miércoles, 20 de abril de 2011

Bien hecho, Nosferatu

Dicen que las prostitutas y los periodistas nos parecemos en una cosa: ambos hacemos por dinero cosas que la gente ya hace gratis en su tiempo libre. El que no roba es un gil, dice el tango, pero el que es un gil hasta hace un blog, o un microblog, o es forero de moda o troll de guardia. Escriben algunas veces de lo que saben, pero a este lado de la trinchera sabemos a la fuerza. Nos ponemos delante del teclado llueva o nieve, caigan chuzos de punta o minis de calimocho, aunque en vez de teclear quisiéramos escondernos en un agujero hasta que escampe. No somos la mejor gente, pero somos de fiar. "Esto nos matará", dicen los profetas del desastre cuando leen al populacho en la misma arial-cuerpo-10 que frecuentamos hace nada. Nos estuvimos matando ya en los noventa, con puñaladas de partido y emboscadas legales. Ahora los piratas se han puesto a rezar al sentir el rugir de la tormenta, pero las plegarias llegan demasiado tarde. 

lookoutp1.gif
Un bloguero trata de salvar a un periodista de la revolución tecnológica (o viceversa)

Hay escribientes que hacen lo que les gusta y otros a los que les gusta lo que hacen: un centímetro más arriba brilla más el sol, pero ya está ocupado por otro que llegó antes. Para desempeñar un trabajo respetable hay que hacer lo indecible, pero para trabajar en lo indecible basta con ser respetable. El oficio es una máquina de picar carne, pero peor es tener que trabajar. El fascio ha creado empleos en la TDT, por eso conozco a anarquistas abrazados al yugo y las flechas del primetime. Cualquier cosa por pagar los sueños en un tiempo en el que hasta las pesadillas son caras. 

"Que uno vive en la impostura
que otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

La dictadura mental se ha hecho fuerte a la vuelta de la esquina diciendo que todo es lo mismo. Para ese viaje no caben peajes ni luces largas: la carnaza es devorada en pocas horas y se produce en sótanos oscuros donde se echa crecepelo a Paracuellos, se borra a delanteros centro de la foto y se corona a princesas del pueblo cuando la decencia duerme. Nosferatu estaría orgulloso. 

martes, 19 de abril de 2011

Luis Barta: moda, fama, turistas y paisajes abandonados

26_angela.jpg

Hay una manera de saber qué llevan dentro los fotógrafos: mirar el rastro de imágenes que dejan cuando no están cumpliendo órdenes delante de una modelo o una celebridad. Luis Barta es un ejemplo para la legión de foteros que tiene Alcalá: ha viajado lejos con su cámara, ha estado al pie de la pasarela, ha retratado a famosos como Oliver Stone, Eduardo Noriega, Raphael y a muchas top models del momento. Y ha visto su trabajo publicado en revistas como Rolling Stone, Yodona, Woman, Instyle o El Magazine. De algún modo se las ha apañado para no olvidar ni por un momento que es un hombre, que sufre, siente y recuerda. Aunque sólo le paguen por "hacernos soñar".

En lugar de quedarte pensando en la chica puedes también leer la entrevista en diariodealcala.es pulsando aquí



lunes, 18 de abril de 2011

La campaña no necesita estas limitaciones

Es posible que para la Junta Electoral las vallas publicitarias que anunciaban al candidato del PP en Alcalá estuviesen demasiado tiempo. Y que la revista que buzonea el PSOE local haya llegado demasiado pronto a los los domicilios complutenses. Pero a poco más de un mes de las elecciones poco puede hacer la Junta Electoral Central para contener artificialmente un debate, a través de cualquier canal, lleva meses en marcha. Por eso resulta un poco ingenuo que ahora se exija a los políticos que acompasen sus promesas a un calendario o formato cuando su principal debe con la sociedad es que no siempre las cumplen pese a haberlas repetido machaconamente durante semanas. El debate político necesita más sosiego, más carácter constructivo y menos insultos. Fijarse en el cómo o en el cuándo se producen los argumentos o la propaganda es coger el rábano por las hojas. Aunque pudiesen tener algún sentido las limitaciones a la propaganda hasta que arranque oficialmente la campaña por una razón económica, está visto que tras las regañinas a posteriori de la Junta Electoral no se puede deshacer el incumplimiento, con lo que las agrupaciones poco tienen que perder.
Pero si este interminable juego del gato y el ratón ha perdido sentido a la hora de llevarse a la práctica, lo que supone un absurdo es el hecho de que la Junta Electoral Central haya osado convertirse en el editor de los telediarios, decidiendo qué debates políticos se emiten en las televisiones, qué líderes que han de ser entrevistados y cuántos minutos dedican a informar de los mítines. En primer lugar hay que resaltar que, aunque sean concesiones, hablamos de cadenas privadas que arriesgan un capital para intentar lograr unos resultados, por lo que es un abuso imponer una batería restricciones que además se unen a la que, desde hace años, vienen aplicando los grandes partidos durante las campañas al prohibir a las televisiones meter sus cámaras en los mítines. Los partidos  ya distribuyen sus propias imágenes a las empresas audiovisuales como si fuesen una productora, la las cadenas se limitan a pinchar la señal institucional porque es más barato: de este modo la propaganda no se ve empañada por ningún matiz. Parece que este ventajoso sistema no es suficiente para los partidos, que ahora también quieren tasar el tiempo que empresas privadas de producción de contenidos les dedican a cada uno.
Es lamentable que cueste tanto alcanzar pactos de Estado respecto a la educación o las pensiones pero los grupos políticos no encuentren dificultad en unir sus votos en el Parlamento para repartirse cuotas de pantalla en épocas electorales, intentando intervenir en las cadenas privadas como ya hacen en las públicas.

Luis Barta, lo que lleva dentro


Hay una manera de saber qué llevan dentro los fotógrafos: mirar el rastro de imágenes que dejan cuando no están cumpliendo órdenes delante de una modelo o una celebridad. Luis Barta es un ejemplo para la legión de foteros que tiene Alcalá: ha viajado lejos con su cámara, ha estado al pie de la pasarela, ha retratado a famosos como Oliver Stone, Eduardo Noriega, Raphael y a muchas top models del momento. Y ha visto su trabajo publicado en revistas como Rolling Stone, Yodona, Woman, Instyle o El Magazine. De algún modo se las ha apañado para no olvidar ni por un momento que es un hombre, que sufre, siente y recuerda. Aunque sólo le paguen por "hacernos soñar". Para dar una pequeña muestra de este tránsito vital expone en Madrid junto a otros 21 profesionales de éxito unos retazos de su trabajo personal, aquel no es por encargo y suele quedar confinado en el ordenador. La exposición Lo que llevo dentro se puede visitar en la Galería Fernando Pradilla (Claudio Coello, 20) hasta el mes de junio y allí Barta nos cuenta historias de viajes y de abandono. Hay imágenes de sus vacaciones en Nueva York, en las que retrata a turistas como él mientras la ciudad queda en un segundo plano. "Me impresionaba ver cómo 1.000 personas retratábamos mal el Rockefeller Center cuando al lado te venden postales con la foto perfecta, o el hombre que le hace una fotografía a su mujer dentro del ferry, es un primer plano: se ha tenido que ir tan lejos de casa para poder tomar esa foto de cerca de su esposa". El fotógrafo atento a los tiros del pantalón y a la pose de la estrella deja paso al turista absorto mirando a otros turistas.


El reportaje entero y las fotos en la edición de papel de Diario de Alcala

domingo, 17 de abril de 2011

Cita en Alcalá por la República

Partidos de izquierda y sindicatos se dieron cita el sábado en la
rotonda de Manuel Azaña en un acto de homenaje al presidente de la II
República nacido en Alcalá. A la cita, que se celebra cada año por
estas fechas, acudió la líder de IU Alcalá, Pilar Fernández, y el
número dos de la lista del PSOE al Ayuntamiento, Pedro Casillas, que
lamentó que Azaña, "un hijo ilustre de la ciudad, haya sido olvidado
por las autoridades de la ciudad, seguramente porque rechazan su
legado". La candidata de IU reclamó al Ayuntamiento que "recupere la
Semana de Azaña que pusimos en marcha nosotros". Al acto asistió
Isabelo Herreros, político de Izquierda Republicana. También se
dirigió a los asistentes, medio centenar de personas. Maxim Guillet,
líder del PCE de Alcalá. Guillet reivindicó "a los represaliados por
el franquismo, que deberían ser elevados a la categoría de héroes
nacionales". Jesús la Roda, al frente de UGT, recordó la figura de
Azaña pero también rindió homenaje a Nicasio Pérez, represaliado por
el franquismo que fue incinerado ayer en el Cementerio Jardín.