jueves, 14 de julio de 2011

Gómez abre oficina en Alcalá pero rechaza votar por zonas

El PP no puede cambiar el sistema de voto en la región hacia uno más próximo a los ciudadanos con voto por zonas sin el apoyo del PSM y su líder no parece querer dar su brazo a torcer. Y eso que el flamante candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, se muestra partidario de  un sistema parecido al voto por comarcas, que daría a los territorios más visibilidad y menos a las capitales. 
Si en esta nueva etapa hubiese acuerdo con el PSM el PP está dispuesto a acometer esa reforma sin esperar a embarcar a otros partidos como IU o UPyD. El PP viene solicitando desde hace dos años la creación de circunscripciones electorales para que exista más cercanía entre políticos y ciudadanos. Como recordó el portavoz del gobierno de Aguirre, Ignacio González, ahora Rubalcaba "coge la bandera" que defendieron los "populares" y también se suma a ese modelo. Pero desde el PSM, su líder, Tomás Gómez, volvió a rechazar ayer la propuesta de circunscripciones electorales formulada por Esperanza Aguirre. "En Madrid hoy, sin circunscripciones, el sistema es proporcional y justo, porque vale lo mismo el voto de cualquier madrileño", aseguró Gómez, que se manifestó "rotundamente en contra" de que el voto de un ciudadano madrileño "valga menos que el de otro. Yo soy partidario de que voten los ciudadanos y no las hectáreas".
Pese a esta negativa, el secretario general de los socialistas madrileños anunció ayer una medida que, en la práctica, supondría la misma relación entre electores y elegidos en un sistema de circunscripciones: la apertura "en todos los municipios" de oficinas parlamentarias del Grupo Municipal Socialista.
"Habrá un diputado socialista de la Asamblea de Madrid adscrito a cada territorio. Estos dedicarán varios días a la semana a atender a los vecinos que así lo soliciten, de forma que ya no será necesario que un ciudadano tenga que llegar hasta el Parlamento", explicó Gómez, que precisó que esta iniciativa se llevará a cabo de la mano de los grupos municipales.
González, por su parte, recordó que al PP le gustaría que las modificaciones de la ley electoral, como sería este caso, se hicieran "con el mayor grado de consenso posible" pues el Estatuto de Autonomía exige una "mayoría cualificada" para sacarlas adelante, por lo que ha advertido de que "nadie puede poner bloqueos". "Lo mejor es enemigo de lo bueno", dijo en reación a que lo ideal sería contar con todos pero no haría falta.

No hay comentarios: