miércoles, 12 de enero de 2011

ETA: Son españoles de los de antes

Digo yo que, a modo de turno de oficio, hay que escribir sobre la mafia española: ETA. No tiene el encanto de la italiana, ni la crueldad y virulencia de la rusa. Le falta la vistosidad de la japonesa y ni por asomo logra la fotogenia de la mafia americana. Como país no hemos llegado muy lejos, pero tenemos democracia y mafia al mismo tiempo. Eso es que hemos entrado en la modernidad.
Pero la modernidad es una reliquia, ya no va a ninguna parte. En la postmodernidad víctimas y victimarios son de distantes confines del mundo. Las guerras preventivas convierten a civiles pastunes en daños colaterales de la sed de venganza del Tío Sam, que a su vez ha sido golpeado a traición por los saudíes. Y así, ojo por ojo, pero siempre es el ojo equivocado. La muerte cabalga como el caballo del ajedrez.
ETA no ha conseguido nada en las últimas décadas: sólo dinero. La gente no busca problemas, pero el separatismo armado busca contribuyentes. Un impuesto revolucionario, quién lo pillara. Sólo la SGAE ha conseguido saborear esas mieles: puñetazo en la mesa y el cazo listo para cobrar.
En Euskadi ya casi no se mata, pero se cobra de lo lindo. El mapa del tiempo ha sido una fantasía durante años: ojo, vascos, que nieva en el sur de Francia y en Navarra. Y yo con ganas de saber el tiempo que hará a mis vecinos de la isla de Reunión.
ETA da asco y pena. Son el Ku Klux Klan con boina, una mezcla entre Hitler y Marianico el Corto: te mato si hueles a otra cuadra pero antes te cuento un cuento del puebliño. En otros países hay genocidas de dientes sudorosos, las tribus se comen las unas a las otras y los aviadores se inmolan contra los portaaviones enemigos. Aquí tenemos a tipos con chandal y greñas que dicen venir de la aldea de Asterix, aunque luego los pillas en el videoclub con dos pelis de Chiquito de la Calzada.

0050_ku_klux_klan_03.jpgeta-cupula.jpg
                                                               Encuentra las diferencias

Dicen que no matarán. Pero si no matan no hay miedo, y si no hay miedo no cobran. Así que matarán. Prefieren la cárcel a currar. Son españoles de los de antes.

No hay comentarios: