jueves, 26 de mayo de 2011

Caciquismo pureta

No me entusiasmaba Carme Chacón pero sí que las cosas se hiciesen con decencia: consultando a los militantes. La otra opción no es sino un pacto de mesa camilla, un cambio de cromos. Las primarias son necesarias no porque sean perfectas, sino porque los aparatos de los partidos no funcionan. Se han sublevado los capitanes generales contra el único resorte que no pueden controlar. Nadie puede esperar que obren a partir de ahora con mayor sabiduría y grandeza: el militante socialista siempre vota lo contrario de lo que quiere Ferraz. Y en el PP, si alguna vez votasen los militantes, pasaría algo muy parecido. 
La democracia interna ya es una carcasa muerta tras un cambio de piel. A no ser que aparezca alguien con ganas de prestar batalla al dedazo. Es triste cómo en EEUU los políticos han de ser los primeros en dar un paso al frente si quieren intentar ser alguien. Y aquí se acogotan entre ellos para que nadie se mueva y sean sólo los ratos largos de oración y cortos de reflexión los que les iluminen. Nos gobiernan apestosas madrasas. 

martes, 24 de mayo de 2011

UPyD mira hacia la lista más votada, pero se deja querer mientras IU rechaza un pacto global con el PSOE en los municipios

No sólo son, sino que ya están. UPyD es la fuerza política a la que se dirigen ahora todas las miradas en Alcalá ya que en su mano está la llave del futuro gobierno  de la ciudad. Además de una nueva voz con calado nacional, la formación que lidera en Alcalá Anselmo Avendaño, vaticina un cambio en el rumbo político de la ciudad tras dos legislaturas de mayoría absoluta bajo la batuta de Bartolomé González. Su presencia se concretará en decisiones reales para los ciudadanos porque llega la hora de la verdad para que la marea magenta ponga los pies en la tierra, avalada por él éxito regional y sin perder la vista en las elecciones generales del año que viene.
Es posible que hasta el sábado 11 de junio no se despeje la incógnita que la noche electoral ha dejado en Alcalá. Tras la irrupción en el panorama local de UPyD, con dos concejales, el alcalde en funciones, Bartolomé González, se prepara para afrontar una legislatura gobernando en minoría. Salvo sorpresas inesperadas, fruto de los contactos políticos que mantengan las fuerzas a lo largo de estos días, UPyD debería mantener su compromiso general de apoyar la lista más votada, la del alcalde, y no hacer pactos de gobierno sino limitarse a fiscalizar la acción del PP, que volvería a gobernar en Alcalá otros cuatro años. Pero tras las celebraciones Avendaño ha evitado comprometer su voto y ha optado por esperar a la Asamblea que su formación mantendrá el próximo sábado a nivel regional. Hasta entonces la marea magenta, que ya se ha convertido en una voz frente al bipartidismo, se deja querer por izquierda y derecha para atraer durante varios días toda la atención hacia sus siglas y de paso acentuar su perfil de partido transversal, y por encima de izquierda y derecha. Pero como el éxito de UPyD ha estado tan concentrado en la región de Madrid y los municipios están abrumadoramente copados por mayoría del PP, UPyD se encuentra abocada, según su programa, a ser pareja de baile de los populares en la mayoría de las contiendas. Favoreciendo así la investidura de alcaldes del PP que han sido los más votados pero que en algunos casos no tienen mayoría absoluta. 
Cuando ya haya alcalde, UPyD que definirse semana a semana, con la responsabilidad que ello supone, pues descartado un pacto de gobierno la formación de Rosa Díez tendrá mucho que decir en acuerdos puntuales con un PSOE dispuesto a sacar partido de nueva situación del alcalde. 
Así que el sábado, cuando UPyD celebre el Consejo de Dirección para analizar los resultados de estas elecciones municipales y autonómicas, se puede decidir definitivamente el futuro en Alcalá. De momento Avendaño repite el mantra de las dos premisas imprescindibles que ya anunció antes de las elecciones: la reforma electoral y devolver las competencias de educación al Estado. Ahí poco podrá ofrecer Bartolomé González, pero donde si está dispuesto a tender los puentes que sean necesarios es conseguir de manera efectiva más participación ciudadana y mayor transparencia en la gestión municipal. Ambas peticiones, no parecen a priori asuntos innegociables para Bartolomé González, que ya anunció a Diario de Alcalá que está dispuesto "a gobernar en coalición o en minoría".
IU no va a salvar a un PSOE en caída libre en Madrid y en España. La coalición tiene la vista puesta en las generales del año que viene, en las que tiene opciones de levantar el paupérrimo resultado de 2008. Por eso el coordinador general de IU de Madrid, Gregorio Gordo, ha rechazado este martes el ofrecimiento para gobernar en coalición con el PSM "en todos los municipios con mayoría de izquierdas", si bien ha indicado que no permitirán gobiernos del PP "ni por acción ni por omisión".
Mientras en Extremadura el acuerdo se vende cada vez más caro a los socialistas, pese a ser los más votados, en Madrid la antaño causa común sigue derroteros similares. Gordo manifestó que "las circunstancias políticas actuales no aconsejan que IU alcance acuerdo global alguno con el Partido Socialista de Madrid (PSM)". No obstante, el líder regional de IU ha añadido que no van a permitir gobiernos del PP "por el carácter lesivo, para la mayoría social, de sus recortes y regalos fiscales a las mayores rentas, muy superiores incluso a los del Gobierno de la nación".
"Ni por acción ni por omisión IU-Madrid va a consentir que gobierne la derecha", dijo Gordo en un comunicado, aunque precisando que, "donde IU no sea decisiva para impedir alcaldías del Partido Popular" sus grupos municipales "presentarán sus propios candidatos y candidatas a la alcaldía". En Alcalá no es decisiva si UPyD apoya al PP. Por eso Pilar Fernández, cabeza de lista local, incita estos días a UPyD a que decida entre derecha e izquierda. Porque de las decisiones que tome UPyD no sólo está a la espera el PP de Alcalá. Desde la izquierda complutense se siguen con expectación los pasos de UPyD y, de hecho, Pilar Fernández, ya ha enviado algo más que un globo sonda a Anselmo Avendaño para que  recado a Avendaño. IU, con el mejor resultado electoral en mucho tiempo y con la vista puesta en las elecciones generales en menos de un año, quiere seguir recuperando votantes y prefiere no verse en la tesitura de apoyar o no a Javier Rodríguez, candidato socialista, en una investidura  por que la marca PSOE no es buena para retratarse. Por ese prefieren que antes mueva ficha UPyD y se retrate. Por su parte, Javier Rodríguez sabe que sus opciones de gobernar son remotas, pero no imposibles. En cualquier caso, entre sus cartas cree que podrá convencer a UPyD para imponerle determinadas cosas al alcalde y que cuente con los socialistas para "el cambio que quieren los alcalaínos". De hecho, el propio secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, anunció ya la posibilidad de abrir con UPyD "un proceso de diálogo". Y es precisamente a la sede de Callao a la que parecen estar mirando los socialistas estos días esperando novedades. 

lunes, 23 de mayo de 2011

César Antonio Molina: "La poesía me ha ayudado a ser mejor persona”

Exministro y exdirector del Instituto Cervantes, César Antonio Molina cosechó su propia polémica cuando el alcalde denunció la fuga de la institución de su sede central en Alcalá. Accede a la entrevista con la condición de no mencionar el pasado. Ahora es poeta, aunque la sombra del ministerio le asoma por los párpados sin poder evitarlo a la hora de la sobremesa. Se ha ido, pero puede volver.  
–¿A un ministro le viene bien ser poeta para no ser un verso suelto?
–Bueno, a un ministro le viene bien el ser alguien antes de serlo, durante el tiempo que lo es y, sobre todo, después. Y yo ya era un escritor, un poeta, un profesor y un gestor cultural antes; lo fui entonces y lo soy ahora.
–Ha dicho alguna vez que la poesía le ha hecho mejor persona…
–Me ha ayudado. Me ha ayudado a ser mejor persona, me ha ayudado a entender mejor a los demás y me ha ayudado a vivir y a entender un poco la vida.
–¿Alguna vez ha tenido la tentación de recitarle algún autor a alguien?
–Sí, lo he hecho muchas veces a sabiendas de que le iba a venir bien. Un autor, una obra e incluso un poema o un fragmento de alguna novela.
–Si tuviera que imaginarse el futuro acorde con el universo que plantea un autor de poesía, ¿cómo le gustaría que fuese, como lo pensó Salinas?
–En realidad, la poesía de lo que habla es del presente y del pasado; y el futuro no existe más que ese presente. Y es siempre una rememoración de otras épocas, de otros tiempos y es la huella que dejamos, y es la lectura que nosotros hacemos de los grandes escritores de otro tiempo a través del diálogo que van teniendo con ellos. Entonces, vivimos un presente permanente dialogando con otras personas de otro tiempo del pasado tratando de dejar un mensaje a la gente del futuro.
–Hace poco leí que la poesía era el libro de instrucciones que nos encontramos cuando llegamos a este mundo. ¿Usted lo ve así?
–La poesía es una manera de entender el mundo, una manera de guiarnos por el mundo, una manera de reflexionar sobre el mundo, una manera de pensar y también una manera de alcanzar cierto estado de felicidad a través de ella.
–¿Cree que la poesía seguirá teniendo exactamente el mismo sentido si un día ya no la leemos en un libro de papel?
–La poesía es la palabra y la palabra no va a ser suprimida ni va a ser cambiada por nada. Esté en el soporte que esté. El problema sería que la palabra desapareciera y entonces si que no habría poesía. Pero estando la palabra, nos da igual el soporte que sea. Habrá gente que en el futuro utilice instrumentos tecnológicos distintos al papel pero la palabra va a seguir existiendo y va a estar por encima de cualquier soporte.
–Justo con esta crisis económica, en este caso de principios de siglo... ¿cree que va a surgir alguna generación perdida o una Generación del 98 desde el punto de vista literario como una reacción a lo que estamos viviendo?
–No creo, porque los tiempos han cambiado mucho y el 98, antes de la Guerra, durante la Guerra, el papel del intelectual era importante en nuestro país, se le escuchara más o menos. Pero lo que decía Ortega, cuando decía delenda est monarquía, era casi condenarla a muerte y lo decía un intelectual. Hoy no hay ningún intelectual en España que tenga semejante prestigio para poder hacer cualquier afirmación que, a posteriori, se convierta en realidad. ¿Por qué hoy tenemos menos influencia? Porque hoy están los medios de comunicación, el mundo audiovisual, el mundo de Internet y entonces nos hemos diluido en esa inmensidad de medios, de fuentes informativas. Lo que podemos es dar testimonio, un testimonio cívico, de conformidad o disconformidad pero la influencia en la sociedad, desgraciadamente, es mucho menor.