miércoles, 8 de junio de 2011

No nacimos ayer

España está metida en una rendija oscura, lastrada por su improductividad y sus gastos de nuevo rico. Cuando había bonanza aquí algunos quisieron montar una empresa y unos pocos bajar a la zanja, pero la mayoría prefirió vender la casa por el doble del precio y sacarse una oposición cinco jotas. En EEUU su modelo son los fundadores de Google, aquí hemos estado enamorados de Messi y El Pocero. 

 


Me sorprende que los mismos que cantan las bondades de la mano invisible que regula el mercado sean los que reprochan a Zapatero los cinco millones de parados y le exijan una solución. Como si él condujese la economía cada día: iba bien en 2004, pero en 2006 y 2007 se quedó dormido al volante y... ¡boom! O los que piensan que Rajoy se pondrá a los mandos, accionará el botón del empleo y saldrán las tres cerecitas de las tragaperras. Una cosa es que ZP no valga para ser presidente, que negase la crisis o que no haya sabido qué respuesta darle. Y otra cosa son estas creencias de república bananera: Fulano ha hundido el país, Mengano lo arreglará.

Dicen que si ves las películas al revés los mensajes son más frescos. Si ves El Planeta de los Simios para atrás, va de un tío que vive con unos monos y se hace astronauta. Y si ves Salvar al Soldado Ryan, al final los nazis echan a los americanos de Europa y ganan la guerra. Si ves Tiburón al revés sale un escualo que se acerca a la playa y se pone a vomitar gente. Y si es Pretty Woman ves un idilio perfecto pero al final resulta que ella es una puta y él un gilipollas. 

Si ves la peli de la crisis al revés ves a Rajoy que es presidente del gobierno en 2012. Después viene ZP, negocia con ETA y aunque hay mucha gente en el paro los va colocando gracias a que cada vez se hacen más pisos. Después hay un atentado en los trenes y llega el gobierno de Aznar, que recorta en I+D y da rienda suelta al ladrillo. Negocia con ETA y antes de ceder el gobierno a Felipe, traspasa las competencias de educación y el IRPF a los gobiernos periféricos. Felipe le copia la idea y pacta con los nacionalistas más pasta pero luego negocia con ETA en Argel y crea el GAL, cosechando en ambos casos el aplauso de los periodistas más críticos. Para cinéfilos.


Lo mejor de la columna es el vídeo que la acompaña. La puedes ver aquí.

No hay comentarios: