martes, 10 de mayo de 2011

Este silencio es estribillo de la verbena de años atrás

tumblr_liua58Bl9O1qzndo8o1_500.jpg

Hemos revertido a Suárez. Del "puedo prometer y prometo" hemos pasado al "no puedo prometer, así que no prometo". Ni Gallardón, el faraón, ha cegado a sus oponentes con otro proyectazo. Hay una epidemia de responsabilidad y sinceridad por omisión y sólo se me ocurre una causa. El dinero es tan poderoso que obra milagros cuando abunda y es capaz de crear estos sucesos paranormales cuando se esfuma. Los alcaldes no tienen pasta: si hay pocas razones para ir a un mitin, ahora escasean las ganas de darlo. Hasta la oposición se corta un pelo y no propone. Eso es que al enfermo le quedan dos viñetas, el poder municipal se nos muere por exceso de verbena. Toca silencio.  

Me ha sorprendido Tomás Gómez, diciendo que estudió en un cole público cuando en realidad fue a uno de los que se pagan. En los colegios privados uno aprende a no renegar de los colegios públicos. Y en los públicos al revés. No me parece clasista gastarse en la educación de un hijo lo que otros se gastan en Disneyland París. Qué más da si son galgos o podencos. Pero  si en vez de ladrar rebuznan es que nos han dado el cambiazo. 

La acción ya no está en Madrid, sino en Castilla La Mancha: se enfrenta el ojito derecho de Rajoy con el primer barón que se le torció a Zapatero. Del resultado depende el paisaje que alumbrará la batalla de 2012: un PP que ha resbalado con el viento a favor o un PSOE noqueado que puede atreverse a escoger a un nombre más fresco que Rubalcaba. Si existe la reencarnación, al PP o al PSOE les va a hacer falta.

No hay comentarios: