miércoles, 19 de enero de 2011

¿A quién votará el señor Smith?

Me acuerdo de la imagen de Matrix en la que Neo se va enfrentando a un  señor Smith que no deja de multiplicarse. El PSOE primero, y el PP después, han tomado buena nota de la estrategia.
Empiezo con el ejemplo más reciente: la ley antitabaco. El PP la apoya, pero cuando entra en vigor los medios de comunicación que serán gubernamentales cuando gobierne empiezan a combatirla. Se crea una ilusión de que se trata de un invento absurdo de Zapatero hecho contra la mayoría de los españoles, como si no hubiese precedentes mundiales. Pese a que días antes de que entrase en vigor los mismos medios habían hecho una sana ronda de corresponsales: sólo en los países donde existen guaguas había un ordenamiento opuesto. El caso es que parece que el PP nos traerá de vuelta el fumeque o que pondrá fin al aborto. Pero ninguna de las dos cosas son ciertas. Le han dado mil ocasiones y no ha dicho que pondrá fin a la ley que los suyos llaman asesinato. Aquella que los sacó a la calle cuando hacía buen tiempo. Eso sí, la chavalería mediática anda casi contando los días como con Rajoy gane los fetos vayan a estar a salvo. Yo mismo se lo he preguntado a Francisco Granados, segundo del PP de Madrid: nada, nos pondremos con la crisis, ha dicho. Tantas paelladas diáconas en Colón para nada, qué pena de colorante...  
Lo mismo pasa en el caso del estado autonómico: sale Aznar diciendo que no se sostiene, la prensa adyacente esgrime buenos argumentos para darle la razón... ¿Creen ustedes que Rajoy tiene un horizonte electoral como para hacerse jacobino? Ya ha salido diciendo que, aunque todo está fatal, la cosa seguirá para adelante.

Agent-Smith-the-matrix-1954803-1280-1024.jpg

Me canso de añadir a la lista, pero es que hay más. Lo de Afganistán: que si estamos perdiendo, que si es una guerra, que si es peligroso... Rajoy se lo piensa hasta el último minuto. Llegó el día de votar, cuando ya habían corrido ríos de tinta sobre ese supuesto nuevo Vietnam. Se sentó en el escaño y dijo: a favor. ¡Pero que Mr. Smith siga zurrando!

No hay comentarios: