domingo, 2 de enero de 2011

Menos traca para 2011

Alcalá recibió 2011 con la habitual traca de petardos, prohibidos en todos los espacios públicos de la ciudad, pero con algo menos de ruido por culpa seguramente de la falta de munición. El centro fue una de las zonas más castigadas, como siempre, aunque en los barrios nuevos también se pudieron sentir.
La vieja práctica de usar los contenedores para amplificar el sonido del petardo fue lo que más hizo tronar la ciudad en las últimas horas del año 2010 y las primeras del 2011. Con algo menos de gente por las calles, el bullicio quedé algo atenuado. También pesan las prohibiciones del Ayuntamiento, que sacó una nota proscribiendo el uso de material explosivo en el ámbito público ante la "necesidad de compatibilizar la alegría de las celebraciones con el normal desarrollo de la vida ciudadana". El Ayuntamiento apuntó que los infractores serían sancionados económicamente (multas de hasta 750 euros), sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales que puedan derivarse de los hechos.
En el barrio del Val hubo algunos vecinos del entorno de la calle Cáceres que se animaron a lanzar sus propios fuegos artificiales, muchos de los cuales se pueden encontrar en las tiendas donde se venden lo petardos vulgares de toda la vida. En el mismo barrio, en la calle Andújar, unos vándalos hicieron explotar un petardo en la escalera del portal, dejando una quemadura en la escalera y la zona llena de los papeles que habitualmente envuelven el petardo. El parque de Andalucía también fue pasto de los petarderos, en ese caso menores de edad.
En Espartales también se hicieron notar los petardos, aunque con menos virulencia que en otros años, según los vecinos. "Yo salí por el centro y noté menos gente y menos petardos... menos ambiente, en definitiva", explicaba Borja, vecino del Ensanche. 
Las cifras oficiales acompañan estas pinceladas. El 2011 ha comenzado en la región con un notable descenso de las intoxicaciones etílicas, las reyertas y los accidentes de tráfico, aunque con un incremento en el número de infracciones de tráfico, según ha informado un portavoz de Emergencias 112 Comunidad de Madrid. En concreto, el servicio ha recibido esta Nochevieja un total de 3.375 llamadas, un 11% menos que en 2010, cuando se recibieron 3.827.
Los primeros datos quedan a la espera de saber qué habrá hecho la Policía Local, si habrá abierto algún expediente sancionador. En la noche de 2007 a 2008 una joven resultó herida en un brazo por un petardazo.

No hay comentarios: