miércoles, 22 de junio de 2011

Mono-hombre en París

bitte-im-sitzen-pinkeln.jpg?Expires=1309816800&Signature=XyeJiQNWv~V1FFspUuMG8f0ZxtyynIGubDzvqdmoGtrw17NNZILdJSw79KGcYYlMF17UuFSUZN6q3zbADoAB-r-5ZgJtZ~MkKsUvBERIoYMmxrESo2N~bjVeu1JACqGSQ5JxSKWNMnwkk4i0y5bDe7~Sagc4JlbwP4jYoo3dl9Y_&Key-Pair-Id=APKAJYN3LZI5CG46B7AA&Policy=eyJTdGF0ZW1lbnQiOlt7IlJlc291cmNlIjoiaHR0cDovL2QzZHM0b3k3ZzF3cnFxLmNsb3VkZnJvbnQubmV0L2ljaGtvbW1lL215ZmlsZXMvYml0dGUtaW0tc2l0emVuLXBpbmtlbG4uanBnIiwiQ29uZGl0aW9uIjp7IkRhdGVMZXNzVGhhbiI6eyJBV1M6RXBvY2hUaW1lIjoxMzA5ODE2ODAwfX19XX0_

Hace un par de días una masa enardecida impidió detener a una chavalita en Bayona (Francia). Contra ella pesaba una  euroorden planteada por España para entregar a esta destacada dirigente de Batasuna en Francia. Allí esta formación política es legal, pero el delito que se le imputa es pertenencia a banda terrorista. Tal vez no hayas accionado jamás la palanca de la cámara de gas, pero el hecho de estar en el organigrama de las SS digamos que justifica que acompañes a la policía para que te hagan unas preguntitas. 
Unos indignados, como no, se indignaron: se sienten oprimidos por las leyes, por la policía, por los políticos, por las normas y hasta por la ropa interior. Pero además de enfadarse, obstruyeron por la fuerza la acción dictada por la justicia francesa, que les debe parecer tan fascista como la española. ¿Cómo nos van a representar si se llevan a una de las nuestras? Si en lugar de formar parte de una organización que colabora con el terrorismo fuese una aliada de redes de pedofilia, los indignados le hubiesen dado la espalda. Hay delitos fetén y otros que son sencillamente asquerosos, ahí les daremos la razón todos. 
También los pitecántropos de la bandera se han rasgado las vestiduras porque los manifestantes gritan su indignación en castellano: Carod Rovira, ya en dique seco, se lamentaba de escuchar proclamas libertarias en castellano por las calles de Barcelona: "Tienen todo el derecho del mundo a indignarse. Pero si quieren hacerlo como españoles, que se manifiesten, se meen, pinten, chillen en su país". Y es que Rovira se quejaba, y con razón, de la meada colectiva que habían sufrido las Ramblas. Claro  que de sus palabras parece desprenderse que hubiese visto con mejores ojos la cosa si hubiesen gritado y orinado en catalán, con un chorro cuatribarrado. A usted, que no es un hombre de mundo como Carod, le parecerá imposible defecar en un idioma concreto. Son cosas que sólo sabe hacer el mono-hombre en París, o en Bayona. Pobres gendarmes franceses. 

No hay comentarios: