miércoles, 20 de abril de 2011

Bien hecho, Nosferatu

Dicen que las prostitutas y los periodistas nos parecemos en una cosa: ambos hacemos por dinero cosas que la gente ya hace gratis en su tiempo libre. El que no roba es un gil, dice el tango, pero el que es un gil hasta hace un blog, o un microblog, o es forero de moda o troll de guardia. Escriben algunas veces de lo que saben, pero a este lado de la trinchera sabemos a la fuerza. Nos ponemos delante del teclado llueva o nieve, caigan chuzos de punta o minis de calimocho, aunque en vez de teclear quisiéramos escondernos en un agujero hasta que escampe. No somos la mejor gente, pero somos de fiar. "Esto nos matará", dicen los profetas del desastre cuando leen al populacho en la misma arial-cuerpo-10 que frecuentamos hace nada. Nos estuvimos matando ya en los noventa, con puñaladas de partido y emboscadas legales. Ahora los piratas se han puesto a rezar al sentir el rugir de la tormenta, pero las plegarias llegan demasiado tarde. 

lookoutp1.gif
Un bloguero trata de salvar a un periodista de la revolución tecnológica (o viceversa)

Hay escribientes que hacen lo que les gusta y otros a los que les gusta lo que hacen: un centímetro más arriba brilla más el sol, pero ya está ocupado por otro que llegó antes. Para desempeñar un trabajo respetable hay que hacer lo indecible, pero para trabajar en lo indecible basta con ser respetable. El oficio es una máquina de picar carne, pero peor es tener que trabajar. El fascio ha creado empleos en la TDT, por eso conozco a anarquistas abrazados al yugo y las flechas del primetime. Cualquier cosa por pagar los sueños en un tiempo en el que hasta las pesadillas son caras. 

"Que uno vive en la impostura
que otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

La dictadura mental se ha hecho fuerte a la vuelta de la esquina diciendo que todo es lo mismo. Para ese viaje no caben peajes ni luces largas: la carnaza es devorada en pocas horas y se produce en sótanos oscuros donde se echa crecepelo a Paracuellos, se borra a delanteros centro de la foto y se corona a princesas del pueblo cuando la decencia duerme. Nosferatu estaría orgulloso. 

No hay comentarios: