viernes, 14 de enero de 2011

Pillados tras asaltar a un chico frente a Derecho

Caminaba por la noche junto a la Facultad de Derecho y dos jóvenes se le acercaron pidiendo que les dejara el móvil para hacer una llamada, al negarse le arrancaron la cadena de oro que llevaba y también la cruz. Sucedió el pasado jueves poco después de las once de la noche, y gracias a que el joven llamó a la Policía en cuanto le robaron los dos ladrones acabaron en comisaría.  
Los agentes acudieron a la puerta de la biblioteca de la facultad de Derecho. Allí estaba el joven estudiando y fue al salir cuando le atacaron otros dos jóvenes, uno español y uno de procedencia latinoamericana, según relató a los agentes. Cuando la policía llegó, el joven estaba sangrando en una de sus manos como resultado del forcejeo con los dos asaltantes, que salieron huyendo a pie por Vía Complutense. Según relató el testigo, a la Policía Nacional, en ningún momento esgrimieron una navaja o arma alguna. Un testigo presenció el sucesos y corroboró la versión de la víctima: dos atacantes, uno de ellos con un chandal rojo con capucha. Mientras la policía tomaba nota, el atacado avistó a lo lejos a los atacantes. Estaban cruzando Vía Complutense hacia la gasolinera de San Isidro. La descripción coincidía, uno de ellos portaba todavía el chandal rojo con capucha. El otro iba vestido con una prenda oscura. Uno de los coches patrulla, parado justo frente a la parte trasera de la facultad, salió para interceptarlos, y otro se le unió mas tarde. Un coche camuflado que los estaba buscando acudió también a la zona. 
Al final los jóvenes, que apenas tuvieron tiempo de ver llegar a los agentes, fueron rodeados en una de las calles traseras de Vía Complutense, entre el Parque de San Isidro y el Carrefour que hay en la zona. Al parecer, la victima los reconoció y los propios asaltantes admitieron haber atacado al joven momentos antes. La víctima del robo, además, había tenido más difícil la huida debido a un problema que tiene en una pierna, por lo que les fue muy fácil atacarle y robarle la cadena. Pero el teléfono no se lo lograron arrancar porque la víctima se negó en redondo.
El joven, que seguía sangrando por una de sus manos, fue conducido a la Casa de Socorro. Los  presuntos ladrones fueron conducidos en vehículo policial hasta la comisaría, donde declararon de nuevo. 

No hay comentarios: