miércoles, 5 de enero de 2011

La niña que soñaba con abortar a los 16 y que no se enterase ni Perry

garant-jennifer-paris-maitre-d.jpg
Al final la niña de Rajoy ha caído en el olvido, pero la de Zapatero está todo el día en boca todos. Hablo de esa niña de 16 años –una barely legal de las que le gustan a Dragó– que aborta todas las tardes sin que se entere ni papá ni mamá. Ambos progenitores deben de estar en la Luna, porque el resto tenemos presentes sus hazañas infanticidas aunque no la hayamos visto en la vida.
La adolescente de marras va camino de convertirse en una estrella de la tradición oral. Cada vez que alguien ve pisoteado algún supuesto derecho se acuerda de la niña que aborta. "¡Puede abortar la niña sin informar a los padres pero no puedo fumar en el bar!" Como comparación argumentativa, lo admito, no está mal: pero está gastada desde el año pasado. "¡No puedo estudiar en castellano pero la niña puede abortar con 16 años y sin decir ni pio! "¡La niña puede abortar y yo no puedo volar por culpa de los controladores!" "¡La niña aborta cuando quiere y yo no me voy a poder bajar las películas que me gustan!"
Parece que en 2010 todo el mundo ha visto pisoteados sus derechos menos las niñas preñadas, que hacen literalmente lo que les sale de la tomatera.
El otro día fui a un restaurante con una chica y le dije al maître que si podía servirnos el vino en copa de jerez.
–Claro que sí señor, si una niña de 16 años puede abortar sin avisar a los padres, usted puede tomar el vino hasta en vaso de tubo. Faltaría más.
Me parece hasta sensato que haya gente que se oponga a que la maldita niña aborte por lo bajini, pero se está abusando de esa figura legal como si hubiésemos devenido en una especie de Gomorra en la que siempre pillan cacho los demás. Y todo por reivindicar cosas que no se pueden hacer ni aquí, ni en Roma, ni en Nueva York, ni en Bután.
El verano pasado lo acabamos con un mantra mucho más positivo: "También dijeron que España no podría pasar de cuartos..." Los maridos volvieron a hacer el salto del tigre y las mujeres a cantar en la ducha. Pero la crisis nos ha dado dos capotazos y nos acordamos de la niña cuando truena.

martes, 4 de enero de 2011

Buenas noticias y buenos ejemplos

Primero de todo, las noticias. Que esta vez son buenas: ya han arreglado el penoso estado del carril bici de Camino de los Afligidos, que tenía una colección de baches intolerable. Es una ruta formidable no sólo para hacer el dominguero con la familia cuando hace buen tiempo, también conecta Lope de Figueroa con el Alcampo en ocho minutos si tienes buenas piernas. Es una pena que el incivismo de los que acuden a los bares que hay en esa calle deje de vez en cuando cristales y demasiadas veces basura en esa calle. 


Hablando del tramo de Lope de Figueroa, necesitará una solución a las bañeras que se forman. Otros, como el de Paseo de Pastrana o el de Avenida de Castilla han aguantado muy bien los días de lluvia. Pero este tiene varios puntos peligrosos para el ciclista, por mucha bienintencionada valla que haya puesto el Ayuntamiento.



El carril bici de Lope de Figueroa, un poco inundado. De las hojas sin barrer hablamos detenidamente oro día


Hace un par de semanas estuve por Zaragoza y pude echar un vistazo a su plan para bicicletas. Se llama BiziZaragoza y propone un sistema de alquiler de bicicletas dispersas por toda la ciudad. Está basado en el ejemplo que tan buenos resultados dio en Barcelona. Y eso que la capital aragonesa, doy fe de ello, tiene un clima mucho peor para las bicicletas que Barcelona, Madrid o Alcalá. Les sobra viento casi todo el año. 

Puedes leer más esta tarde en Somos tráfico.

domingo, 2 de enero de 2011

Estamos aquí

Tan mal no nos ha ido, pues estamos vivos. La telebasura no ha muerto, y el superhombre sigue cargando con la superhipoteca. Aunque no haya nada bueno –o nuevo– bajo el sol, está la experiencia. Lo que sabemos no es lo que somos, pero haremos el animal un poco menos este año si miramos atrás. No para llorar, sino para ver más claro.

Menos traca para 2011

Alcalá recibió 2011 con la habitual traca de petardos, prohibidos en todos los espacios públicos de la ciudad, pero con algo menos de ruido por culpa seguramente de la falta de munición. El centro fue una de las zonas más castigadas, como siempre, aunque en los barrios nuevos también se pudieron sentir.
La vieja práctica de usar los contenedores para amplificar el sonido del petardo fue lo que más hizo tronar la ciudad en las últimas horas del año 2010 y las primeras del 2011. Con algo menos de gente por las calles, el bullicio quedé algo atenuado. También pesan las prohibiciones del Ayuntamiento, que sacó una nota proscribiendo el uso de material explosivo en el ámbito público ante la "necesidad de compatibilizar la alegría de las celebraciones con el normal desarrollo de la vida ciudadana". El Ayuntamiento apuntó que los infractores serían sancionados económicamente (multas de hasta 750 euros), sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales que puedan derivarse de los hechos.
En el barrio del Val hubo algunos vecinos del entorno de la calle Cáceres que se animaron a lanzar sus propios fuegos artificiales, muchos de los cuales se pueden encontrar en las tiendas donde se venden lo petardos vulgares de toda la vida. En el mismo barrio, en la calle Andújar, unos vándalos hicieron explotar un petardo en la escalera del portal, dejando una quemadura en la escalera y la zona llena de los papeles que habitualmente envuelven el petardo. El parque de Andalucía también fue pasto de los petarderos, en ese caso menores de edad.
En Espartales también se hicieron notar los petardos, aunque con menos virulencia que en otros años, según los vecinos. "Yo salí por el centro y noté menos gente y menos petardos... menos ambiente, en definitiva", explicaba Borja, vecino del Ensanche. 
Las cifras oficiales acompañan estas pinceladas. El 2011 ha comenzado en la región con un notable descenso de las intoxicaciones etílicas, las reyertas y los accidentes de tráfico, aunque con un incremento en el número de infracciones de tráfico, según ha informado un portavoz de Emergencias 112 Comunidad de Madrid. En concreto, el servicio ha recibido esta Nochevieja un total de 3.375 llamadas, un 11% menos que en 2010, cuando se recibieron 3.827.
Los primeros datos quedan a la espera de saber qué habrá hecho la Policía Local, si habrá abierto algún expediente sancionador. En la noche de 2007 a 2008 una joven resultó herida en un brazo por un petardazo.