jueves, 9 de junio de 2011

Aparca Ni Nis

El infierno son los demás, que decía Sartre. Y las piscinas públicas suponen algo parecido: son la lámina de agua que el Sistema da a quien no tiene otra y un aparca ni-nis de bajo coste. Resultado: un Mad Max sociológico con bañador mojado, una masa poco vigilada tramando malvadas naderías en vez de nadar. Pero el fastidio es necesario porque los cafres existen en diciembre también. Ojito.

No hay comentarios: