viernes, 20 de mayo de 2011

Este debate utópico más allá del paro es un freno para el PP

Bartolo ha hecho la campaña que quería. No ha debatido porque sería dar minutos al aspirante, que esta vez no es un soplo de aire fresco y tiene chamuscada la aureola que le dio Ferraz. No ha prometido nada porque no está, como alcalde, para cumplir más que con las elementales normas de educación, trabajo y esfuerzo. No hay dinero para arreglar casi nada: ahora el techo de nuestros políticos es ser buena persona y cumplidor. El tirón de Esperanza Aguirre puede darle el empujón final. 


 Javier Rodríguez ha hecho la campaña que ha podido, escondiendo sus siglas como hizo su contrincante en 2007 y 2003: "Si no sois del PP, votad a Bartolo", decía el alcalde. La misma jugada se ha repetido ahora en el PSOE, con el condicionante de los cinco millones de parados. El PSOE ha buscado el debate y la  campaña local, sabedor de que la marca PSOE pesaba en su contra. En su partido no se aspira a encontrar una salida a la debacle en el corto plazo, sino a encontrar un buen muro de carga junto al que refugiarse cuando se les caiga el edificio encima. Y esperar un milagro.


Y la ayuda ha venido por donde menos lo esperaban. La solución puede no estar tanto en tapar lo nacional con lo local. Sino, mira por donde, en hablar menos de lo que ha hecho el gobierno y más de lo que han hecho los partidos, la democracia, los poderes... el Sistema. 


Lo que lo convierte Democracia Real ya! en algo valioso es que interpela a los partidos sobre cosas que ellos mismos no son capaces de echarse en cara: primarias, bancos, transparencia. Mañana no elegimos presidente de gobierno y tampoco sistema, pero la campaña ha gira sobre ambas cosas. 


Estas manifestaciones no convienen al PP, que tenía hace una semana todas las bolas alineadas para hacer una carambola que dejase al PSOE noqueado de cara a 2012. Que falle el sistema no significa que no falle el gobierno. Pero el problema del PP y sus espadachines es que hablar del fallo del Sistema quita minutos a los fallos del gobierno. Tanto tejemaneje de TDT ultra, tanta ETA=ZP=paro, para cerrar la campaña hablando de la utopía. Es dura la vida del PP, aunque peor es ser su alimento.

jueves, 19 de mayo de 2011

Strauss-Kaos

La jefa de prensa atravesó el salón del hotel Ritz y me miró sonriente: "El señor Strauss-Kahn le atenderá al acabar la conferencia, pero sólo durante unos diez minutos". Ha pasado una década pero recuerdo perfectamente la espera de dos horas en aquella cafetería del hotel, que tenía precios imposibles hasta para un té. DSK disertaba en el salón contiguo sobre el futuro del euro, una moneda que estaba de estreno en 2001, y mi entrevista para Diario 16 dependía de que el turno de preguntas no se extendiese demasiado. Él había dejado hace meses el ministerio de Economía francés acosado por acusaciones de corrupción. Un brete nimio comparado con el que lo atenaza ahora. 

Ese día también tenía prisa por coger un avión. "La entrevista tendrá que ser en el coche, Strauss-Kahn debe embarcar en poco más de una hora". A bordo de ese BMW lo acompañaban dos mujeres bellas y eficientes, una como copiloto y otra sentada atrás con nosotros. De la entrevista sólo recuerdo que Strauss-Kahn me devolvió con displicencia todos los cañonazos que le intenté lanzar sobre economía, corrigió mis preguntas, me ahorró las cifras concretas tal vez por verme aire de novillero y acabó, como buen economista, con un pronóstico que sonaba a predicción perfecta del pasado pero que contravendría todo lo que iba a ocurrir después: "En unos meses Europa y EEUU vivirán un momento económico mucho mejor que el que estamos viviendo ahora". Semanas después, afortunadamente con la entrevista ya publicada, dos aviones impactaban contra el World Trade Center: la economía frenó, se desató la guerra de nunca acabar, la burbuja punto com arrastró un balance negro, los precios subieron y los aviones no se han recuperado jamás.

Pero yo no sabía nada de lo que iba a pasar. Y él tampoco. Me dejaron en un semáforo y el tipo se fue con sus adoratrices y sus previsiones. Y este fin de semana, al conocer su arresto en Nueva York, he pensado en los límites del ser humano, que no puede predecir ni lo que el caos hará con la información que llevamos dentro, ni en qué momento lo oscuro que llevamos dentro hará combustión con ese  mismo caos, al que siempre debemos temer casi tanto como a nosotros mismos.

martes, 17 de mayo de 2011

Limpia, brilla y da respuestas


Al revés que en la canción, que habla del amor que se rompió “de tanto usarlo”, la política se ha ido vaciando por dejarla en casa. Si Zapatero hubiese sido tan hábil como presidente como lo fue contra Bono, Aznar y Rajoy, sucesivamente, no sería ahora una sombra de lo que fue, para su partido y para la opinión pública. En la calle una masa, más grande que la que salió tras los banderines rojos a pedir más derechos para los que ya trabajan, se ha hecho fuerte para decir que está harta. Si dan la espalda a estos políticos vendrán otros peores. Pero queda la esperanza de que el miedo en el cuerpo les haga a dar un paso adelante. Claro que con un paso no basta. Hacen falta por lo menos cinco: primarias por ley, debates por ley, nueva ley electoral con igualdad plena según número de votos, limitación del gasto por ley y transparencia obligatoria desde la pedanía hasta la Casa Real. La separación de poderes no se me olvida, pero antes de tenerla no sé si deberíamos empezar a merecerla.

Manga corta
La manga corta no influye en el calentamiento global y los hijos y las suegras de los políticos no pueden hacer nada por mejorar la educación y la sanidad pública. Es imposible abordar las reformas necesarias para que la escuela pública y la sanidad pública funcionen bien si nos perdemos en debates accesorios sobre qué van a hacer los hijos de Tomás o los de Esperanza. Además, sus respectivas parejas deberán opinar algo respecto a este asunto ¿no?

Imputados
Lo decía el otro día un político y tiene toda la razón: lo que hay que hacer es que la justicia no se tire media vida para juzgar a una persona. No podemos exigir ropa limpia si el detergente no funciona. O si quien programa la lavadora, sea para meter los calzoncillos Bildu o la blusa Gürtel, se las ingenia para a nadie le guillotinen antes de ser coronado. Darse ese gusto no es una garantía procesal.

Sin respuestas
Muy mal tiene que estar la cosa para que, en vez de exigir respuestas, los periodistas estemos pidiendo al menos que nos dejen preguntar. En EEUU es la sociedad la que no perdona a los que no dan la cara. Pero aquí los plumillas, siempre adictos a la carne de perro, tenemos que educar a los que mandan.  Habrá que intentarlo.

lunes, 16 de mayo de 2011

Viveros: “Al Corredor se le oiría mejor con diputados propios”



–Desde el PP se denuncia que las arcas del Ayuntamiento de Coslada están en estado crítico. Casi intervenidas.
–Estamos en mejor situación que muchos municipios, aunque para mi esto no es consuelo. Estamos mal, este año hemos tenido un déficit de cinco millones de euros porque hemos sufrido una merma en ingresos por tasas, licencias, actividades urbanísticas y por el IVA que el Estado nos da a los Ayuntamientos. Seguimos prestando los mismos servicios, pero hemos corregido la situación con un plan de austeridad con el que hemos recortado cuatro millones. El ministerio de Hacienda ha difundido una clasificiación hace unos días y somos el cuarto ayuntamiento menos endeudado: algo estaremos haciendo bien.
–Usted ha sido muy reivindicativo con la Comunidad. ¿Ha habido malas relaciones?
–No las ha habido, directamente.  A mi no me gusta ser negativo, pero es que hay varios ejemplos:  la M-45 lleva cuatro años cerrada... hay incumplimientos como los colectores, obras que no podemos hacer si no nos desbloquean el Prisma. O el colegio del barrio del Puerto... que tiene el suelo cedido desde 2005 pero no ha habido voluntad política. Ahora se cierra el Metro justo después de las elecciones, pero no se consulta a los alcaldes. Los ciudadanos no se merecen ese trato. 
–¿Tiene alguna fecha de realización de las obras del metro?
–La credibilidad es cero, porque con la M-45 nos dijeron que seis meses como máximo y han pasado cuatro años y medio.
–El PP presume de que en su legislatura gobernando Coslada vino el Hospital y el Metro y que la suya ha sido la de la parálisis...
–Yo me alegro, aunque me hubiese gustado que el Metro viniese sin trasbordo y sin doble tarifa, y sigo luchando por ello. Pero también llegó el Metro y el Hospital a San Fernando y allí, donde gobierna IU, no se han apuntado el tanto.
–En Coslada tienen un principio de acuerdo con Fomento para integrar las vías. ¿Pero no siente que está en el debe de los alcaldes del Corredor el haber hecho frente común para enterrar las vías, reivindicar el tercer carril o abordar la gestión de residuos?
–Es cierto que no hemos tenido esa unidad de acción que sí ha habido en otros territorios. En el soterramiento de las vías hay cinco municipios, uno de ellos del PP. Eso se echa de menos aquí, claro. Es algo que hay que propiciar desde la FMM, porque ahí no estamos sólo como alcaldes sino como representantes de esta zona. El asunto de los residuos se aparcó, pero debemos abordarlos todos sin tener en cuenta las ideologías. 
–Se le ha criticado ese acuerdo para las vías. El PP dice que es humo.
–Es irresponsable que lo consideren humo y voten a favor en Junta de Gobierno. Yo no lo haría si lo considerase humo. El acuerdo está ahí firmado, para el alcalde que venga.
–Y la planta de residuos... nadie la quiere ni la menciona.
–Comprendo que es un tema escaboroso para tratar en campaña. Pero es que en Coslada no puede ubicarse por una cuestión de espacio.
–¿No cree que el Corredor del Henares estaría mejor representado con un sistema de voto por circunscripciones?
–Creo que sí, porque habría una mayor representación para los municipios. Ahora no hay una representación homogénea de los territorios. Así nos aseguraríamos de que, independientemente de quién gobierne, la zona contaría con voz propia en la Asamblea.




Texto de X. Colás y E. Pérz. Fotos de S. Santiago