jueves, 7 de abril de 2011

Listos marca Acme

De pequeño decidí me las arreglaría dividiendo por una cifra. Las cantidades grandes no sucederían, pensaba yo, con tanta frecuencia. Y siempre habría alguien de quien echar mano. En mi mente se escenificó un armisticio con las mates: aprendería bien algunas cosas, y otras se quedarían en la niebla pendientes para la siguiente reencarnación. Pero las matemáticas son correosas, vinieron a por mi con quebrados, raíces cuadradas y logaritmos neperianos. Tras la selectividad pude soltar las riendas, pero con múltiples cicatrices en los veranos de mi vida, en la paciencia de mis padres y en el buen nombre de algunas academias. 
Los berzotas hemos existido siempre. Algunos hemos aprendido a hacer otras cosas, de manera que el futuro nos indulta. Pero vienen por detrás, y muy consentidos, muchos peores que nosotros. Para salvar la nata del sirope, la presidenta madrileña amaga ahora con llevar a los mejores a unas clases separadas: ahí le podrán sacar jugo a las integrales, a la Restauración y a los estambres de las flores. ¡Descartes, te tenemos rodeado! O algo así gritará la chavalería.

A este Bachillerato de Excelencia tendrán acceso directo los 25 mejores alumnos de la ESO de la Comunidad de Madrid, aquellos que han recibido el Premio Extraordinario en Secundaria y el resto serán estudiantes con mención honorífica. Si el invento pita, el club se irá aumentando.

promovep1.gif

Hay habilidades que nunca reconocerá un premio de la ESO

Los chicos y chicas que entren se sabrán al dedillo los misterio de lo abstracto y lo concreto, aunque les faltará el jugoso menudeo de chorradas del resto de la clase. Los ratos mirando las musarañas eran algunas veces prolíficos en ocurrencias, y en muchos casos las compartíamos con generosidad con los cabezas cuadradas de primera fila, que no sabían rimar ni como se llamaba el figura ése que había pasado de ser el jefe de la Guardia Civil a prófugo del momento. Si no estamos todos, dice Mafalda, no somos nadie. Dejad que los listos se acerquen a las calamidades. En algún momento deberán aprender a esquivar paletos. 


No hay comentarios: