miércoles, 22 de febrero de 2012

La 'kale' es suya

XAVIER COLÁS
Dicen que se puede establecer que un cuerpo de policía es eficaz cuando mete a más maleantes en la cárcel que en su plantilla. El Valencia han caído tollinas de todos los colores, porque la poli ha visto o ha querido ver 'aberchalets' donde no había sino jovencitos protestando. Unos lo harían desde el respeto, cagándose eso sí en la madre que parió a las élites, y otros con esa melancolía cívica que nos caracteriza a los españoles.

No era kale borroka sino una cita para mandar "a cagar a l'hort" a la tijera. Luego han llegado los políticos, que son los que sin duda se merecen una galleta y nunca les toca. Menos mal que Amaiur y compañía no han salido pidiendo comprensión para los que reciben los golpes o, peor todavía, diálogo con los que creen que hace falta algo de violencia -policial, en este caso- para enderezar las cosas. Nos tienen más acostumbrados a la segundo, pero como en este caso los violentos llevan la bandera española en el antebrazo habrá que concluir que no constituyen un sujeto político sino penal.

El golpe más "fuerrrrte", como se dice en las capitales de provincia, es ver a Chacón y compañía detrás de la pancarta obrera cuando todavía tiene en el pompis marcas del sillón ministerial. Aquí la clase política pasa del 'thatcherismo' de baja intensidad a la intifada dominical sin darle tiempo a uno a cambiar la ropa de otoño por la de invierno. Ahora que los defensores de los fetos han decidido conformarse con lo que dispuso Felipe, la calle echaba algo de menos tanta pancarta y sinvergonzonería con carnet.