viernes, 14 de enero de 2011

Pillados tras asaltar a un chico frente a Derecho

Caminaba por la noche junto a la Facultad de Derecho y dos jóvenes se le acercaron pidiendo que les dejara el móvil para hacer una llamada, al negarse le arrancaron la cadena de oro que llevaba y también la cruz. Sucedió el pasado jueves poco después de las once de la noche, y gracias a que el joven llamó a la Policía en cuanto le robaron los dos ladrones acabaron en comisaría.  
Los agentes acudieron a la puerta de la biblioteca de la facultad de Derecho. Allí estaba el joven estudiando y fue al salir cuando le atacaron otros dos jóvenes, uno español y uno de procedencia latinoamericana, según relató a los agentes. Cuando la policía llegó, el joven estaba sangrando en una de sus manos como resultado del forcejeo con los dos asaltantes, que salieron huyendo a pie por Vía Complutense. Según relató el testigo, a la Policía Nacional, en ningún momento esgrimieron una navaja o arma alguna. Un testigo presenció el sucesos y corroboró la versión de la víctima: dos atacantes, uno de ellos con un chandal rojo con capucha. Mientras la policía tomaba nota, el atacado avistó a lo lejos a los atacantes. Estaban cruzando Vía Complutense hacia la gasolinera de San Isidro. La descripción coincidía, uno de ellos portaba todavía el chandal rojo con capucha. El otro iba vestido con una prenda oscura. Uno de los coches patrulla, parado justo frente a la parte trasera de la facultad, salió para interceptarlos, y otro se le unió mas tarde. Un coche camuflado que los estaba buscando acudió también a la zona. 
Al final los jóvenes, que apenas tuvieron tiempo de ver llegar a los agentes, fueron rodeados en una de las calles traseras de Vía Complutense, entre el Parque de San Isidro y el Carrefour que hay en la zona. Al parecer, la victima los reconoció y los propios asaltantes admitieron haber atacado al joven momentos antes. La víctima del robo, además, había tenido más difícil la huida debido a un problema que tiene en una pierna, por lo que les fue muy fácil atacarle y robarle la cadena. Pero el teléfono no se lo lograron arrancar porque la víctima se negó en redondo.
El joven, que seguía sangrando por una de sus manos, fue conducido a la Casa de Socorro. Los  presuntos ladrones fueron conducidos en vehículo policial hasta la comisaría, donde declararon de nuevo. 

miércoles, 12 de enero de 2011

ETA: Son españoles de los de antes

Digo yo que, a modo de turno de oficio, hay que escribir sobre la mafia española: ETA. No tiene el encanto de la italiana, ni la crueldad y virulencia de la rusa. Le falta la vistosidad de la japonesa y ni por asomo logra la fotogenia de la mafia americana. Como país no hemos llegado muy lejos, pero tenemos democracia y mafia al mismo tiempo. Eso es que hemos entrado en la modernidad.
Pero la modernidad es una reliquia, ya no va a ninguna parte. En la postmodernidad víctimas y victimarios son de distantes confines del mundo. Las guerras preventivas convierten a civiles pastunes en daños colaterales de la sed de venganza del Tío Sam, que a su vez ha sido golpeado a traición por los saudíes. Y así, ojo por ojo, pero siempre es el ojo equivocado. La muerte cabalga como el caballo del ajedrez.
ETA no ha conseguido nada en las últimas décadas: sólo dinero. La gente no busca problemas, pero el separatismo armado busca contribuyentes. Un impuesto revolucionario, quién lo pillara. Sólo la SGAE ha conseguido saborear esas mieles: puñetazo en la mesa y el cazo listo para cobrar.
En Euskadi ya casi no se mata, pero se cobra de lo lindo. El mapa del tiempo ha sido una fantasía durante años: ojo, vascos, que nieva en el sur de Francia y en Navarra. Y yo con ganas de saber el tiempo que hará a mis vecinos de la isla de Reunión.
ETA da asco y pena. Son el Ku Klux Klan con boina, una mezcla entre Hitler y Marianico el Corto: te mato si hueles a otra cuadra pero antes te cuento un cuento del puebliño. En otros países hay genocidas de dientes sudorosos, las tribus se comen las unas a las otras y los aviadores se inmolan contra los portaaviones enemigos. Aquí tenemos a tipos con chandal y greñas que dicen venir de la aldea de Asterix, aunque luego los pillas en el videoclub con dos pelis de Chiquito de la Calzada.

0050_ku_klux_klan_03.jpgeta-cupula.jpg
                                                               Encuentra las diferencias

Dicen que no matarán. Pero si no matan no hay miedo, y si no hay miedo no cobran. Así que matarán. Prefieren la cárcel a currar. Son españoles de los de antes.