2011

Matador de toros y personas

1236691319_0.jpg

Envueltos en el lodazal del paro y la desafección política, los tópicos españoles han salido deformados del callejón del Gato. La Pantoja, la tonadillera que antaño enseñó a España a sufrir, ha fichado por el vociferio de la tele: harta de servir de carnaza, habrá pensado que es momento de trinchar un poco el pavo en los basureros televisivos, donde no hace daño el top manta. Jesulín, el torero que en su época creó princesas de barrio pollazo-va-pollazo-viene, ha sido retratado a la salida de los juzgados con su actual esposa, que se ha cortado la coleta en el mundo del pillaje demasiado tarde: justo después de que la trincaran. Pero nos queda otro mejor para completar el triunvirato de la espantajería: Ortega Cano, el torero que harto de matar toros se carga a conductores con el coche. Tanto animalico muerto para que su faena más importante como matador concierna a otro pobre ser vivo de dos patas que tuvo la mala suerte de cruzarse con él.  
Les resumo la faena: estuvo suelto con la suerte del alcohol, algo más corto con la cena, y le dio varios naturales al volante por los que recibió la autoridad algún aviso del respetable. En el descabello, como iba borracho, se condujo demasiado deprisa y acabó chocándose y matando a un conductor, de nombre  Carlos Parra, no se sabe de cuantos kilos de peso y ajeno a cualquier ganadería. Resultado: 100 telediarios, dos orejas y el rabo entre las piernas. Y salida por la puerta grande del hospital: "Éste ha sido el toro más difícil de mi vida" dijo el torero ante la masa que lo aclamaba. Me imagino que se referiría a la difícil faena que tiene por delante con la recuperación, aunque la faena real se la ha hecho al pobre hombre que conducía en carril contrario. Todavía querrá que le pidamos que vuelva a los ruedos... y a las carreteras.
Nunca he sido fan de los toros, pero casi prefiero que los toreros se ceben con ellos. Está visto que, maten bichos o personas, el pueblo les seguirá igual. Se puede matar queriendo o sin querer. Pero que me maten y luego digan "va por ustedes" me parece demasiado. Lo que nos queda por ver...



Antonio Carmona, estrella de los conciertos de Ferias

antoniocarmona.jpg

El concierto de Antonio Carmona será uno de los platos fuertes de las Fiestas y Ferias de Alcalá de 2011. Todavía no se sabe la fecha exacta de la actuación.

El alcalde dio una pista en twitter pero la exclusiva se debe a Fernando Escudero

Puedes leer lo esencial aquí 

miércoles, 6 de julio de 2011

“Damas y caballeros: disculpen si les llamo damas y caballeros, pero es que no los conozco muy bien."

Dicen que en una farola había un cartel que decía: "Se busca compañero de piso que no vea Telecinco". Si hay una telebasura que nos molesta, ésa es la de los demás. Son las fiestas de los otros las que son a deshoras, las opiniones de los demás las que están manipuladas. El infierno está en la tercera persona del plural, o del singular. El ser humano lo aguanta todo, pero para ser feliz no le basta cualquier cosa. Ahora internet nos echa una mano para ser infieles: una empresa colgó un cartel en la Gran Vía con las fotos del Rey, Clinton y el príncipe Charles. Los ponía como ejemplo de burladores con poco tino para burlar, a los que les hubiese ido menor con los servicios de una agencia. El caso es tener al lado a la persona apropiada, aunque sea para hacer cosas inapropiadas, buscarnos la ruina pero a nuestra manera. Dentro de nosotros hay un lío de almas emponzoñadas, pero también un salvaje deseo de ser libre, de no aguantar el zumbido de los demás. Por eso rompemos barreras, muchas veces corriendo en el sentido equivocado. 
En el corazón tenemos el botón del I Love You, pero hay otro más pequeñito en el que está escrito Basta Ya. Si lo accionamos en el curro podemos hacer una barbaridad y si nos sucede en casa a lo mejor nos quitan a los churumbeles y la mitad de la nómina. 
Por eso no me creo otra moralidad que la propia, y ni tan siquiera ésa porque la memoria es débil y engañosa. Cuando se sube al púlpito el exégeta de turno me lo imagino trincando pasta –aunque sea en sueños– o amarrado en paños menores a la pata de la cama. La exigencia de un expediente limpio de borrones es un desvarío de nuestra sociedad. Así sólo logramos encumbrar al traidor profesional y refinado en detrimento del pobre diablo pecador. A quien no se le ve el plumero es porque un chofer le aparca la escoba

.  atasco.jpg

Recuerden al genial Groucho Marx: "Damas y caballeros: disculpen si les llamo damas y caballeros, pero es que no los conozco muy bien."



lunes, 4 de julio de 2011

"De pequeño quería ser bombero"

Xavier Batiste es un soñador que un día decidió dejar de trabajar como ingeniero. Dejó Alcalá, volvió a Barcelona y con ayuda de su hermano creó un juguete educativo que lleva el 3D al terreno de los puzzles. Cuando se siente inspirado se pone a escribir y cuando no lo está trata de escapar de poco educativo hábito de ver la tele.
Trabajar con juguetes. ¿Es un sueño de la infancia?
De pequeño quería ser bombero. Cuando me dijeron que al sonar una campana había que vestirse y bajar por una farola entré en una crisis vocacional… la idea de Modulmax llegó muchos años después.
¿Por qué es tan difícil despegar a los niños de la pantalla?
Porque se están quietos y eso a los padres les va bien. Si los adultos se enganchan a las noticias, los culebrones o la telebasura, los niños no van a ser menos. La diferencia es que a un adulto nadie le prohíbe ver la tele. Sería bueno predicar con el ejemplo.
Usted era un ingeniero sin demasiadas preocupaciones que vivía en el centro de Alcalá ¿Qué le movió a volver a Barcelona para crear juguetes?
Cuando volví no sabía que quería hacer. Me tomé un año sabático durante el cual surgió la idea de negocio. Alguna gente me dijo ¿ya estás convencido de que quieres montar un negocio con lo difícil que es? pero hay cosas que si las piensas demasiado no las haces. Así que no les hice caso.
¿Por qué cuesta tanto montar una empresa en España?
Supongo que hay más cultura de querer ser funcionario que de poner un negocio. Quizá esto cambie con el tiempo.
¿Ha pensado en seguir adelante montando cosas?
Hace años que me peleo con una novela. Después de escribirla y reescribirla ahora la estoy reconstruyendo. Otra cosa que tengo pendiente es hacer alguna mega construcción con Modulmax, pero requiere mucho tiempo.
¿Cómo imagina los juguetes dentro de 100 años?
Puede que haya juguetes que jueguen solos y el niño sólo tenga que mirarlos [risas]. El otro día jugué con un comecocos de los años 80 que mis padres tenían guardados y me encantó. Supongo que el juguete tradicional o educativo seguirá existiendo, y espero que Modulmax también.
¿Modulmax es como un Lego?
Mucha gente nos dice esto. Se parece en que ambos son un juego de construcción, está basado en un único modelo de pieza, que permite hacer más de 100 figuras diferentes con sólo 18 piezas. Pero las piezas de Modulmax se pueden unir por todos sus lados y permite hacer esferas, poliedros y todo tipo de construcciones y monigotes. Cada pieza es un elemento constructivo más avanzado que un ladrillo.
¿Cómo se le ocurrió esa idea?
Hace unos 15 años mi hermano Oriol, creador de Modulmax, ideó un juego magnético que no llegó a comercializar. Años después juegos como Geomag y Supermag dieron el pelotazo. Así que se debió quedar con la mosca detrás de la oreja. Hacia el 2008 encargó un prototipo de otra pieza que había ideado, y ahí empezó todo.
¿Y ahora ya están montados en el dolar?
Pues no. De momento Modulmax se vende en España. Como no es un producto de tele, el juego aún tiene que hacer su recorrido antes de llegar a todo el mundo.
He visto el juguete, y no dan muchas pistas sobre cómo jugar...
Damos unos principios básicos y la mayoría de figuras se presentan con una única imagen. Es una fórmula mucho más estimulante, emplea el método de prueba y error, y favorece la atención y la concentración. También se puede jugar sin instrucciones y que cada uno haga lo que quiera. En los talleres que hacemos hemos observado que incluso los niños de tres años pueden jugar con el Modulmax. Tenemos modelos de hasta 200 o 400 piezas para ludotecas y escuelas. Aquí en Alcalá  se puede comprar en Maquetas González, y dentro de poco Modulmax estará en El Corte Inglés con una caja especial dentro de su marca de juguetes educativos Eduland.

viernes, 1 de julio de 2011

Amargura

Estos días nos han salido unas rastas en el corazón. He visto a  abuelos mezclarse con las jóvenes generaciones de una manera que sólo programas de la tele como Mira quien baila habían conseguido. Los protestones copan los telediarios y pueden ser al final los que entierren la Guerra Civil: la izquierda no quiere salvar al PSOE y la derecha renuncia a salvar al Rey. Entre monarquía y república, laicismo o religión, se abre una bandera nueva: #hastaloscojones. 
Esta revolución no tiene harapientos pero hay a puñados gente que tiene casi por escrito que el futuro no existe. Están hartos de despedirse en los portales con treinta años, es tiempo de consumar a gusto y yacer en la misma cama. No hay trabajo, las becas son todavía la vergüenza de Europa y la vida va pasando en naderías aliñadas por la telerralidad y los sueños del balompié. Todo lo que va bien les va a unos pocos: a once jugadores, a cuatro zurullos televisivos que se reparten el share, a una casta política inalcanzable que siempre encuentra pasta para poner en marcha sus planes.
Pero mientras tanto se ha recortado a los viejos, los revisores han vuelto a los trenes para denunciar al que se salta el torno aunque sea sólo por la prisa y esta semana pusieron una multa a una discapacitada visual con bastón y todo por no haber encontrado máquina para cancelar el abono en Chamartín. Las oposiciones que organiza el Ayuntamiento de Alcalá hubiesen provocado diarrea a los peores dictadores africanos. Y la administración crea logotipos para las ayudas a emprendedores para luego orinar sobre la calavera de los pequeños empresarios, que trabajan para el municipio y echan el cierre al negocio sin haber cobrado. Encima, si no pagan el IBI les echarán los perros.
Y el sucesor de ZP ha sido tan bueno con los acampados que no les ha dado con la porra: les ha metido su dedazo por el ano a los que pedían democracia real. El año que viene elegiremos entre los triunfadores de los golpes de estado de cada partido.
El poder ha vaciado sus orinales en las tragaderas de la gente, y ahora le sabe amargo el escupitajo que le devuelven. 

“El ser humano es una plaga”

Juan López de Uralde es un grandullón ecologista, curtido en batallas verdes con Greenpeace que quiere emular el duelo contra Goliat con el que ha abierto brecha Rosa Díez y su UPyD. Su alternativa se llama Equo, una propuesta para emprender el "ecologismo político" que no se ha sabido hacer desde dentro de los partidos tradicionales. Antes le queda una piedra en el camino: la semana pasada arrancó en Copenhague del juicio por el célebre incidente de López de Uralde, que irrumpió en la cena de gala de la XV Cumbre del Clima. Dio con sus huesos en la cárcel, pero no se arrepiente de nada. "Si hoy volviese a ese momento haría lo mismo, porque cuando estás en una organzación  tienes que afrontar tu responsabilidad, y la mia era hacer un intento desesperado de cambiar el rumbo de aquella cumbre. El martes tuve oportunidad de entrevistarlo para Diario de Alcalá y ElDigitaldeMadrid.es

Puedes leer la entrevista aquí


miércoles, 22 de junio de 2011

Mono-hombre en París

bitte-im-sitzen-pinkeln.jpg?Expires=1309816800&Signature=XyeJiQNWv~V1FFspUuMG8f0ZxtyynIGubDzvqdmoGtrw17NNZILdJSw79KGcYYlMF17UuFSUZN6q3zbADoAB-r-5ZgJtZ~MkKsUvBERIoYMmxrESo2N~bjVeu1JACqGSQ5JxSKWNMnwkk4i0y5bDe7~Sagc4JlbwP4jYoo3dl9Y_&Key-Pair-Id=APKAJYN3LZI5CG46B7AA&Policy=eyJTdGF0ZW1lbnQiOlt7IlJlc291cmNlIjoiaHR0cDovL2QzZHM0b3k3ZzF3cnFxLmNsb3VkZnJvbnQubmV0L2ljaGtvbW1lL215ZmlsZXMvYml0dGUtaW0tc2l0emVuLXBpbmtlbG4uanBnIiwiQ29uZGl0aW9uIjp7IkRhdGVMZXNzVGhhbiI6eyJBV1M6RXBvY2hUaW1lIjoxMzA5ODE2ODAwfX19XX0_

Hace un par de días una masa enardecida impidió detener a una chavalita en Bayona (Francia). Contra ella pesaba una  euroorden planteada por España para entregar a esta destacada dirigente de Batasuna en Francia. Allí esta formación política es legal, pero el delito que se le imputa es pertenencia a banda terrorista. Tal vez no hayas accionado jamás la palanca de la cámara de gas, pero el hecho de estar en el organigrama de las SS digamos que justifica que acompañes a la policía para que te hagan unas preguntitas. 
Unos indignados, como no, se indignaron: se sienten oprimidos por las leyes, por la policía, por los políticos, por las normas y hasta por la ropa interior. Pero además de enfadarse, obstruyeron por la fuerza la acción dictada por la justicia francesa, que les debe parecer tan fascista como la española. ¿Cómo nos van a representar si se llevan a una de las nuestras? Si en lugar de formar parte de una organización que colabora con el terrorismo fuese una aliada de redes de pedofilia, los indignados le hubiesen dado la espalda. Hay delitos fetén y otros que son sencillamente asquerosos, ahí les daremos la razón todos. 
También los pitecántropos de la bandera se han rasgado las vestiduras porque los manifestantes gritan su indignación en castellano: Carod Rovira, ya en dique seco, se lamentaba de escuchar proclamas libertarias en castellano por las calles de Barcelona: "Tienen todo el derecho del mundo a indignarse. Pero si quieren hacerlo como españoles, que se manifiesten, se meen, pinten, chillen en su país". Y es que Rovira se quejaba, y con razón, de la meada colectiva que habían sufrido las Ramblas. Claro  que de sus palabras parece desprenderse que hubiese visto con mejores ojos la cosa si hubiesen gritado y orinado en catalán, con un chorro cuatribarrado. A usted, que no es un hombre de mundo como Carod, le parecerá imposible defecar en un idioma concreto. Son cosas que sólo sabe hacer el mono-hombre en París, o en Bayona. Pobres gendarmes franceses. 

martes, 21 de junio de 2011

Darwin contra todos

Cuentan que ocurrió en un consejo de ministros de José María Aznar. Celia Villalobos, titular de Sanidad, hizo una encendida defensa del gasto sanitario. Al acabar su intervención, recibió la adhesión de varios compañeros ministros, que la apoyaron en su reclamación de mayores fondos para su negociado. Entonces, tomó la palabra el vicepresidente Rodrigo Rato, y con las gafas a la altura de la punta de la nariz recordó a los titulares de cada uno de los departamentos tres cosas: que el presupuesto aprobado por ellos era ése y no otro, que los impuestos eran los votados hace meses sin que nadie hubiese objetado entonces y que si alguno creía prioritario aumentar más el gasto en Sanidad estaba esperando su propuesta con la equivalente quita a su departamento. Sobra decir que el presupuesto de Sanidad no se movió un decimal aquel viernes en Moncloa.    
Los ayuntamientos han tardado años, pero se encuentran por fin en ese punto del recorrido: con las gafas deslizadas hasta la punta de la nariz y mirando con cierta distancia cosas que antes parecían inmutables: las nueve tenencias de alcaldía para sustituir a un alcalde, sueldo fijo de por vida para toda la prole funcionarial, presupuesto elástico y mantenimiento de usos y modos del siglo XIX en la gestión y atención al público. Las matemáticas y el hartazgo de la gente han puesto a los políticos ante el espejo de la realidad. Ni más ni menos que lo que hace una familia cuando ingresa menos dinero: recortar gasto no esencial. La medida no es de izquierdas ni de derechas, es más vieja todavía que la democracia, y probablemente anterior a la idea del bien y el mal. 
En otros ámbitos de la existencia, es la selección natural formulada por Charles Darwin la que moldea los organismos. Sobreviven y se reproducen los seres vivos mejor dotados, los más rápidos y los más sanos. En el mundo de los negocios se intenta imitar este modelo, aunque con más abuso y menos igualdad de condiciones. Y en el sector público no hemos visto jamás cerrar a un ayuntamiento, a una universidad o a una empresa estatal: la lentitud no se paga en las urnas, las cuentas insanas se ven empeoradas por los siguientes en tomar el poder y siempre los únicos damnificados por la deuda son los que vienen en la siguiente generación. 
El pago por objetivos es una apuesta ambiciosa en un ámbito como el público, en el cual el despido es un imposible y la sanción algo inhabitual. Pero el teniente de alcalde Javier Bello ha enfocado bien el asunto al destacar que se trata también de premiar a quien hace bien su trabajo. La rendición de cuentas y el premio al que destaca tienen mala fama en España y en otros países de arraigada cultura católica, y es de esperar que choque con el trancredismo sindical de ver cada recompensa o cada puesto como un milagro en la noche o un derecho arrebatado a un mundo oscuro preñado de maldad desde Adán y Eva. 
Lo que está haciendo, o mejor dicho lo que dice que va a hacer, el Ayuntamiento de Alcalá no es más que lo que hace falta para evitar una quiebra técnica, un alza fiscal o un recorte en servicios a la comunidad: más con menos y pensando siempre a medio plazo. La fórmula no es nueva: la vienen aplicando empresas, empeñadas en su supervivencia desde el principio, durante décadas. El dinero que se ahorra con el recorte en cargos no supone el grueso del presupuesto, pero la repetición de ese gasto a lo largo de los años sí da una cifra sonrojante con la que se pueden pagar cosas más necesarias. El nuevo modelo de retribución tendrá que superar un escollo llamado convenio colectivo, que resume una miriada de privilegios demasiado onerosos para una ciudad que se encuentra en una encrucijada tan negra. No se trata de recortar derechos, sino de aplicar un sano instinto de supervivencia a una maquinaria pública que nos conviene que siga existiendo. La figura municipal, que es la gran maltratada en España, es precisamente la primera en ser cuestionada ahora: desde diversos ámbitos se propone fusionar ayuntamientos pequeños para hacerlos más eficaces, y en los últimos años se ha propuesto varias veces privar a los alcaldes de determinadas facultades demasiado tentadoras como la ordenación urbanística. Poder elegir voto a voto al señor que  ordena el tráfico, traza los barrios y atiende las quejas es un lujo democrático que deberíamos cuidar. Y proteger algo, al contrario de lo que piensan los creacionistas sociales, no consiste en dejarlo como está. 
Estas dos visiones que se contraponen siempre sobre asuntos como los funcionarios, el presupuesto, el gasto y los servicios públicos tienen un gran parecido con la polémica que enfrenta a la obra de Darwin por un lado y a la respuesta de los creacionistas –que creen en el diseño divino– por otro. La cuestión es si nos damos cuenta de que las sociedades avanzadas hemos llegado a los actuales niveles de comodidad, justicia y progreso a través de inciertas y ásperas reformas o si creemos por el contrario que es el caprichoso dedo de Dios o de la Historia el que dicta la malandanza de los territorios. El dilema es si creemos que nuestras garantías, derechos y ayudas son inmutables y están amparadas por una fuerza superior contra la cual el mal no podrá jamás o si por el contrario nos damos cuenta de que los servicios públicos no son sino una convención humana que puede degradarse y morir, una creación que lleva sólo unos minutos funcionando en la escala de tiempo de la historia. O, dejando a un lado el tono grandilocuente, si alguien va a dar el paso desde la política para reformar aquello que gestiona –las instituciones y los servicios públicos– aunque sea con riesgo de equivocarse y recibiendo las críticas de los que creen, como lo hacía la ex ministra Carmen Calvo, que el dinero público no es de nadie, por lo que todo lo sustentado por ese flujo inagotable es un vergel que jamás debería ser tocado por el ser humano salvo para ampliarlo. 
No temamos ofender a Dios. 

viernes, 17 de junio de 2011

Si matan al banquero el crédito también morirá

Los desahucios son la muerte civil del ciudadano. Cuando eso sucede, no le queda al individuo nada con lo que corroborar que el sistema funciona y que él forma parte de él. Estos días se han detenido varios de estos procesos, feísimos y por cierto muy costosos también para la Administración y para el dueño de la casa cuando se trata de un alquiler. Se han puesto sobre la mesa todo tipo de soluciones, incluyendo la dación en pago: no tengo dinero, así que te quedas con lo que me compré con la suma que me prestaste. Explicado de una manera más técnica, una dación en pago es una figura jurídica consistente en que un deudor ofrece a su acreedor una prestación distinta de la inicialmente pactada, aceptándola éste último y quedando así pagada la deuda. Hace poco leí que los italianos tienen una fórmula para denominar a esta figura: prestazione in luogo dell'ademplimento. Se traduce, y copio literal, como "prestación en lugar del cumplimiento". No suena mal, habrá que ver si el banco, tras estudiar cada caso para ver si la operación a él también le beneficia, da el paso. Éste es un punto clave, pues la patada en la puerta y el desahucio no son los principales problemas de los propietarios, aunque sí los más agudos... 

En España hay mucha gente que no logra acceder a una hipoteca. Los bancos son dueños de prestar o no su dinero, pero ahora exigen tantísimo a los que aspiran a independizarse que muchos no llegan. Como hay menos liquidez, hay más miramientos a la hora de fiarse. Como decía el chiste: para pedir un préstamo has de demostrar que no lo necesitas. Pero además las reservas y los beneficios han caído en muchos ámbitos, por lo que el margen ha de subir.  

En un clima de indignación general es fácil caer en la tentación de proponer condiciones leoninas para tanto banquero aprovechado. Pero si se les fuerza a aceptar cualquier cosa a cambio del dinero que prestaron puede encarecerse el crédito y cerrarse el grifo. Y ese cuello de botella sí que afecta a una gran mayoría. De él depende también el empleo, y con él el mantenimiento de la protección. 

miércoles, 15 de junio de 2011

Hacienda puede ser para Viñuelas y Medio Ambiente busca dueño

Al mostrar sus primeras cartas, el alcalde ha puesto bajo los focos cuatro nombres claves en torno a los cuales pivotará la acción de gobierno durante los próximos cuatro años: los nuevos tenientes de alcalde Javier Bello, Jesús Domínguez, Gustavo Severien y Marcelo Isoldi. Bello, el único edil del PP que no estaba en la anterior legislatura, no tendrá todo el poder pero será el primer teniente de alcalde. Y se apunta su próximo nombramiento como concejal de Turismo, un departamento que aporta más visibilidad que desgaste político. Jesús Domínguez es casi seguro concejal de Urbanismo tras la salida de Luis Fuentes. Pero queda por repartir una patata caliente que está en el aire al no repetir Gonzalo Garrido: el área de Hacienda. Marta Viñuelas, la nueva portavoz del PP en el pleno, es el nombre que suena con más fuerza. Despojada del buque insignia de Turismo, le tocaría bregar con la lista de proveedores a los que se les debe dinero y ayudar a cuadrar unas cuentas asfixiadas por el bajón en la recaudación y la cicatería en las transferencias estatales.
Quedan todavía cabos sueltos de cara al jueves, que es cuando se conocerán los integrantes del Gobierno municipal. El alcalde podría recular y convertir al recién llegado Javier Bello en el guardián de la caja, aprovechando la experiencia acumulada en el departamento de recursos humanos del BBVA, aunque nada impide que la impronta de Bello pueda aplicarse directamente desde su puesto de vicealcalde sin asumir él Hacienda. Podría incluso sumar la competencia de Personal, también en manos de Viñuelas durante la pasada legislatura y un arma de doble filo en un escenario en el que el Ayuntamiento necesita cuadrarse ante los sindicatos para poner coto al anacrónico gasto corriente. Pero el mutismo del alcalde en este sentido es absoluto así que el botón que acciona el pago de las nóminas no tiene dueño.
Otra duda que no ha sido despejada es qué pasará con Medio Ambiente. El leal Jesús Domínguez ha sido el guardián de lo verde desde que Bartolo recuperó el control del Ayuntamiento tras el tripartito de Peinado. Si asume Urbanismo, Medio Ambiente podría ir a parar a Marcelo Isoldi. El estreno del edil de Deportes y Festejos como cuarto Teniente de Alcalde justo en un momento en el que las tenencias de alcaldía pasan de nueve a cuatro ha dejado a muchos en el Ayuntamiento esperando ver a Isoldi con cometidos más graves. Podría tener Medio Ambiente, precisamente ahora que el cambio político en Castilla La Mancha dibuja un escenario un poco más fácil en la guerra abierta por el agua del Sorbe. Pero, aunque en el Ayuntamiento algunos dan por hecho que el departamento cambiará de manos, no sería impensable que Domínguez mantuviese ese cometido. Algo parecido iba a ocurrir en 2007, cuando tras ganar las elecciones el alcalde desgajó Vivienda de los cometidos de Luis Fuentes para sumársela al edil de Medio Ambiente. El enfado de Fuentes fue de los gordos, y se plantó ante el alcalde amenazando con enquistarse en el grupo de concejales sin hacerse con ninguna competencia. El alcalde reculó entonces y Domínguez supo morderse la lengua. Ahora podría tener un premio, pero las cosas han cambiado mucho y habrá que ver en qué consiste el regalo.
Por otro lado, fuentes del Grupo Municipal Socialista confirmaron a Diario de Alcalá que Javier Rodríguez ya está trabajando desde el lunes pasado en el reparto de áreas de sus ediles. Sin embargo, no cerrará la distribución de competencias hasta no conocer al completo la estructura del Ejecutivo local de Bartolomé González. De momento sólo saben que Gustavo Severien ya no será su azote en el pleno. Habrán de acostumbrarse a las maneras escuetas y directas de Viñuelas. Todos miran al alcalde ahora.

Cómo sacar a los diputados del despacho

De aprobarse durante esta nueva legislatura, como es el objetivo de la presidenta Esperanza Aguirre, su división en circunscripciones electorales, Madrid (6.548.684 habitantes a 1 de enero de 2010) entraría a formar parte de un selecto club peninsular: regiones uniprovinciales que han creado demarcaciones electorales para que cada zona tenga sus propios diputados de referencia. El caso de Madrid es si cabe más necesario, pues no existe ningún caso en España en el que un censo tan abultado vote una misma lista. En realidad pedir el voto por demarcaciones en las elecciones regionales no es reclamar una fórmula extraña. Este sistema es la norma en España, pues la mayoría de las comunidades autónomas tienen varias provincias, y cada una vota una lista de diputados distinta para su parlamento regional. Y entre las uniprovinciales ya hay dos que  se sumaron al voto por zonas hace más de dos décadas, estableciendo demarcaciones en su estatuto. Estas dos comunidades uniprovinciales con un 84% y un 78% menos de población que Madrid respectivamente son Asturias y Murcia. La comunidad madrileña no se ha sumado a este sistema pese a tener otro handicap que ellas no tienen: el enorme peso poblacional de la capital en el censo.
Este factor es uno de los que empujar a los diputados y a los partidos en centrarse en asuntos de la capital, o directamente en polémicas o debates nacionales muy propios de una región que no tiene unas señas de identidad tan profundas como Cataluña o Andalucía. Resultado: los diputados apenas se alejan del centro de la capital más que para ir a la Asamblea, que está en Vallecas.
En las regiones en las que los diputados están adscritos a una zona los electos deben estar, teóricamente, dispuestos a partirse la cara por los territorios a los que deben su acta y a patearse las calles de cada pueblo, ciudad o pedanía donde viven sus electores. Y la extensión del modelo a la Comunidad de Madrid supondría que los vecinos de Alcalá y comarca podrían poner cara, nombre y apellidos y hacer un mayor marcaje a sus representantes, cuya cifra podría ascender a nueve. Actualmente las visitas de los diputados a Alcalá son tan escasas que aparecen en los medios cuando vienen.    
La apuesta de Aguirre, que es compartida por el alcalde complutense, Bartolomé González, podría suponer la mejora de un modelo. Pero para contar con el apoyo grupos como PSOE e IU debería superar algunas imperfecciones. Tanto en Asturias como en Murcia, el sistema de circunscripciones, que ha sido positivo para acercar a los políticos a los ciudadanos, ha sido nocivo para las formaciones políticas más pequeñas o las de nuevo cuño. Pero a pesar de todo grupos pequeños como UPyD se han mostrado abiertos a estudiar este siste,a.
El Principado de Asturias –donde hay que obtener un  3% como mínimo de los votos para obtener representación— cuenta con tres áreas electorales: una Central, en la que se eligen 34 diputados; una Occidental, con 6 representantes en la Junta General; y una Oriental, con 5 parlamentarios regionales.   
En las elecciones del pasado 22 de mayo la formación liderada por Francisco Álvarez Cascos (Foro Asturias), obtuvo 16 de los 45 diputados; el PSOE, 15; el PP; 10; e Izquierda Unida-Los Verdes, 4. De no haber circunscripciones, los resultados serían muy similares, pero IU hubiera ganado un parlamentario más, de ahí que esta formación abogue desde hace años por un cambio en la ley electoral.
"no valen lo mismo". Fuentes del Foro Asturias aseguraron a Diario de Alcalá que, efectivamente, no son "especialmente partidarios" de las circunscripciones, "porque a la hora de contar los votos, no todos valen lo mismo, con lo que resultan perjudicados los partidos políticos minoritarios o los que empiezan".
La situación parece ser algo más grave aún en Murcia, tal y como explicó, por su parte, José Antonio Pujante, coordinador general de Izquierda Unida en esta comunidad: "El modelo no tiene ni una sola ventaja. Nuestra ley electoral es la más perversa y peor de todas, porque las cinco circunscripciones agudizan al máximo las distorsiones electorales de la Ley D'Hont. Además se necesita alcanzar un 5% de los votos en toda la región para poder tener representación, de modo que uno puede ganar un diputado en una circunscripción y, sin embargo, quedarse sin él en el cómputo general". Pujante pone como ejemplo el de las últimas elecciones autonómicas. Izquierda Unida, con 51.000 votos, sólo tiene un parlamentario regional; el PSOE, con 150.000, 11; el PP, con 389.000, 13; y UPyD, con 29.000 votos, ninguno, ya que no superó el 5% mínimo.
"Nosotros ganamos 11.000 votos respecto a 2007 y sólo logramos un escaño, mientras al PP le bastó con subir 3.000 para obtener cuatro adicionales", denuncia el líder de IU en Murcia, que considera que el sistema, sino ideal, si sería mejorable, con menos circunscripciones o "con un aumento en el número de diputados de la cámara que se repartieran creando una sexta circunscripción donde irían a parar los restos de votos de las distintas formaciones".
En cuanto a la teoría de que el sistema electoral por circunscripciones acerca a los políticos a los electores, José Antonio Pujante es claro y tajante al respecto: "No es más que una pantomima. Esto no es más que un modo de mantener el bipartidismo en Murcia".